www.madridiario.es

Análisis del nuevo aeródromo de Madrid (I)

El 'rompecabezas' aéreo de El Álamo

Por Enrique Villalba
lunes 08 de julio de 2013, 13:07h

El aeródromo del suroeste se convertirá, probablemente, en uno de los motores económicos de la Comunidad de Madrid. No obstante, a partir del vigésimo año de funcionamiento las rentas que generará (unos 1.360 millones de euros anuales, casi seis veces la inversión para construirlo -232- millones de euros-) representarán el 0,7 por ciento del PIB regional y pretende dar trabajo de manera directa o indirecta a 11.000 personas. Si todo va bien, podrá empezar a tramitarse en un año. Madridiario les explica el complejo rompecabezas aéreo que deberá resolver para entrar en funcionamiento.

  • Recreación del aeródromo del Suroeste

    Recreación del aeródromo del Suroeste
    Comunidad de Madrid

  • Recreación del aeródromo del Suroeste

    Recreación del aeródromo del Suroeste
    Comunidad de Madrid

  • Recreación del aeródromo del Suroeste

    Recreación del aeródromo del Suroeste
    Comunidad de Madrid

Sin embargo, su implantación tendrá que superar un difícil empaste aeroportuario. Madrid, como capital de España, y su corona metropolitana tienen un espacio aéreo saturado de actividad. En estos momentos, a grandes rasgos, el pastel se reparte de la siguiente manera: Barajas copa la aviación comercial y de mercancías; Torrejón, la aviación de negocios; Getafe, la militar; y Cuatro Vientos, las escuelas. la seguridad, los helicópteros y la aviación deportiva.

A la espera de que se concrete en los próximos años el aeropuerto de mercancías de Camporreal, los planes regionales para el nuevo aeródromo, ubicado entre Navalcarnero y El Álamo, pasan porque esta infraestructura absorba todo el tráfico de aviación corporativa y de negocios, la mitad de trabajos aéreos (helicópteros y aerotaxis, principalmente) y escuelas, el tráfico de compañías y el 20 por ciento de vuelos de aviación privada y deportiva.

Esta estrategia trastocaría el ecosistema aéreo del centro del país, ya que no solo afectaría a Madrid, sino a aeródromos de Castilla- La Mancha y Castilla y León. El principal afectado sería Cuatro Vientos. El propio informe da por hecho que perderá su actividad en favor de El Álamo. La propia Esperanza Aguirre ya instó en su momento al Ministerio de Fomento en transformar el vetusto aeródromo en una extensión de Bosquesur. De acuerdo con fuentes regionales, en 2008 hubo reuniones entre el Ministerio de Fomento, la Consejería de Transportes y el Área de Urbanismo de Madrid que concluyeron que los tráficos civiles del aeródromo debían suspenderse cuando hubiese una infraestructura aeroportuaria a donde desplazarse las escuelas de vuelo y los servicios institucionales que operan en el aeródromo.

Fuentes técnicas del sector aseguran que el aeropuerto de Latina ya estaba sentenciado desde hacía años y que Eurovegas sería su puntilla, ya que, al parecer, las torres que piensa instalar Adelson pinchan sus líneas de transición. La Comunidad de Madrid ya cuenta con que parte del negocio de Cuatro Vientos se reparta entre los aeródromos castellanos, ante el más que posible incremento de las tasas por servicio que podría imponer en El Álamo.

Una operación estratégica

En Aena guardan silencio hasta que Aviación Civil, pieza clave en el proceso ya que es la encargada, junto con el Ejército del Aire, en organizar el espacio aéreo y en expedir los permisos correspondientes, mueva ficha. El departamento explicó a Madridiario que esperan el proyecto definitivo de la Comunidad para tomar decisiones al respecto.

Algo parecido a Cuatro Vientos pasa con Torrejón de Ardoz. En este caso, la Comunidad de Madrid denuncia en su informe que Madrid está perdiendo operaciones porque este aeródromo no tiene capacidad ni instalaciones para acoger convenientemente toda la aviación que debería. Al vaciar de parte de sus contenidos a este aeródromo, el municipio tendría más cerca su exigencia de la retirada de los aviones del cielo torrejonero. El problema para la Comunidad en este caso es que la actividad de Torrejón fue trasladad a Barajas desde el mes de febrero de 2013 y la terminal ejecutiva tiene contrato, al menos, durante 5 años, más o menos, el tiempo que tardará en ponerse en marcha el aeródromo del Suroeste. Según fuentes regionales, la obsolescencia de Torrejón ha sido la llave para desbloquear el proyecto de El Álamo, que había sido puesto en el congelador por la Comunidad de Madrid a causa de la crisis, hasta que llegó Sheldon Adelson.

Los siguientes afectados serían Getafe y los aeródromos castellanos. El Álamo que tendría que desarrollar una ardua coordinación con la capital del sur para no colapsar la zona de aviones. Los planes regionales echan por tierra las ambiciones que ya anunció el alcalde Juan Soler de traer aviación privada a este aeropuerto. Los técnicos regionales creen que la organización es perfectamente posible y no supondría ningún problema de gravedad.

Por su parte, el aeródromo del suroeste dificultaría la existencia de los pequeños aeródromos de la zona (Casarrubios del Monte, Ocaña, Lillo, El Tiétar, Fuente Milano y Villacastín). Y es que el presidente regional, Ignacio González, ya ha anunciado que intentará compatibilizar la actividad de El Álamo con la sus vecinos directos. De hecho, su proyecto cuenta con un documento de compatibilidad incluido en el acta de la Ponencia de Navegación Aérea de Cidefo de 04/05/2011. Pero, si no es posible, seguirá adelante. Es decir, si es inevitable, El Álamo podría fagocitar a sus vecinos más pequeños o, por lo menos, convertirlos en subsidiarios. Para ello, el informe concreta que estos aeródromos no tienen espacio aéreo propio al pertenecer a una categoría aérea distinta. Algunos, como el de Casarrubios del Monte, a apenas un par de kilómetros del futuro aeródromo, aseguran que tienen permisos de actividad de Aesa y el Ministerio de Defensa.

Y todo ello sin contar con que el propio aeródromo del suroeste se encuentra en una zona peligrosa para incluir operaciones aéreas porque se producen vuelos de entrenamiento. La Comunidad de Madrid considera necesario reestructurar el tráfico que restringe el cielo de la zona para dejar vía libre a esta nueva actividad. Y es que fuentes de Transportes aseguran que El Álamo es una operación económica estratégica para la región que no se puede dejar escapar. Eso sí, creen que ellos ya han dado un paso adelante. Ahora la pelota ahora está en el tejado de todos los agentes implicados y, en último término, de Aviación Civil.

 

Enlaces relacionados:

- Plan director del aeródromo del Suroeste, en información pública

- El aeródromo del Suroeste resucita por Eurovegas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios