www.madridiario.es

SEK: 125 años de revolución educativa

martes 27 de junio de 2017, 16:22h
La Institución Educativa SEK cumple 125 años en los que se ha situado en la vanguardia de la educación.

Hoy es la institución educativa seglar más antigua de España. Y la más moderna. Porque la Institución Educativa SEK cumple 125 años con el objetivo para el que nació más fresco, vivo y en forma que nunca: ser pioneros en educación. No hay más que pasearse por los más de 30 paneles que conforman la exposición con la que SEK conmemora su aniversario, un recorrido por una historia de hitos que se ha inaugurado este viernes en ‘El Pabellón’ del Campus de Villafranca de la Universidad Camilo José Cela.

SEK lleva siendo testigo de la historia de España desde 1892, y lo ha hecho desde una perspectiva, la del sector educativo, tan privilegiada como cargada de responsabilidad. La institución ha podido observar el futuro de cada generación desde sus primeros pasos en la escuela y ha participado activamente en la formación de esos nuevos ciudadanos, apostando por los métodos más vanguardistas, incuso, cuando fue necesario, rompiendo los moldes de la sociedad de su tiempo.

En los años sesenta, la institución SEK se convirtió en el primer colegio de Madrid –probablemente del país- en permitir las aulas mixtas, a pesar de que en la España de Franco había una ley que lo prohibía expresamente. Un sistema que hoy se considera la norma y por el que SEK se inclinó hace cinco décadas, después de un riguroso estudio realizado por psicólogos especializados que llegaron a una conclusión: comenzado desde párvulos, la educación mixta es favorable. “Aún recuerdo que, cuando llegaba el inspector, teníamos que subir a las alumnas a una terraza para que no las viera”, contaba el fundador de SEK, Felipe Segovia Olmo, en La huella de un viajero.

Con esa actitud rompedora, deseosa de crear un modelo educativo único y singular siempre orientado a las necesidades del alumno y alerta de los cambios sociales –cuando no protagonizándolos-, SEK ha pasado de un colegio en el centro de Madrid a siete centros repartidos por toda España y tres en el extranjero (Catar, Francia e Irlanda), además de la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Felipe Segovia.

Mirar hacia el exterior

Otra de las señas de identidad de SEK en estos 125 años ha sido una abierta proyección al exterior, que también fue pionera en España. La institución se convirtió en 1977 en el primer miembro español de la Organización del Bachillerato Internacional (IB) y la Camilo José Cela ha sido la primera universidad de habla hispana reconocida por esta prestigiosa organización educativa internacional.

En general, el modelo educativo SEK ha bebido de la vanguardia educativa internacional, tomando prestadas y perfeccionando fórmulas en las que las inteligencias múltiples, la ciencia y la tecnología y el trabajo en equipo se sitúan en los cimientos de su programa de enseñanza.

La investigación científico-tecnológica se ha colado en las aulas de SEK, que han visto pasar desde máquinas de estenotipia en los sesenta hasta los actuales makerspaces, en los que los alumnos aprenden robótica o impresión 3D.

El espacio educador

El aula misma ha sido una de las principales líneas de actuación de la institución educativa, que concibe el espacio como un agente educador más y lo ha convertido durante más de un siglo en objeto de estudio y de decisión compartida entre arquitectos y personal docente. Ya en 1963, el Colegio SEK-Arturo Soria se convirtió en el primer centro en poner en marcha el aula flexible, una estrategia organizativa y curricular para adaptar la enseñanza a los distintos ritmos de aprendizaje y a las características individuales de cada alumno. Desde entonces, otras fórmulas exitosas como la ‘escuela sin paredes’ en los setenta o el ‘aula inteligente’, ya en los noventa, han ido facilitando a profesores y alumnos de SEK la aplicación de modelos educativos de vanguardia. Este tipo de disposiciones del espacio permiten, por ejemplo, en la actualidad practicar el flipped-classroom, una metodología que invita a invertir el orden tradicional y hacer la clase en casa y los deberes en clase, fomentando el trabajo colectivo, la auto-organización y otras aptitudes necesarias para desenvolverse en la vida adulta del siglo XXI.

Por otro lado, la aplicación consciente y ordenada de la tecnología a la educación ha apoyado métodos como el ‘learning by doing’ –que apuesta por un aprendizaje activo del alumno, basado en la experiencia- y ha reforzado la idea de educación integral, poniendo el foco en aptitudes poco comunes en la enseñanza tradicional. Así, desde los años sesenta, SEK ha introducido en sus centros talleres o asignaturas relacionadas con la comunicación, la expresión corporal, el arte, la música, la gastronomía, el deporte en su versión más amplia –es, de hecho, la única institución educativa con dos Premios Nacionales de Deporte- o la oratoria y el debate –materializadas en los programas SEKMUN y MIMUN, autorizados por la UNESCO-. En su empeño por formar ciudadanos preparados para el futuro, la institución ha implementado además en los últimos años programas de educación emocional y en relaciones sociales.

Pasos de futuro

Uno de los momentos clave para SEK en sus 125 años de historia fue la puesta en marcha de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) en el año 2000, una forma de extender su concepto revolucionario de educación a los estudios superiores. La UCJC se ha convertido en escenario de aplicación de métodos educativos innovadores, siempre al servicio de perfeccionar la experiencia de aprendizaje de los alumnos, rompiendo la rigidez de los programas educativos tradicionales y desde un enfoque interdisciplinar.

Así nació ‘La Colmena’, un modelo poliédrico en el que los alumnos de todas las careras universitarias tienen que cursar materias como ‘Mundo Contemporáneo’, ‘Pensamiento Crítico’, ‘Habilidades Digitales’ o ‘Emprendimiento’. El objetivo es el de preparar universitarios con una mentalidad abierta, conocimientos transversales y capacidad de adaptación, llamados a convertirse en los profesionales versátiles que, cada vez más, demanda el mundo laboral. Un mundo laboral en el que la institución educativa SEK también ha querido apoyar a sus alumnos con Sek Lab EdTech, la primera aceleradora de startups en educación.

Calidad y RSC

En sus 125 años, la institución ha sabido moverse en un punto de equilibrio entre la innovación o la búsqueda constante de fórmulas nuevas y la ventaja de una dilatada experiencia. El resultado es un modelo de calidad que convirtió a los colegios SEK en los primeros centros españoles en obtener la Certificación de Calidad de su sistema educativo.

Además, el artífice de SEK, Felipe Segovia, recibió por su enorme labor educativa la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, la Medalla de la Comunidad de Madrid, la Medalla al Mérito Europeo, el Premio Fundación Madrid por la Excelencia y el Premio UNICEF a la Educación en valores, entre otros reconocimientos.

La institución también ha cultivado durante este siglo y cuarto una Responsabilidad Social Corporativa que alcanzó su culmen en 2004, cuando se convirtió en la primera 'Escuela Amiga' de Unicef en España.

UN REPASO POR LAS IMÁGENES HISTÓRICAS DE LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA SEK

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.