www.madridiario.es
La despensa solidaria de Chamberí visibiliza su labor frente a la Junta de Distrito y reparte comida a las familias más necesitadas de la zona.
Ampliar
La despensa solidaria de Chamberí visibiliza su labor frente a la Junta de Distrito y reparte comida a las familias más necesitadas de la zona. (Foto: Chema Barroso)

El lento despegue de las Tarjetas Familias fuerza a las despensas solidarias a resistir

jueves 25 de marzo de 2021, 07:48h

La Asociación de Vecinos de Aluche gestiona un reparto quincenal de alimentos que cubre las necesidades de 700 familias. En las últimas tres semanas se han enfrentado a un pico de demandantes que ha obligado a crear, por primera vez, una lista de espera. Recibieron en un mismo día 19 nuevas peticiones. Imposible de abarcar con unos recursos que ya escasean mientras "los casos extremos, lejos de disminuir, aumentan", expone Yolanda Juarros, miembro del colectivo vecinal.

Según relata, las donaciones a la despensa solidaria "se han reducido de una manera impresionante". Subsisten, apunta, gracias a las aportaciones de los primeros meses de la pandemia. El propietario del local que ocupan les condonó el pago del alquiler por un año, pero desde mayo deberán abonar la mitad del importe. "A ver de donde sacamos ese dinero en efectivo", se pregunta Juarros. Con todo, se sienten afortunados por correr más suerte que el EVA de Arganzuela o la Casa de Chamberí, dos espacios vecinales a los que el Consistorio ha retirado la sede.

La AVA denuncia que el Ayuntamiento "ignora por completo la necesidad que ha llamado a todos los barrios de Madrid" derivada de la crisis sanitaria y considera que no ha reforzado lo suficiente los Servicios Sociales, pese a los 352 efectivos incorporados en 2020 -que supone aumentar la plantilla un 22 por ciento con respesto al periodo 2015-2019- y la previsión de sumar 313 más a lo largo de 2021. "La gente llama y llama, pero nadie les contesta y, cuando lo hacen, a muchos los mandan a nosotros, aunque no oficialmente", cuenta Juarros. Responsabiliza al Consistorio de fomentar que los voluntarios "hagan el trabajo que no quieren remunerar" y apenas conoce a algún perceptor de la Tarjeta Familias.

El PSOE califica la Tarjeta Familias de "fracaso"

El Grupo Municipal Socialista también ha detectado la "lentitud" con la que avanza la entrega de esta ayuda, así como que las redes vecinales "cada vez tienen más problemas para encontrar donantes", indica la edil Emilia Martínez. Conocedora de la situación, destaca que las despensas solidarias "aún juegan un papel muy importante" para paliar las colas del hambre que surgieron al inicio de la pandemia y se han cronificado.

"Las Tarjetas Familias se concibieron como un instrumento habitual y, hasta la fecha, son absolutamente excepcionales", afea la concejala. La política socialista cifra en 25.754 las ayudas económicas en metálico entregadas por el Gobierno municipal de septiembre a enero mientras las tarjetas 'monedero' adjudicadas apenas superaban el millar. "A día de hoy, esta medida es un fracaso porque su gestión no es nada ágil, está muy burocratizada, los solicitantes esperan meses y no se han puesto mecanismos específicos para tramitarlas", señala.

La edil plantea que una de las razones por las que se acumulan los retrasos es que los "trabajadores adheridos al Plan Temporal de Empleo para tramitar las tarjetas han estado haciendo tareas generales de atención social distrital". Además, cree que no se ha tratado el problema con la "urgencia" que requiere.

Los Acuerdos de la Villa avalaron la puesta en marcha de esta herramienta que se lanzó en el mes de septiembre, aunque las primeras unidades no se distribuyeron hasta mediados de noviembre. En base a los datos oficiales que maneja el PSOE, entre ese mes y diciembre se activaron 1.104. Esto se tradujo en un desembolso de 341.460 euros, un 1,7 por ciento de los 20 millones presupuestados de forma inicial para esta prestación social. "Esto es una cantidad ínfima", apunta Martínez.

La activación de las tarjetas despega

No obstante, el proceso de concesión de las Tarjetas Familias ha despegado en el primer trimestre de 2021. En el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 15 de marzo se han entregado un total de 1.192. Fuentes del área de Familias, Igualdad y Bienestar Social hacen hincapié en que además "se está estrechando considerablemente la diferencia entre tramitadas y entregadas".

Desde el departamento que dirige Pepe Aniorte sostienen que las tarjetas "van sustituyendo de forma progresiva a las cestas de alimentación" que asignaba el Ejecutivo local a los hogares antes de implementar esta nueva fórmula y que aún concede junto a asignaciones en metálico. Así, entre enero y marzo se han tramitado 4.377 tarjetas frente a 4.386 cestas, lo cual confirma la tendencia.

El objetivo estimado de alcanzar las 27.000 familias beneficiarias de este soporte queda aún muy lejos. Sin embargo, el equipo liderado por Aniorte asegura que "la velocidad en la entrega de las tarjetas se está acelerando". Durante el mes en curso han activado 541 unidades y, una vez transcurrido el periodo de adaptación a la gestión de esta ayuda, "ahora esperamos estar en torno a las 600 entregadas cada 15 días".

Mientras este ritmo se consolida, las despensas solidarias continuarán ejerciendo como 'salvavidas' en los distritos. En Lavapiés, por ejemplo, la Asociación Valiente Bangla no ha cesado en su reparto de víveres y atiende a 239 familias. Este domingo, coincidiendo con el aniversario de su banco de alimentos, trasladarán su labor al Palacio de Cibeles, donde a las 10 horas protagonizarán una concentración de "ollas vacías". Su intención es visibilizar que "desde hace un año las redes vecinales alimentamos a las familias que no encuentran cita en Servicios Sociales, no tienen ingresos y no saben qué va a pasar con ellas".

Pasos hacia la desburocratización

En los últimos meses, el área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha avanzado en su objetivo de desburocratizar la adjudicación de las ayudas. Este es el eje fundamental sobre el que pivota la reforma de la Ordenanza de Prestaciones Económicas, que consiguió luz verde en la Comisión del ramo esta martes y cuya aprobación definitiva se votará en el Pleno del 30 de marzo.

El PSOE ha respaldado el nuevo texto y elogia que aporte continuidad en el tiempo a las ayudas, cuya concesión ya no vencerá por defecto el 31 de diciembre. También celebra que la fiscalización de los gastos con las Tarjetas Familias se limite a comprobar una muestra aleatoria de los justificantes y no su totalidad. Además, la nueva normativa recoge un sistema prepago "muy bien concebido", según Emilia Martínez, para que las familias puedan ingresar primero el dinero y después justificar el gasto.

No obstante, la edil precisa que los cambios introducidos son ad hoc para "consolidar" la Tarjeta Familias y no implican "entrar a la cuestión de fondo de la tardanza de la tramitación" que afecta al resto de las prestaciones públicas. Según traslada, el Ayuntamiento les comunicó que esperaría a la entrada en vigor de la actualizada Ley de Servicios Sociales en la que trabajaba la Comunidad de Madrid para, a posteriori, adaptar la Ordenanza en base a este documento.

Sin embargo, las elecciones han cambiado el escenario. Ante "el probable retraso" que sufrirá el impulso a la ley, los socialistas se plantean presionar para que la Ordenanza local se revise próximamente con independencia de si la Consejería de Políticas Sociales actualiza la normativa o no.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios