www.madridiario.es
Humberto Cornejo, en la sala donde guardan las telas con las que tejen el vestuario.
Ampliar
Humberto Cornejo, en la sala donde guardan las telas con las que tejen el vestuario. (Foto: Chema Barroso)

Entre telas y costuras: un negocio centenario viste al cine y el teatro

Cien años vistiendo al cine

Por MDO
domingo 27 de junio de 2021, 08:50h

Charlton Heston, Ava Gadner, Sophia Loren y Penélope Cruz... Actores y actrices de diferentes generaciones, ¿qué tienen en común? A simple vista no guardan mucha relación unos con otros salvo que han triunfado en la gran pantalla. Pero si nos fijamos en el vestuario que han portado en sus películas, su procedencia es la misma: Sastrería Cornejo. Estas estrellas de Hollywood y otras muchas han pasado por los talleres de esta empresa referente a nivel mundial en la creación de vestuario de la época, destinados a cine, teatro y televisión.

Patrones, telas, agujas y alfileres forman parte del día a día de este negocio, que dispone de 12.000 metros cuadrados de almacenes y talleres. Un espacio que da cabida a toda la producción generada a lo largo de más de cien años: "Guardamos todo lo que producimos para alquilar. Casi nunca se vende vestuario, salvo excepciones porque quieren utilizarlo en el lanzamiento de películas o en el teatro, como la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que al hacer giras de varios años les renta más comprar", cuenta Humberto Cornejo.

Nieto del fundador de la sastrería es la tercera generación que lleva las riendas de la afamada empresa. Surgió en 1920 poniendo al servicio de los clientes su mejor confección artesana de vestuario de todas las épocas. "La sastrería la fundaron mis abuelos con una pequeña colección de trajes que un familiar les cedió para que ellos la explotarán. Al principio se dedicaban a particulares, uniformes y trajes de fiesta", recuerda. Poco tiempo después, el abuelo de Humberto Cornejo decide ampliar el negocio y se introduce en el mundo del teatro y la revista. "Después estalla la Guerra Civil Española en 1936 y mi padre tiene que abandonar los estudios incorporándose a la empresa con 14 años. Por aquel entonces, había poco cine, sí teatro y algo de zarzuela. Cuando acaba a contienda, empiezan a moverse en el cine nacional", relata.

El final de los años 50 es quizás la época que supone el despegue de la sastrería. Comienza la apertura internacional con la participación en algunas de las producciones más importantes de Samuel Bronston en España. Entre otras, El Cid, La caída del Imperio Romano, 55 días en Pekín y El fabuloso mundo del circo.. Mención especial merece el trabajo realizado con la diseñadora de vestuario Phyllis Dalton en Doctor Zhivago, ya que fue galardonado con el Óscar al mejor diseño de vestuario en 1965.

"Calculamos que podrían salir vestidas unas 300.000 personas"

"Tengo que agradecer a mi abuelo y a mi padre que decidieran invertir a largo plazo y cumpliesen con las exigencias. Los trajes continúan en perfecto uso y se pueden seguir utilizando", asegura. Los mejores figurinistas del momento eligen trabajar con la sastrería y comienzan a ser más que conocidos fuera de España: "Nos encargamos del vestuario de Lawrence de Arabia y Campanadas a medianoche.

Pasear por los almacenes es como introducirse en la gran pantalla. Llama la atención el riguroso orden con el que están colocadas todas las prendas: "No tenemos el almacén digitalizado. Lo intenté y calculé que tenía que cerrar dos años el negocio. Lo dejo para la siguiente generación", bromea Cornejo. Una tarea que coloca en la lista de asuntos pendientes que heredarán sus hijos, que ya trabajan con su padre para sacar adelante el negocio familiar. El orden es imprescindible en la clasificación de la ropa por épocas, pero teniendo en cuenta todo el volumen que guardan "calculamos que podrían salir vestidas unas 300.000 personas, serían unos dos millones de prendas".

Vistiendo al cine francés

En la década de los años 90, Sastrería Cornejo sigue posicionada como uno de los referentes globales en vestuario de época e inicia una trayectoria en el cine francés. De esta década podemos destacar grandes éxitos, con títulos tan reconocidos como El húsar en el tejado, La reina Margot (César al mejor vestuario en 1994) o Juana de Arco (César al mejor vestuario en 1999). "Tengo la suerte de conocer a una figurinista italiana que vivía en París, Franca Squarciapino, que acababa de ganar un Oscar al mejor vestuario por Cyrano de Bergerac. Viene a Madrid para hacer una ópera de Ana Bolena y después de trabajar con nosotros, nos llega la primera producción del cine francés", recuerda con nostalgia. Squarciapino "me ayuda a abrir el mercado francés".

El alquiler de vestuario en cine es lo habitual

El final del siglo XX y el comienzo del XXI suponen para Sastrería Cornejo la continuación de su expansión y reconocimiento internacional con la participación en películas como Shakespeare in love (Óscar al mejor diseño de vestuario) o Gladiator (Óscar al mejor diseño de vestuario). Mientras tanto, continúa su trabajo en el cine español con títulos como La niña de tus ojos (Goya al mejor diseño de vestuario) o El perro del hortelano (Goya al mejor diseño de vestuario).



En la actualidad, el vestuario de Cornejo tiene presencia en algunas de las series de televisión, nacionales e internacionales: Juego de Tronos, Vikingos, Downton Abbey y Poldark, Isabel, entre otros. También participa en producciones cinematográficas como Piratas del Caribe, Cenicienta, Los Miserables, La Bella y la Bestia, Ágora o Alastriste.

Además de la fabricación y posterior compra de vestuario a importantes producciones, como Príncipe de Persia o Kingdom of heaven, esta sastrería sigue aumentando su extenso stock de vestuario de época. El alquiler de ese stock que ya ha sido utilizado en el cine o teatro "es el principal volumen de nuestro negocio".

Guardadas en percheros, las prendas permanecen a la vista por si reciben la visita de los figurinistas. Así puedan ver las prendas sin problema. Joyas como un vestido de canutillo de cristal, el vestido de cola que se enfundó Carmen Maura -en Ay Carmela- y el traje que lució Rocío Jurado en un espectáculo con otras folklóricas se exponen como reliquias con cariño y admiración. Y muy cerca de esta indumentaria con historia, un almacén sorprende por los miles de zapatos que, ordenados y clasfificados, descansan en las estanterías. Es de las pocas sastrerías que también fabrican calzado junto con el vestuario. Un taller especializado en zapatería mantiene todo este volumen: "Los zapatos, botas de cuero, alpargatas, etc necesitan de cuidados a lo largo de tiempo", cuentan desde la sastrería.

Almacén de zapatos Y los encargos también llevan consigo todo lo que tienen que ver con la sombrerería. Modelos espectaculares y coloridos adornan los estantes de algunas estancias, aquellas donde se trabaja con plumas, flores y tocados. Como el trabajo que realizaron para Puy du Fou, un gran parque de espectáculos en vivo de más de 30 hectáreas de extensión, compuesto por varias propuestas de entretenimiento en Toledo. Y no muy lejos de los talleres del cuero, reposan algunas corazas y utilería que, desde hace un tiempo, se realizan con fibra de carbono: "Pesan mucho menos que las corazas que antaño tenían que ponerse algunos actores".

Esta empresa familiar acoge a su vez a muchas familias: "Varias generaciones de trabajadores han pasado por aquí". Y en tantos años, las anécdotas también se han ido acumulando en la memoria de Humberto. Como con la película Conan el Bárbaro: "Aunque Arnold Schwarzenegger iba semidesnudo, su traje resultó muy complicado. Nos enviaron un molde a tamaño natural y trabajamos con ello. Cuando llegó el actor no tuvimos no que tocar el traje".

El vesturario de Jorge Sanz en Conan el Bárbaro resultó complicado

Más problemas tuvieron con el vestuario de Jorge Sanz, actor en esta película, que se rodó en España, dando vida a Schwarzenegger de niño: "Como estaba en una edad en la que crecía constantemente, lo preparamos con dos meses de antelación y cuando llegó el momento del rodaje hubo que rectificarlo".

Momentos que recuerdan con humor pero en otras ocasiones, la simpatía se desvanece para dar paso a tensiones en algunas producciones: "Recuerdo un rodaje con la figurinista Yvonne Blake en las minas de Rodalquilar (Almería). Fueron tales los momentos de tensión con la directora y con algunos actores que tuvimos que desplazar un taller con vestuario hasta allí".

El Palace se viste de cine

Exposición del vestuario de algunas películas en The Westin Palace

Hasta el al 27 de agosto, el hotel The Westin Palace acoge la exposición ‘El Palace se viste de cine’. Una muestra que rinde tributo al cine con varias iniciativas que le transportarán al Hollywood de los años 60.

Ubicada bajo la cúpula del célebre hotel, los visitantes podrán ver algunos de los trajes confeccionados por la sastrería Cornejo para grandes obras maestras rodadas en nuestro país durante los años 60 como El Cid, protagonizada por Sofía Loren y Charlton Heston, Doctor Zhivago que contó con Omar Sharif, Julie Christie y Geraldine Chaplin o 55 Días en Pekín que contó con Ava Gardner.

Además The Westin Palace en su colaboración con Sastrería Cornejo, propone con esta exposición una degustación de platos y cócteles inspirados en estos grandes éxitos de la historia del cine para poder disfrutar de una experiencia inolvidable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios