www.madridiario.es
Colegio José Bergamín
Ampliar
Colegio José Bergamín

Las familias del colegio José Bergamín se movilizan para evitar su cierre

El Colegio José Bergamín ha anunciado a las familias la decisión de la Comunidad de Madrid de cerrar el próximo curso este centro de difícil desempeño situado en el distrito de Fuencarral-El Pardo, decisión que la Consejería de Educación niega. Con un 40 por ciento de alumnos de etnia gitana y otro 50 por ciento inmigrante, ha conseguido eliminar el absentismo, crear un buen clima de convivencia y obtener mejores resultados que la media, según las pruebas externas. Pese a ello, las matrículas siguen siendo escasas. Las familias se quejan de no poder elegir el centro que quieren para sus hijos y temen que el cambio les perjudique.

La Comunidad de Madrid lleva años queriendo reorganizar los tres colegios públicos en esta zona de Fuencarral-El Pardo, comprendido por los barrios de Tres Olivos y Santa Ana. El colegio José Bergamín ya estuvo a punto de ser cerrado hace ocho años y hace tres se llegó a anunciar el cierre de otro, el Núñez de Balboa. Ahora ha vuelto la amenaza al José Bergamín. El pasado viernes la dirección del centro anunció a las familias que la Consejería de Educación les había traslado la decisión de cerrarlo, cuestión que niegan fuentes de la consejería dirigida por Rafael van Grieken. "La consjería no ha comunidad al centro que vaya a cerrarlo", sostiene un portavoz, quien señala que todavía no se ha decidido si habrá algún cierre, algo que comunicaran de cara al proceso de de escolarización.

Además, este miércoles se ha celebrado una asamblea en el centro para tratar el cierre. Las familias considera que sin el José Bergamín, cuyo cierre o fusión dan por ciertos, la única solución que les queda ahora es matricular a sus hijos en el colegio República del Paraguay, pero no están de acuerdo, según explica Olga Mancera, portavoz de las familias.

El colegio, que a lo largo de sus 30 años ha sido protegido por el Patronato de Suburbios de Madrid, declarado de difícil desempeño y como prioritario, tiene 106 alumnos y las matrículas no han crecido. Aun así los resultados han sido muy buenos y se ha generado un buen clima de convivencia, según la portavoz. "El centro consigue que los niños tengan ganas de estudiar y quieran tener una formación; y trabaja la integración de las familias desfavorecidas. No hay discusiones, ni bullying", asegura Mancera. Además, ha conseguido prestar los libros a todos las familias que lo han necesitado, muchas de ellas perceptoras de la renta mínima de inserción. Es el colegio de la unidad vecinal de absorción de Fuencarral, que sustituyó construcciones precarias por pisos protegidos, y por él han pasado varias generaciones de muchas familias de este barrio. Ahora, si finalmente se cumple el anuncio realizado por el centro a las familias, el también llamado barrio de Santa Ana se quedará sin colegio público.

Además, los padres defienden su "derecho a la libre elección del centro educativo" y quieren continuar en el mismo colegio porque consideran que sus hijos están recibiendo una buena educación con "excelentes resultados académicos", por encima de la media de la Comunidad y del colegio que les han recomendado escoger. También destaca que es el único con jornada continua en la zona y con una oferta de actividades extraescolares que les ayuda a conciliar. Mancera pone su caso como ejemplo. Adoptó a una niña india y en este colegio aprendió en pocos meses a leer y hacer cuentas básicas, tras pasar por otro centro en el que no conseguía coger el ritmo porque "estaba desplazada". Padres y madres y antiguos alumnos y profesores han suscrito un documento en el que defienden el centro por "una cuestión de justicia distributiva", ya que "tratar a todos los centros igual sería injusto", y porque "ha hecho mucho por la convivencia en barrio y sus vecinos".

En los colegios situados cerca de estos barrios no quedan plazas para todos estos niños de hasta 6º de Primaria del José Bergamín, según la información que han dado los centros a las familias. Además, por parte de la Dirección Territorial del Área les han indicado que la única opción es el República de Paraguay. El otro centro cercano, el Núñez de Balboa sí tiene plazas pero su futuro tampoco está claro. En 2013 ya evitó desaparecer tras serle comunicado en un primer momento. Los tres colegios tienen un alumnado muy parecido, pero las familias del José Bergamín no quieren cambiar a un nuevo colegio que consideran más conflictivo, desandar lo conseguido y exponer a sus hijos "al sufrimiento que supondría por la desintegración del grupo y el entorno, con posibles problemas de rechazo o exclusión que pudieran sufrir en los nuevos centros, y la pérdida de la atención individualizada". "Nuestra radical oposición a que se creen guetos, con centros que parece que la administración considera con alumnado de segunda frente a otros de primera", se lee en un escrito firmado por las familias y antiguos alumnos y profesores.

En la zona también hay un colegio concertado, pero resulta prohibitivo para muchas de las familias del José Bergamín. "La cuota, los libros, el uniforme...", detalla la portavoz, quien además critica que se construya un nuevo colegio en Montecarmelo, que ya "tiene dos, mientras que tres barrios se van a quedar solo con uno". Montecarmelo es un barrio colindante con la zona afectada por los intentos de cierres, algunos ya anunciados. "Ellos están igual de lejos que nosotros. Pueden venir aquí", sugiere Mancera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.