www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

María Guerrero: Hacer del teatro su casa

domingo 28 de octubre de 2018, 09:00h
Haciendo 'pucheros' y tras quedarse en blanco, tal día como hoy, debutaba en el mundo del teatro una joven María Guerrero, que acabó ovacionada por el Teatro de la Princesa. La joven, tras arrasar en la crítica se postulaba como candidata a ser una de las grandes de las artes escénicas de la época. Paradojas de la vida, el teatro en el que se estrenó acabaría por ser de su propiedad.
Placa conmemorativa en homenaje a la actriz María Guerrero en el teatro al que da su nombreEl 28 de octubre de 1885 una joven María Guerrero de dieciocho años se enfrentaba al momento más importante para el que se había preparado. Iba a debutar como actriz en el Teatro de la Princesa, como parte del reparto de la obra "¡Sin familia!" de Miguel Echegaray.

Durante la representación, Guerrero tenía que cantar un cuplé en francés, pero cuando llegó el momento la joven se quedó en blanco y su primera reacción fue echarse a llorar. Sus gestos y sus 'pucheros' hicieron reir a los espectadores, sin embargo, en vez de deprimirla, se alzó llena de confianza, cambió el gesto y comenzó a cantar, recibiendo así la primera gran ovación de su carrera como actriz.

A partir de ahí, su carrera fue un exitoso despegue. De interpretar a jóvenes damas cantando cuplés en folletines románticos terminó por consagrarse como actriz dramática, siempre de la mano de los dramaturgos punteros en su época. Junto a Pérez Galdós estrenó Realidad, La loca de la casa, Las de San Quintín o Voluntad. También interpretó piezas de Emilia Pardo Bazán, Ángel Guimerá, Eduardo Marquina, los hermanos Álvarez Quintero y, sobre todo, de los premios Nobel Echegaray y Benavente. De hecho, su desgarradora interpretación de La malquerida se consideró una de las cimas de su arte.

Empresaria teatral

María Guerrero, que también montó su propia compañía teatral, emprendió una gira por Latinoamérica y Europa, en concreto a Francia, Bélgica o Italia.

Gracias a los beneficios obtenidos de sus giras por Latinoamérica pudo comprar el Teatro de la Princesa en 1909, que desde entonces, se convirtió en el centro de reunión de la sociedad madrileña. El espacio contaba con calefacción y mullidas alfombras, un saloncito de damasco rojo con muebles dorados dándole aires de salón aristocrático y entre los asiduos estaban Marquina, Benavente, los Alvarez Quintero, Valle Inclán y, de vez en cuando, Echegaray y Pérez Galdós.

A lo largo de su vida realizó 24 giras por América y en su ciudad predilecta, Buenos Aires, quiso construir un lujoso teatro, el Cervantes. Un proyecto que se llevó por delante gran parte de una fortuna que llegó a los 30 millones de pesetas.

La actriz acabó por fallecer un 23 de enero de 1928, en su vivienda, que estaba ubicada precisamente en el Teatro de la Princesa. En 1931, el Ayuntamiento de Madrid decidió cambiar el nombre de dicho teatro por el de Teatro María Guerrero en recuerdo de la gran actriz. Hoy es la sede del Centro Dramático Nacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios