www.madridiario.es

ENTREVISTA

Carlos Hipólito y Emilio Gutiérrez Caba
Ampliar
Carlos Hipólito y Emilio Gutiérrez Caba (Foto: Antonio Castro)

Cara a cara: Emilio Gutiérrez Caba y Carlos Hipólito

jueves 30 de mayo de 2019, 07:59h
Los dos actores protagonizan Copenhague, un montaje que prácticamente ha agotado ya todas las localidades por lo que prorroga la temporada hasta el 14 de julio.

La obra de Michael Frayn plantea el dilema de los usos de la tecnología nuclear por los dirigentes políticos. Ahora que está de moda el teatro documento, esta pieza basada en un hecho real, el encuentro entre los físicos Niels Bohr y Werner Heisenberg, demuestra que partiendo de un hecho se puede hacer buen teatro:

Emilio Gutiérrez Caba: Es una función teatral con unos elementos, sobre todo de cara al público, que no la hacen solo una historia casi de ciencia ficción, sino muy cercana, que llega directamente a los espectadores.

Carlos Hipólito: Michael Frayn ha conseguido hacer una dramaturgia muy especial en la que todo lo que gira alrededor del suceso real, la entrevista, es más interesante que el encuentro en sí.

La función se basa en dos grandes personajes que deben ser interpretados por otros dos grandes actores para que funcione:

E.G.C. Carlos y yo ya habíamos trabajado juntos hace unos años en Julio César y en La verdad sospechosa, dirigida por Pilar Miró, que fue un gran éxito. Es la satisfacción de trabajar junto a un actor que ha evolucionado de una manera magnífica, lo que hace un placer trabajar con él.

C.H. A mí no me gusta plantear las funciones en claves de duelos interpretativos. Emilio y yo estamos trabajando juntos muy en contacto y dándonos un gran apoyo mutuo. Estoy feliz pero en ningún momento pienso que estemos compitiendo en nada, todo lo contrario: nos estamos ayudando a hacerlo mejor cada día.



Carlos debutó hace cuarenta años en Así que pasen cinco años. Emilio hace algunos años más ¿Cómo se les han pasado estas décadas?

C.H. ¡Muy deprisa! Cuando repaso mis trabajos porque hay que mandar algún currículo me parece increíble que haya hecho tantas cosas. Y que haya tenido tanta suerte por haber hecho tantos personajes buenos, tantos títulos y sobre todo con equipos tan buenos. La conclusión de estos cuarenta años es que este oficio me ha dado a mí mucho más de lo que yo esperaba y también, a veces, me pregunto si me lo merezco realmente.

E.G.C: Sobre todo recuerdo la generosidad de Manuel Collado, el productor, que sería esposo de María José, contratándonos y haciéndonos debutar en el viejo teatro Valle Inclán de la Torre de Madrid con Un matrimonio muy, muy feliz. Más tarde volvimos a reunirnos en Una rosa para el desayuno, que fue un gran éxito. Tengo gratos recuerdos, sobre todo porque los dos teníamos poco más de veinte años. Manolo supuso que podíamos dar mucho juego en el escenario y nos montó la compañía.

Emilio es la cuarta generación de una saga de actores. Pero apenas ha trabajado con su familia:

E.G.C: Con mi hermana Julia y mi cuñado Manuel Collado trabajé en teatro al principio de mi carrera. Hicimos Olivia y la versión musical de La profesión de la señora Warren. Con Irene nunca trabajé en teatro. Sí lo hicimos en algún Estudio1, como El pelícano, y en dos películas ¡Viva la clase media!, en la que hacía de mi madre y en Un curita cañón. Con mi sobrina Irene (Escolar) solo he coincidido hasta ahora en una lectura dramatizada.

Emilio con más de sesenta años en la escena e Hipólito recién cumplidos los cuarenta son dos pesos pesados de la interpretación. Tengo la impresión de que, en ambos casos, han llegado a donde están subiendo peldaño a peldaño, sin haber dependido un gran éxito que los lanzara.

E.G.C. Bueno, en parte es así. Con Nueve cartas a Berta tuve un gran éxito y reconocimiento popular. Si al principio de una carrera se produce un pelotazo de éxito se puede vivir algún tiempo convertido en una estrella fugaz. Yo he seguido trabajando día a día. Cada proyecto sirve para afianzarte en tu carrera y en ese sentido creo que sí he ido subiendo peldaño a peldaño, sin retroceder.

¿Qué necesita ahora un proyecto para que se embarquen en él?

E.G.C. ¡Que me guste! Que me interesen el texto y las propuestas, como me pasa con Copenhague. ¡Y tengo que seguir viviendo, aunque pueda parecer una obviedad! Si no me interesa de principio intento esperar a que salga otra cosa. En este caso no he tenido dudas para hacer esta función. En todo este tiempo nunca he dejado el teatro, que es toda la base para nosotros. Y, lo que es más importante, el teatro no me ha dejado a mí. La televisión o el cine te pueden dejar de lado, pero el teatro siempre nos reclama a los actores.

C.H. Ahora tengo el privilegio enorme de poder elegir pero eso no quiere decir que haga siempre lo que quiero. Pero sí es verdad que lo que hago se parece cada vez más a lo quiero hacer.


Copenhague, dirigida por Claudio Tolcachir, se representa en el teatro de La Abadía hasta el 14 de julio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.