www.madridiario.es
Alergia a la proteína de la vaca en niños

Alergia a la proteína de la vaca en niños

Por MDO
lunes 24 de marzo de 2014, 10:30h
Cada vez son más los niños que padecen algún tipo de alergia alimentara. Hoy en día no es raro encontrar en una misma clase a niños con alergia a los frutos secos, al huevo o a la proteína de la vaca, entre otros. Este tipo de alergias siempre han estado presentes pero en la última década se ha duplicado y va aumentando.

No se sabe exactamente a qué se debe este aumento pero hay dos teorías que prevalecen. Los que creen que se debe al tipo de alimentos que ingerimos, donde prevalecen los hidratos de carbono refinados, azucares, grasas saturadas y otros creen que se debe a que nos preocupamos demasiado por la limpieza, creando un entorno demasiado limpio donde al no haber suficientes bacterias, nuestro sistema inmunológico no madura debidamente y acaba combatiendo contra cosas que considere amenazantes pero que en realidad no lo son. Esta última teoría, se basa , según investigaciones recogidas por www.imitia.es , entre otras, en los estudios que concluyen que en países donde existe una mayor tasa de incidencia y mortalidad por enfermedades infecciosas, las alergias, asma y enfermedades autoinmunes son menores.

Lo que si está claro es que cada vez hay más niños que presentan algún cuadro alérgico de este tipo, siendo la alergia al huevo, al pescado y a la proteína de la vaca las más comunes. Esta última, es quizá, la que más nos sorprende ya que hasta hace unos años no era muy conocida entre la población.

La alergia a la proteína de la vaca (ALPV) se produce cuando nuestro sistema inmunológico interpreta erróneamente que la proteína de la leche es peligrosa. Para defender al organismo de "esta peligrosa sustancia" se desencadena una reacción alérgica cuyos síntomas van desde erupciones cutáneas hasta anafilaxia.

La ALPV, aparece mayormente en lactantes desapareciendo entre los 3 y 5 años de edad.

En el caso de los lactantes que toman leche materna, la madre deberá evitar todo tipo de lácteos y derivados, ya que se los trasmite al bebe en la leche materna.

En el caso de que el bebé se alimente de leche de formula, existen leches hidrolizadas y semielementales que le aportan todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesitan pero sin perjudicar a su sistema digestivo. Normalmente este tipo de leches especiales se pueden encontrar en cualquier farmacia otra opción es adquirirlos a través de internet (si vas a comprar grandes cantidades ya que te lo llevan a casa y por lo tanto no tienes que ir cargado).Un ejemplo es www.curiba.es que aglutinan todo tipo de productos. En este caso concreto dentro de la categoría dedicada a niños y bebes, tienen una sección dedicada a la alimentación (www.curiba.es/c-comida-bebes)dónde podemos encontrar, no solo leches para los lactantes sino también productos específicos para niños un poco más mayores que padecen este tipo de alergia.

De todas formas, cuando se les comienza a introducir alimentos sólidos se aconseja el asesoramiento de un dietista (aparte del pediatra que trata al niño) para garantizar la correcta ingesta de alimentos que contengan calcio, magnesio y vitaminas (A,D,B2 y B12) necesarias para favorecer el crecimiento y desarrollo del niño, ya que la leche se utiliza como potenciador de sabor y conservante, por lo que aparte de encontrarla en lácteos y derivados está presente en productos manufacturados como barritas de pescado, embutidos chucherías....

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios