www.madridiario.es
    26 de enero de 2020

corrida

TAL DÍA COMO HOY

El 30 de septiembre de 1985, Antonio Chenel ‘Antoñete’ ofrecía al público madrileño la que se creía que sería su última corrida de toros. Dos años después, tuvo que volver a los ruedos para mantener a sus hijos y nietos.

La tómbola de orejas en que se ha convertido este ciclo isidril, con regalos a Espada, Manzanares y Castella, bajó más su nivel con el trofeo que obtuvo este sábado Joselito Adame. Fue merced a una labor populista rematada con un bajonazo, propia de coso de tercera y tal vez ni en el dadivoso Benidorm se la hubieran concedido. Defraudó la corrida de Alcurrucén y tampoco el mexicano, Curro Díaz y Del Álamo estuvieron para tirar cohetes.

Una corrida de Victorino Martín sólo de aprobado en cuanto a casta pero que, a diferencia del resto de las toristas de esta semana, con la excepción a medias de la de Ibán, fue seguida con interés por su variedad de comportamiento aunque poco apta para un triunfo redondo, al que sólo se acercó un Cid también de aprobado alto, mientras que un Abellán vulgar suspendió por poco y un medroso Uceda, por mucho, con un cero patatero.

El colectivo antitaurino Gladiadores por la Paz, entre cuyos miembros está el activista que saltó al ruedo de Las Ventas este jueves en una protesta contra el Toro de la Vega, ha denunciado que el joven recibió una "brutal paliza" por parte supuestamente de la cuadrilla en el burladero.
  • 1