www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Estatua del Cardenal Tarancón en Villarreal.
Ampliar
Estatua del Cardenal Tarancón en Villarreal. (Foto: Montgomery CC BY-SA 3.0)

El cardenal Tarancón revoluciona la Iglesia: la excomunión de Franco estuvo cerca

miércoles 07 de marzo de 2018, 07:58h
La silla presidencial de la Conferencia Episcopal recibía un nuevo inquilino el 7 de marzo de 1971. El cardenal Tarancón tomaba las riendas de la Iglesia en España en un periodo convulso donde su visión renovadora del catolicismo chocaba con los ideales de un franquismo moribundo. El 'caso Añoveros' fue el epicentro de su tensa relación con el régimen, cuyos defensores vieron en el apellido del prelado un chiste fácil. 'Tarancón al paredón' fue el lema contra el hombre que rechazó la justificación de la Guerra Civil como cruzada.

Una vocación religiosa mermante y una profunda crisis de valores morales. Este panorama fue el que se encontró Vicente Enrique y Tarancón en su llegada a la presidencia de la Conferencia Episcopal Española en 1971. La dictadura agonizaba y el Papa Pablo VI encomendó al cardenal capitanear el periodo transicional (eclasiásticamente hablando).

Su talante aperturista pronto dio de frente contra los sectores más conservadores del ente eclesiástico, que insistían en mantener la línea del nacional-catolicismo. Tarancón había rechazado esta corriente de forma pública años atrás, poco después de ser nombrado arzobispo de Oviedo en 1964, más de medio siglo después de ingresar en el Seminario de Tortosa, donde confirmó su vocación este valenciano nacido en Burriana.

Tras su paso por el arzobispado de Toledo de 1969 a 1971, ocupó el mismo cargo en Madrid hasta su elección por el Pontífice para revertir el retroceso de la fe católica nacional desde la Conferencia Episcopal. Como jefe de la misma, el que fuera obispo más joven de España con 38 años se vio envuelto en el polémico 'caso Añoveros', aquel por el que el obispo de Bilbao fue amenazado con el exilio tras escribir una homilía que "atentaba contra la unidad del Estado", en palabras del Gobierno.

Era febrero de 1974 y Tarancón decidió mediar en el asunto para evitar un escándalo. Y es que tanto los ministros, como el presidente del Gobierno -Carlos Arias Navarro- y el propio Franco se enfrentaban a ser excomulgados si daban la orden de que Monseñor Añoveros partiese a Roma, censurando así unas palabras en las que este defendía el derecho del pueblo vasco a "conservar su propia identidad, cultivando y desarrollando su patrimonio espiritual".

El cardenal dudaba del conocimiento por parte del dictador de la medida dictada por sus hombres de confianza y se plantó en Palacio de El Pardo para comprobarlo. Como sospechaba, el generalísimo negó estar al tanto del asunto. No está claro si hablaron en persona, pero se comenta que Tarancón llevaba consigo una carta de excomunión firmada para Franco y su ejecutivo.

Con el inicio de la democracia, el máximo responsable de la Iglesia en España trató de desvincular su institución de la política. Ese fue su empeño hasta 1981, fecha en la que abandonó su puesto. Tarancón, prolífico escritor y miembro de la Real Academía Española desde 1969, falleció en su Valencia natal en 1994.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.