www.madridiario.es

Una incursión en las relaciones internacionales desde los derechos humanos

Por MDO
jueves 14 de mayo de 2015, 07:30h
Las relaciones internacionales son un campo frecuente de estudio, pero no siempre se abordan desde el campo de los derechos humanos. La Universidad Alfonso X el Sabio (UAX), consciente de la falta de másteres con una visión integradora, lanzó hace cuatro años el máster en Dinámicas de Cooperación, Conflicto y Negociación en Relaciones Internacionales y Diplomacia, una joya entre su oferta de estudios superiores.
  • Alumnos del Master en Relaciones Internacionales.

    Alumnos del Master en Relaciones Internacionales.

  • José Enrique Conde, coordinador del Máster en Relaciones Internacionales

    José Enrique Conde, coordinador del Máster en Relaciones Internacionales
    Pedro García Gómez

"La idea surgió de los dos codirectores, Joaquín González Ibáñez y Juan Carlos Sáinz-Borgo, quienes se dieron cuenta de que en Europa y menos en España no existían másteres con una visión integradora de las relaciones internacionales. Está organizado tocando varios de los principales retos sobre la seguridad, el conflicto, la negociación internacional, con una vertiente muy importante de derechos humanos", explica su coordinador, José Enrique Conde. "Me aportó una visión del mundo muy plural desde todas las perspectivas. No solo como profesional, sino también como persona", explica Armando Rodríguez, un joven de 25 años que había estudiado Derecho y ahora ha fundado junto a otros socios un despacho de abogados especializado en relaciones internacionales.

Para conseguir esta visión global, se ha buscando a los mejores profesionales en su campo, como Fabián Salvioli, presidente del Comité de Derechos Humanos de la ONU, fiscales de la Corte Penal Internacional o miembros de ONG procedentes de 30 países diferentes. Aunque cuenta con profesores de primera línea, el curso huye de las clases magistrales. Desde la cercanía que otorgan los grupos reducidos pretende "dar a los alumnos las herramientas prácticas y teóricas necesarias para que en el futuro puedan desarrollar ellos mismos su propia carrera profesional", explica Conde. "El trato es muy cercano", añade.

Centrado en la práctica, el curso se completa con visitas y viajes, que son parte central de la formación. Una de las asignaturas consiste en participar en uno de los tres programas que ofrece el máster. La joya es la visita a Palestina e Israel, que cuenta con la colaboración de la Embajada de Israel y de la delegación diplomática de Palestina. El año pasado el viaje se realizó en julio, en "medio de la escalada de violencia. Cuando sonaban las alarmas, los alumnos tenían que ir al refugio", apunta el coordinador.

"No queremos decirle a los alumnos quién tiene la razón, queremos que vayan y desarrollen sus propios argumentos. Es la cuarta vez que lo organizamos y con orgullo puedo decir que al volver los alumnos tienen más dudas que cuando llegan. Eso es muy importante, ya que esas dudas les van a motivar a investigar más y sobre todo les van a dar una visión más realista de la situación, ya que en las relaciones internacionales no hay blanco ni negro. A diferencia del derecho penal, en derechos humanos el acento no debe ponerse sobre quién ha cometido los crímenes sino sobre las víctimas", afirma Conde.

Los otros dos programas se centran en Europa y Washington. El primero es un tour de 13 días y 7 países sobre derechos humanos en Europa, con visitas al campo de concentración de Auschwitz, la Corte Penal Internacional, el Tribunal de Justicia de la UE o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El segundo consiste en un programa conjunto con el American University Washington College, que se centra en la diplomacia y los derechos humanos. Los alumnos tienen que hacer uno de los tres viajes, pero pueden participar en varios si lo desean.

"Decidí estudiar este máster porque me pareció interesante por los viajes y porque los profesores son eminencias en derechos humanos", explica una de las alumnas de este curso, Camille Roux, un joven francesa que quiere dedicarse a las relaciones internacionales y, en concreto, a los derechos humanos en su futuro. Junto a alumnos que aún no han comenzado su carrera laboral, alrededor de un tercio de los inscritos suele ser personal diplomático acreditado en España. "El máster les permite retomar sus estudios y los alumnos que quieren integrarse en el mercado laboral también pueden lograr un buen networking", asegura Conde. Además, los alumnos valoran que se imparta en inglés, tanto los extranjeros que lo cursan, como los españoles, que así pueden mejorar con su práctica.

Este máster viene a ofrecer una formación práctica de la mano de expertos y pegada al terreno "en un sector en el que hace falta gente muy bien cualificada". "El problema con este trabajo es que ha sido copado siempre por un mundo muy endogámico, muy poca gente tenía la información y se conocían todos. No obstante, ahora la gente más joven tiene que preparase al máximo y derribar la puerta o ese techo de cristal", anima el coordinador del máster.

Más información:

Óscar Arias y Rafael Ansón, doctores honoris causa por la UAX

La UAX abre la primera Facultad de Música

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios