www.madridiario.es
La 11 de Metro, una línea de promesas de corto recorrido
(Foto: Sergio Toro)

La 11 de Metro, una línea de promesas de corto recorrido

miércoles 02 de diciembre de 2020, 07:39h

La anunciada ampliación de la línea 11 de Metro de Madrid ha caído como un jarro de agua fría entre los vecinos de Carabanchel Alto. No es la primera vez que escuchan la ampliación de una línea -actualmente recorre un trayecto de siete estaciones- que consideran que goza de "poca utilidad" ya que solo coincide con la "circular". Ese es el motivo por el que pidieron durante años la ampliación de la línea 11 hasta Atocha Renfe y Conde de Casal, un proyecto al que se comprometió la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en 2017 y que se estaba realizando. Una prolongación que "no solo necesitan los vecinos de Carabanchel sino todo Madrid", explican dese la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto.

Sin embargo, el plan que este lunes anunciaron el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y el consejero de Transportes, Ángel Garrido, para ampliar la línea 11 de metro desde Cuatro Vientos a Valdebebas y así convertirse "en la gran Línea Diagonal de Madrid", ha "sorprendido" a los vecinos. Con este nuevo plan, la promesa de Cifuentes, según los vecinos, se paraliza -es la primera de las tres fases del nuevo planteamiento- hasta que se reciban los Fondos de Recuperación de la Unión Europea con los que la Comunidad pretende llevar a cabo la ampliación de una línea que cruzará Madrid del suroeste al nordeste.

Una idea que desmienten desde la Consejería de Transportes, que señalan a este medio que aunque la prolongación de la línea no comenzará hasta 2022, se sigue trabajando en los estudios y documentación necesarios, como "ya venía ocurriendo desde hace un año y por el que ya se ha conseguido la declaración de impacto ambiental en este primer tramo". Bien es cierto que la ampliación prometida por Cifuentes, y continuada por la actual administración, estaba prevista que terminara, según los vecinos, en 2023. Este es el motivo por el que desde la Asociación de Vecinos están más enfadados al ver que los nuevos plazos son "un retraso total y absoluto" y que, además, el proyecto se queda "de nuevo en el aire".

"Los nuevos plazos son un retraso total y absoluto"

El nuevo proyecto presentado, que cuenta con una inversión de más de 1.600 millones de euros y calculan que esté finalizado en 2026, se encuentra sujeto a la aprobación por parte de la Unión Europea, una parte que desde la Consejería se muestran convencidos de que no habrá problemas "porque encaja con los requisitos de la Unión Europea". Sin embargo, los vecinos no se encuentran tan esperanzados. Ahora la ampliación de la línea no solo depende de la Comunidad de Madrid sino que continúa sujeta a la decisión de Europa. "Ya no depende de ellos y encima los Fondos Europeos actualmente están bloqueados por algunos países y, una vez que se desbloquén se verá si les parece oportuno el proyecto o no", explican desde la Asociación.

Promesas desde 1996

Los vecinos dicen "basta" a las promesas. El primero en prometer y no cumplir fue Alberto Ruiz Gallardón en 1996. En aquel momento, aseguró que la construcción de la nueva línea 11, y tras dos décadas de lucha vecinal, daría soluciones de movilidad a los vecinos de Carabanchel Alto desde plaza Elíptica. Un compromiso que, solo dos años después, se quedó en el cajón de las promesas incumplidas al destinar el dinero presupuestado para dicho proyecto para realizar, según los vecinos del distrito, un "proyecto más especulativo" como fue la construcción de la línea de Metro Sur. Solo consiguieron que el metro llegara hasta Pan Bendito y no hasta Carabanchel Alto.

Ello hizo que los vecinos se volvieran a movilizar hasta que Esperanza Aguirre retomó las obras hasta llegar el metro a Carabachel Alto en 2006. Pero esta continuación de obras estuvo precedida por un gran anuncio, acorde al realizado este lunes por Aguado y Garrido. En 2005, Aguirre, junto a la Consejera de Transporte, Dolores de Cospedal, anunció que la línea 11 sería la "M-40" del metro. Y volvió a quedarse en el cajón hasta que Cifuentes anunció lo que actualmente se estaba desarrollando, que iba a permitir enlazar esta línea -solo conectada con la 6- con la 3 y la 1.

Por toda y cada una de las promesas, los vecinos de este barrio del sur de Madrid salieron a las calles con pancartas para que la ampliación de la línea 11 fuera una realidad. Cuando pasen las fiestas navideñas, volverán a quitarle el polvo a unos carteles que guardan de manifestaciones pasadas: "Es el único lenguaje que saben entender en el gobierno".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios