www.madridiario.es
Exposición de la Fundación ARCO en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) de Móstoles.
Ampliar
Exposición de la Fundación ARCO en el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) de Móstoles. (Foto: Kike Rincón)

La adquisición de obras de arte, necesidad en tiempos de crisis

Por Teresa Aísa Gasca
viernes 06 de noviembre de 2020, 07:40h

Comprar arte en tiempos de crisis, ¿es necesario? Esta es la pregunta que desde Madridiario se hizo hace unas semanas a la consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, quien –como era de prever- defendió a capa y espada dicho menester. “Creo que esa cuestión tiene una respuesta fácil”, aseguró antes de exponer su argumentación.

“Es cierto que para algunas personas el arte y la Cultura no aportan nada, es una lástima que piensen esto, pero es cierto que ese sector de población existe y hay que respetarlo”, dijo Rivera de Cruz a este diario antes de reivindicar que “la Cultura alimenta otro tipo de industria alrededor de ella. Por eso, a aquellos que dicen que la Cultura no vale para nada, les diría que puede que no valga para ellos pero es una industria que aporta a las arcas públicas dinero, que aporta a los ciudadanos trabajo, en muchas ocasiones de calidad, y desde luego es la herencia que vamos a dejar para el futuro”.

En este punto, en la herencia que se deja a los madrileños con las inversiones en arte por parte de la Comunidad de Madrid, es donde se ha incidido en esta ocasión. “Yo estoy segura que dentro de cien años nadie se va a acordar de quién era la consejera de Cultura y Turismo, pero sí recordarán una novela que se escriba ahora, una película que empecemos a ver en estos momentos o una sinfonía que se componga en estos tiempos”, explicó Rivera de la Cruz.

Por supuesto, también se podrá recordar y contemplar obras de arte. Así lo defiende a este diario Tania Pardo (Madrid, 1976), subdirectora del centro de arte contemporáneo de la Comunidad de Madrid, CA2M Centro de Arte Dos de Mayo, un museo ubicado en la localidad madrileña de Móstoles. Pardo recuerda que “la Cultura es un derecho fundamental”, motivo por el cual en países como Alemania “ya se declara como bien de primera necesidad”. Incidiendo en esta idea señala que “la cultura es lo que define y hace avanzar un país”. En el caso del arte, se trata de “una expresión plástica y creativa que permite entender las múltiples posibilidades del mundo en términos de política, sociedad, diferencia…”.

“Cuanto más Cultura, más libre se es y cuanto más libre, más inclusivo. Un país con Cultura es un país de progreso”, reitera la subdirectora del CA2M, quien pone énfasis en la necesidad de que “la Cultura y la Educación vayan de la mano”, asegurando que “preservarla motiva salvaguardar la memoria”. Precisamente en la conservación de la Historia y el mantenimiento de recuerdos a través del Arte se encuentra Pardo y su equipo, quienes desarrollan la misión de elegir el legado artístico contemporáneo que permanecerá en la Comunidad de Madrid con el paso de los años.

El arte, legado e industria

La inversión en arte por parte de las Administraciones Públicas, en este caso la Comunidad de Madrid, se encuentra ligada de esta manera a la creación de patrimonio, explica Pardo. “Los museos, a diferencia de los centros de arte, albergan, estudian y custodian colecciones. En el caso de los museos públicos de arte contemporáneo es un deber, ya que así se forma el patrimonio”, dice la subdirectora, quien incide en que “el arte además es un reflejo de nuestro tiempo por lo que una colección es una lectura en mayor o menor medida acertada de un contexto histórico determinado”.

A través de este legado se puede “entender determinados momentos históricos dependiendo de lo que se adquiere en cada momento”, del mismo modo que “la investigación, la conservación y el estudio de los colecciones es algo de vital importancia para el desarrollo cultural de un país”, expone. “Las colecciones se van formando a lo largo del tiempo como legado patrimonial, de ahí la colección del Reina Sofía, del Prado, la del MUSAC en León o la del Thyssen, entre otras”, dice Pardo.

El CA2M Centro de Arte Dos de Mayo, inaugurado en mayo de 2008, es el único museo de la región madrileña dedicado de forma exclusiva al arte contemporáneo que, además y con los años, se ha posicionado en el panorama nacional como uno de los articuladores de relatos sobre la contemporaneidad artística española. Como un espacio dedicado a la experimentación cultural, indican desde el museo, entre los interrogantes básicos que el CA2M quiere plantear figura “el estudio del sentido que tiene el arte en la cultura y la sociedad actual; la efectividad política del arte y la cultura; las alternativas a los modelos tradicionales de trabajo en arte; el análisis de la institución arte como perpetuadora de relaciones de poder simbólico y económico; la educación como un proceso de investigación continua; los conceptos relacionados con la vida en comunidad y, en concreto, el papel de la periferia de las grandes ciudades”.

La misión pasa así por “poner en marcha trabajo en arte contemporáneo y ponerlo a disposición de su público”, y lo hace a través de una colección formada desde comienzos de los años ochenta a partir de fondos dependientes de los programas expositivos de sus salas y, desde 2013, también con el depósito de la colección de la Fundación ARCO que incorpora cada año piezas importantes presentes en la puntera feria de arte contemporáneo de Madrid.

Según explica Pardo, antes de la creación del museo CA2M la recopilación que comenzó a atesorar la Comunidad de Madrid en los años ochenta se formó entonces fundamentalmente de fotografía adquirida a través de un comité de expertos del sector. Sin embargo, el método de selección de piezas y los encargados de optar por ellas cambió con la puesta en marcha del CA2M “cuando se dio un más allá”.

Así, se comenzaron a formar “cada cuatro años comisiones para la adquisición de obra de arte, a día de hoy formada por el director general de Promoción Cultural, Gonzalo Cabrera Martín; la subdirectora general de Bellas Artes, Asunción Cardona; el director del CA2M, Manuel Segade; la subdirectora del CA2M y asesora de Artes Plásticas de la Comunidad de Madrid, Tania Pardo; y como expertos externos, Estrella de Diego, catedrática en Historia del Arte en la UCM, crítica y comisaria de exposiciones y María Corral, comisaria de arte”, explica la subdirectora.

Este año 2020, según señala la Consejería de Cultura y Turismo, las adquisiciones para este legado sumarán 800.000 euros, el importe más elevado desde la creación de la colección con un incremento presupuestario de un 166,67 por ciento. Las obras de este repertorio son de “todo tipo de medios y soportes, desde el dibujo a la instalación”, encontrándose entre las obras de arte seleccionadas “pioneros del arte contemporáneo español, con experiencias en torno al Centro de Cálculo de la Universidad Complutense como Enrique Salamanca (Guillermo de Osma) o Lugán (José de la Mano)”.

“A la pintura de clásicos, como Luis Gordillo, Mitsuo Mihura, Jordi Teixidor, Felicidad Moreno o Isabel Villar, se suman los jóvenes pintores Fernando García, Miki Leal, Nacho Martín Silva, Belén Rodríguez o Luis Vassallo”, explican desde la Consejería. Del mismo modo, la tradición reciente del arte político en Madrid se ha incrementado con nombres como Olalla Gómez, Diego del Pozo, Fernando Sánchez-Castillo o la propuesta de Avelino Sala y Eugenio Merino. Además, la Comunidad de Madrid ha adquirido obras de otras muchas tendencias, como los experimentos en torno a la naturaleza de los objetos, intervenciones urbanas, arte textil, cine de exposición, artes vivas, la instalación de vídeo performativa o fotografía, entre otros.

¿Cómo se compra una obra de arte?

Pardo hace hincapié en la importancia de estas adquisiciones remarcando la idea que la consejera señalaba hace unos días a este medio: la creación de industria y el refuerzo del ámbito del arte. “La inversión en arte en estas dimensiones es muy necesaria porque significa un apoyo al sector, ya de por sí muy frágil. Con esto se genera y revitaliza el tejido, porque los creadores necesitan seguir creando, desarrollando su trabajo, así como los gestores culturales, comisarios, galeristas, y todos los implicados en el sector del arte”, dice Pardo.

Así, en el caso de la colección del CA2M “se adquieren obras de artistas tanto nacionales como internacionales y se adquiere no solo a galerías madrileñas sino también a galerías del resto de España y del mundo”, explica Pardo. Sin embargo, la subdirectora observa que “se tienen muy en cuenta el contexto local en los fondos de la colección, así como la ley de igual (hombres y mujeres) a la hora de adquirir nuevas obras de arte”.

En cualquier caso, la compra de obras de arte no se lleva a cabo de manera aleatoria o en base a los gustos de unos u otros, sino que “siempre se crea una comisión formada por expertos que estudian, analizan en términos de calidad todo aquello que pasa a formar parte de una colección y más si es pública”, explica Pardo, que incide en que se trata de una tarea que implica “una gran responsabilidad”.

A lo largo del año, señala Pardo, se suelen tener dos reuniones de la comisión compuesta para la adquisición de obras, las cuales suelen ser ofertadas por galerías o de artistas, al mismo tiempo que los propios comisionados visitan galerías y ferias -como ARCO o Estampa- para solicitar ofertas de compra. “Se está muy atento al mercado del arte también”, dice la experta, quien explica que “en la comisión se establecen criterios basados en la calidad y se discute entre los miembros lo que entrará o no a formar parte de los fondos de dicha colección”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios