www.madridiario.es
Un tercio de los 131 hoteles de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid permanecen cerrados.
Ampliar
Un tercio de los 131 hoteles de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid permanecen cerrados. (Foto: Chema Barroso)

Septiembre, mes clave para la 'supervivencia' comercial y hostelera de Centro

jueves 03 de septiembre de 2020, 07:00h

De centro neurálgico del consumo y la pernoctación a presentar una estampa donde predominan las persianas bajadas. El centro de la capital no consigue despegar en la recuperación post pandemia y acapara cifras alarmantes, como un 45 por ciento de los establecimientos hosteleros cerrados, y septiembre se vislumbra como un mes crucial para evitar una catástrofe económica mayor cuando expiren los Ertes el próximo día 30. "Contábamos con relanzar el vuelo ahora, pero ya no lo vemos tan claro", expone Juanjo Blardony, director general de Hostelería Madrid.

La región madrileña ha experimentado este verano el mayor recorte en la entrada de turismo extranjero a nivel nacional, con una caída del 87,8 por ciento con respecto a 2019, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), y ahí radica el problema. En el mes de julio, los visitantes internacionales se limitaron a 76.339, frente a los 626.031 del año pasado, y el gasto de los viajeros foráneos descendió de casi 1.000 millones de euros a 113,7. Sin cifras oficiales del mes de agosto, el sector de la restauración habla del "peor histórico".

Distritos céntricos como Salamanca o Retiro aún cuentan con "un 30 o 35 por ciento" de los locales hosteleros cerrados, pero han comenzado a recuperar el ritmo. No así Centro, donde casi la mitad de la hostelería continúa clausurada. "El consumo en los barrios residenciales es mejor porque hay menos vivienda turística y porque el Ayuntamiento ha abierto más la mano para instalar terrazas en aparcamientos", explica Blardony. Sin embargo, denuncia que esto no ha sido posible en bares y restaurantes de Malasaña, Chueca o Lavapiés donde no se han autorizado. Además, señala que no se les ha permitido desarrollar su actividad completa por la restricción de cerrar las terrazas a las 23:30 horas y las limitaciones de las Zonas de Protección Acústica Especial (ZPAE).

La asociación recurrió ante la Justicia las que considera normas "injustificadas y desproporcionadas" impuestas por la Consejería de Sanidad al gremio, como la limitación de su actividad a la 1 hora de la madrugada o los grupos máximos de 10 personas, pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha fallado en su contra. "Necesitamos ayudas para el sector y no que todas las medidas de la Comunidad sean recortes horarios", reclaman.

Un 17% de ocupación en hoteles

En una situación también compleja se encuentran los empresarios hoteleros. Hasta la fecha, tan solo se encuentran operativos un tercio de los 131 hoteles que conforman la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). Mar de Miguel, secretaria general de la organización, espera que en los próximos meses retomen su actividad los restantes, pero reconoce que "algunos han retrasado su apertura y otros siguen sin fecha determinada para ella".

Desde la AEHM trasladan su "incertidumbre" con respecto al nuevo trimestre que ahora comienza y ponen su esperanza en que se pueda reactivar el turismo de congresos. "Prestaremos especial atención a cómo se puedan desarrollar ferias y reuniones para tomar el pulso de la realidad a la que nos enfrentamos de manera más precisa", indican. Por el momento, en agosto registraron una tasa de ocupación del 17 por ciento, muy lejos del 65 por ciento del mismo mes en 2019.

En Centro ya han abierto varios de los hoteles de cinco estrellas que alberga, como el Westing Palace Madrid, el Riu Plaza España, el Barceló Torre de Madrid o el NH Suecia, pero muchos aún cuelgan el cartel de cerrado, entre ellos el NH del Paseo del Prado o el de Las Letras de Gran Vía. No obstante, el sector garantiza que "ha hecho los deberes" para acoger a los viajeros con todas las garantías de seguridad.

El Museo del Prado, sin cola para acceder.

Los museos, semivacíos

El área de la cultura y el ocio es otra de las grandes damnificadas por la evolución de la segunda ola del Covid-19. La significativa merma en el número de turistas ha obligado a mantener bajado el telón de un gran porcentaje de teatros y de la práctica totalidad de los musicales de la Gran Vía, cuya vuelta no se espera hasta noviembre. Sin duda, un factor que repercute en la falta de ingresos de la restauración y en el bajo porcentaje de ocupación en los alojamientos.

Asimismo, las pinacotecas que constituyen el Triángulo del Arte también arrojan datos negativos con una caída en el número de visitantes del 81 por ciento este verano con respecto al anterior. Así, los tres principales museos españoles, el Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza recibieron entre junio y agosto un total de 269.563 personas, cifra muy inferior a los 1,4 millones de 2019. Con estos números se explica la ausencia de las tradicionales colas que se formaban frente a las puertas de estos recintos en el periodo estival que este año no se han visto.

Como plan de choque, el Thyssen ya ha tomado medidas y rebajara el precio de la entrada general de 13 a 9 euros ante la "situación general" en España con respecto al coronavirus. Este ajuste temporal podría ejercer como revulsivo para el turismo regional y ha sido posible gracias a que la nueva colección titulada 'Expresionismo alemán' reunirá obras pertenecientes a la colección privada de la familia Thyssen-Bornemisza y generará, por tanto, unos costes inferiores al del resto de exposiciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios