www.madridiario.es
El fuego cruzado entre Moncloa y Sol: ¿estado de alarma o nuevas medidas?
Ampliar
(Foto: Comunidad de Madrid)

El fuego cruzado entre Moncloa y Sol: ¿estado de alarma o nuevas medidas?

jueves 08 de octubre de 2020, 20:54h

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de denegar a través de un auto la ratificación de las medidas acordadas por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ejecución de la Orden ministerial, de restricción de la movidad en la región, pasó este jueves como un nuevo huracán lleno de desconocimiento general en todo el territorio autonómico.

Según el TSJM, la ley de cohesión "no contiene una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales", motivo por el que los magistrados han considerado que las restricciones de movilidad recogidas en la norma vulneran los derechos fundamentales de los ciudadanos madrileños. De esta manera, una vez publicado el auto, las medidas estipuladas por el ministerio de Sanidad y transpuestas por el Gobierno regional decayeron de manera automática en toda la región madrileña.

A los miembros del Ejecutivo, incluída la presidenta Isabel Díaz Ayuso y el vicepresidente Ignacio Aguado, el anuncio les pilló en el arranque de la segunda sesión plenaria en la Asamblea de Madrid, pasadas las 11.30 horas de la mañana. Sin embargo, no fue hasta las 14.45 horas cuando la mandataria regional salió ante los medios de comunicación para valorar, a través de una comparecencia, la decisión del TSJM.

“El TSJM no ha ratificado las medidas que afectaban a la restricción de movilidad impuestas por la Orden del Gobierno de los últimos días, unas medidas que la Comunidad de Madrid entendía precipitadas, no consensuadas y que afectaban a derechos fundamentales de millones de ciudadanos. Así lo han entendido también por unanimidad los tribunales”, expresó Ayuso desde la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

“Desde la Comunidad de Madrid proponemos retomar el diálogo y ayuda al Gobierno de España”, señalaba la mandataria, al tiempo que solicitaba “hacer las cosas con el tiempo y la prudencia que nos han negado, creando un caos normativo en el que nadie sabe ya a qué atenerse”. Sin embargo, antes de estas declaraciones, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya se había pronunciado al respecto: “Se adoptarán las decisiones jurídicas que mejor protejan la salud", dijo Illa en su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados.

El ministro se mostraba "seguro" de que la Comunidad de Madrid "coincidirá en este planteamiento", anunciando que había solicitado una reunión del Grupo Covid-19 entre Madrid y Sanidad para "esta misma tarde -ayer jueves-". Por el contrario, pasadas las 18.00 horas de la tarde y sin informaciones al respecto, fuentes del Gobierno regional informaron que los técnicos de la Consejería de Sanidad se encontraban reunidos desde primera hora de la tarde para perfilar la elaboración de una orden "trabajada y completa pero sencilla" tras el fallo TSJM que querría ser presentada en la reunión con el Gobierno central.

Por este motivo, la convocatoria de una nueva reunión del Grupo Covid-19 entre ambas administraciones se ha emplazado hasta este viernes, una fecha que la presidenta Ayuso ya había anunciado durante su comparecencia al señalar que este viernes se dará a conocer una nueva orden para que “sea cumplida y conocida por todos los ciudadanos”. En cualquier caso, ha sido el Gobierno regional el que -en esta ocasión- ha impuesto sus tiempos, una situación que dejaba también espacio a que el Gobierno central tomara una medida unilateral al respecto de la situación madrileña y que podría justificarse por la urgencia de la llegada del puente.

Cambio de restricciones

En este marco, el jueves finalizaba con un mapa regional marcado por la combinación de medidas restricción con diferente grado de intensidad: por un lado, en las áreas de salud de Reyes Catolicos, Villa del Prado y Humanes de Madrid, permanecen las restricciones de movilidad, de entrada y salida, de sus ciudadanos; y por otro lado, en los 10 municipios confinados por el Ministerio de Sanidad permanece la reducción de aforos y horarios vigentes desde la llegada de la nueva normalidad, puesto que estos no se ven afectados por el auto del TSJM al no considerarse como una vulneración de derechos fundamentales.

De esta forma, el cierre de bares y restaurantes a las 23.00 horas -y no se permite admitir clientes a partir de las 22.00 horas- en la capital y otros municipios madrileños se mantiene y no podrán volver a la situación anterior a la entrada en vigor de la orden de la Consejería de Sanidad. Asimismo, las reuniones -tanto en espacios públicos como privados-, seguirán siendo de un máximo de seis personas salvo en caso de convivientes o que se trate de una actividad laboral o institucional.

El aforo en los establecimientos de hostelería y restauración, así como de juegos de apuestas, permanece reducido a un 50 por ciento en espacios interiores y a un 65 por ciento en espacios exteriores. El consumo en barra no estará permitido, la ocupación máxima será de seis personas por mesa y la distancia entre las sillas de mesas tendrá que ser de 1,5 metros. El aforo en los lugares de culto tendrá que ser de un tercio, siempre que se garantice la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros, y a los velatorios solo podrán acudir 15 personas si es un espacio al aire libre o diez, en un espacio cerrado. Mientras la comitiva para el enterramiento o la cremación se restringirá a 15 personas.

Por otra parte, el aforo en los locales comerciales se mantiene reducido en 50 por ciento con cierre máximo a las 22.00 horas, al tiempo que las academias, autoescuelas y centros de enseñanzas no regladas también permanecerán con un aforo limitado al 50 por ciento. En las instalaciones deportivas, tanto al aire como interior, el aforo es del 50 por ciento si es un espacio cerrado y del 65 por ciento si es un espacio abierto. La práctica en grupos se reducirá a un máximo de seis personas.

Así con todo, los controles de movilidad puestos en marcha por la Policía Nacional, Guardias Civil y las Policías Locales este jueves a las entradas y salidas de las 10 ciudades de la región con restricciones perimetrales se retiraron a lo largo de la tarde de este jueves en el marco del cumplimiento del auto judicial porque "no contienen una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales". No obstante, la presencia policial reforzada en las calles se mantuvo a lo largo del día, como está previsto que suceda hoy, para vigilar el cumplimiento de otras medidas no anuladas, como la obligación de llevar mascarilla, número máximo de personas en reuniones y horarios de establecimientos, entre otras.

¿Estado de alarma?

Con este panorama atípico y sin saber todavía si finalmente la movilidad será permitida fuera de los municipios, los ciudadanos madrileños están llamados tanto por la presidenta regional como por su alcalde, José Luis Martínez Almeida, a permanecer en la región y no salir este puente, una idea que a todas luces precipita la urgencia -además de la que conlleva la propia pandemia- a tomar decisiones en términos de restricciones. El vicepresidente regional también se ha unido a esta petición a través de Twitter, indicando a través de la red social: "Entiendo la incertidumbre y el hartazgo que pueden sentir muchos madrileños hoy. Pido, por favor, que evitemos la movilidad excesiva durante este puente. La responsabilidad individual también evita contagios y salva vidas".

De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, valoró desde Argelia la decisión de los tribunales y aseguró que su Ejecutivo recurrirá a todos los instrumentos disponibles para controlar la evolución del coronavirus en la Comunidad de Madrid, sin descartar el estado de alarma. Sánchez ha insistido en que la evolución de la pandemia en Madrid es "preocupante" y por tanto se deben utilizar "todas las medidas sobre la mesa" para doblegar la curva.

El jefe del Ejecutivo ha defendido que el objetivo del Gobierno es siempre proteger la salud pública y la vida de los ciudadanos, y para ello adoptó las medidas de confinamiento en la Comunidad de Madrid siguiendo un criterio "científico" y según las recomendaciones de los expertos. Además, recordó que estas fueron avaladas por el Consejo Interterritorial de Salud.

"Si la justicia dice que tiene que ser otro mecanismo, tendremos que evaluarlo con la Comunidad de Madrid y tomar las decisiones oportunas", al tiempo que ha defendido que los gobernantes deben ser conscientes de "la gravedad de la situación" y "continuar" con las medidas para controlar la propagación del virus. Cabe entonces la duda de que, si es considerado pertinente por el Gobierno central, se decrete un estado de alarma en la Comunidad de Madrid.

Al respecto, Sánchez indicaba desde Argelia que se trata de un mecanismo recogido en la Constitución que se activó al inicio de la pandemia y "resultó ser muy eficaz en doblegar curva y mantener raya virus". Tal y como aseguraba este jueves, “ese instrumento, como otros, el Gobierno siempre los ha contemplado", ha explicado garantizando que las medidas que se adopten serán "acordes al desafío y la evolución de la pandemia" y siempre respetando “las competencias de la Comunidad de Madrid y en coordinación con el Ejecutivo regional".

De hecho, Sánchez convocaba pasadas las 22.00 horas de la noche un Consejo de Ministros extraordinario para abordar la situación de Mdrid este mismo viernes, en un principio incluso antes de reunirse con Ayuso. Si bien ambos dirigentes entablaron varias conversaciones a lo largo de la tarde, una de ellas en la que Ayuso pidió tiempo al Gobierno central para diseñar una nueva medida, la urgencia de Sánchez por dejar clara su posición al respecto se fue aguidizando hasta la noche.

A última hora de la noche, desde Moncloa se indicó que se habían planteado varios escerarios a la Comunidad de Madrid, entre los que se incluía la solicitud de estado de alarma o el decreto del mismo por parte del Gobierno central. Así, la presidenta de la Comunidad de Madrid está reunida desde primera hora de la mañana con el vicepresidente trabajando en la alternativa contrarreloj que presentarán al Gobierno central a lo largo de la mañana.

El profesor y jurista Xavier Arbós Marín, doctor en Derecho y catedrático de Derecho constitucional de la Universidad de Barcelona, indica a Madridiario la veracidad y viabilidad de esta opción en caso de que el Gobierno de Sánchez lo considere necesario. “El decreto del estado de alarma podría llevarse a cabo de ser aprobado por el Consejo de Ministros y, de estipularse de esta manera por el mismo, podría entrar en vigor de manera inmediata”, señala.

“En caso de que fuera así, pasados 15 días sería el Congreso de los Diputados el que tendría que aprobar una prórroga del mismo”, indica Arbós. Asimismo, matiza que “si bien la Constitución prevé que el presidente o presidenta de una autonomía solicite dicho decreto al Gobierno central, lo que no significa que este tenga que acceder, también desde el Gobierno central se puede solicitarla sin autorización autonómica de ningún tipo". En este sentido cabe considerar si en términos políticos conviene o no, pero la posibilidad existe.

En resúmen, Pedro Sánchez podría convocar un Consejo de Ministros extraordinario, valorar la posibilidad y, de ser aprobada, publicarla en el Boletín Oficial del Estado (BOE) indicando el momento de inicio de dicha medida o su inmediatez. De no estar de acuerdo con ello desde la Comunidad de Madrid, esta podría presentar un recurso de anticonstitucionalidad, como ya hiciera Vox el pasado mes de mayo. De no llevarse a cabo el decreto del estado de alarma desde el Ejecutivo central, la autoridad sanitaria recae en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que podría decretar un confinamiento perimetral u otro tipo de restricciones que, en cualquier caso, deben ser ratificadas por autoridades judiciales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios