www.madridiario.es
Obras de rehabilitación del túnel de Metro Este
Obras de rehabilitación del túnel de Metro Este (Foto: Comunidad de Madrid)

Un túnel con 'patas' para arreglar Metro Este

viernes 29 de enero de 2016, 07:57h
La Comunidad de Madrid trabaja a destajo desde noviembre para tratar de dar una solución definitiva a los problemas estructurales que sufre un tramo de la línea 7 de Metro, entre La Rambla y Hospital del Henares, por culpa de la complicada situación geológica del terreno, que provocan que el túnel esté cediendo poco a poco. Por el momento, ha conseguido estabilizar el suelo a base de inyecciones de mortero y el desvío de agua al acuífero.

Es la enésima obra desde su apertura en 2007. El 18 de noviembre de 2015, la Comunidad de Madrid clausuró Metro Este, la ampliación de la línea 7 del ferrocarril metropolitano, para terminar de acometer una rehabilitación integral del túnel. Los trabajos están en marcha desde julio (estudio del comportamiento geológico e hidrológico de la zona e intervención de emergencia; se han invertido 3,1 millones y está previsto que el estudio se complete en 14 meses) pero con las horas nocturnas no es suficiente para solucionar el problema.

Al parecer, existe un punto crítico en la vía que une las estaciones de Jarama y San Fernando, junto a un pozo de ventilación y bombeo (situado en las proximidades de las calles Rafael Alberti, Paco Olavide y Francisco Sabatini de San Fernando de Henares). Allí, el tramo de vía cedía hasta entonces dos milímetros por semana y ponía en riesgo de descarrilamiento a los trenes de Metro. Se han impermeabilizado el túnel, la ventilación y las dovelas, pero el problema permanece. Las aguas subterráneas de la zona afectan a la composición irregular del terreno yesífero del ámbito, disolviendo algunas de las sales que configuran el suelo.

La solución pasa por consolidar definitivamente el túnel y cerrarle el paso al agua. Son los objetivos en los que trabajan los técnicos contratados por la Consejería. "Estamos inyectando mortero desde el interior del túnel a unos nueve o diez metros de profundidad para que se cree una especie de 'patas' -micropilotes- que apoyen el túnel sobre una capa de arcillas ubicada a 52 metros de profundidad", explica José Trigueros, director general de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid. No es la única acción que está llevando a cabo el Ejecutivo regional para que el problema se solvente de una vez por todas. También se están embalsando bolsas de agua en el ámbito para evitar que entre agua de distinta composición y disuelva las halitas -sales- que sustentan el túnel. Asimismo, se reinyecta el líquido elemento en el acuífero y se inyecta en todo el terreno mortero desde la superficie para consolidar el terreno cerca de los edificios más cercanos, a pesar de que desde la Consejería aseguran que no está demostrado aún que los problemas del túnel tengan que ver con los graves perjuicios estructurales que están sufriendo los edificios de la zona.

Al menos, parece, según datos de la Consejería, que se está consiguiendo estabilizar el suelo. Si antes la tendencia era a bajar un milímetro cada tres días, ahora es cada quince. "No puedo dar plazos de apertura porque estamos comprobando cada acción para ver cómo reacciona el terreno para estar los más seguros posible de que se están dando pasos en la buena dirección. De momento, no se han detectado problemas que pongan en peligro la zona", concluye Trigueros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.