www.madridiario.es

BRECHA DIGITAL

Miles de estudiantes madrileños no cuentan con conexión a Internet en casa para seguir sus clases.
Ampliar
Miles de estudiantes madrileños no cuentan con conexión a Internet en casa para seguir sus clases. (Foto: Juan Luis Jaén)

Campaña para donar ordenadores a escolares en Villaverde : "De 220 niños, los necesitan 172"

domingo 31 de mayo de 2020, 09:03h

La crisis del coronavirus ha ahondado en la brecha digital patente en los distritos más desfavorecidos de Madrid. En Villaverde, miles de escolares se han topado con un escollo insalvable para seguir las clases telemáticas: muchas familias no disponen de ordenadores en sus domicilios. Por ello, la Junta Municipal de Distrito que encabeza Concha Chapa ha coordinado la donación de dispositivos a estos menores en situación de vulnerabilidad bajo el proyecto 'Conectados a clase'.

La idea nace de una iniciativa "espontánea" de un grupo de vecinos "no organizados, pero muy propositivos", relata la concejala. Tras detectarse esta necesidad, la Junta inició la recogida tanto de equipos informáticos nuevos donados por empresas tecnológicas y particulares del barrio como de otros "obsoletos" que han sido reemplazados en algunas casas. En total, han reunido 30 ordenadores en los últimos días. "Queremos hacer una primera entrega esta semana", avanza la edil de Ciudadanos.

Los beneficiarios, alumnos del IES Ciudad de los Ángeles, del CEIP Ramón Gómez de la Serna y del CEIP Azorín. Carlos, el director de este último, revela el crudo escenario al que se han enfrentado sus estudiantes durante el confinamiento: "Desde el principio hemos hecho un seguimiento de su estado de salud porque muchos no tienen para lo básico". Así, el docente cuenta que el 80 por ciento de estos niños "son extranjeros con apenas recursos".

La Comunidad de Madrid ha aportado al centro 27 tablets para que se las hagan llegar al alumnado. Con ellas podrán acceder a la enseñanza online 34 menores. Ahora, la Junta de Distrito va a donarles siete ordenadores más. Agradecen la colaboración de ambas instituciones, aunque señalan que aún no resulta suficiente. La radiografía de la brecha digital en este colegio asusta: "De 220 niños matriculados, hemos pedido dispositivos para 172".

Además del propio material informático, las familias requieren que alguien asuma la factura de Internet. Por ello, el equipo de Concha Chapa trabaja para conseguir "donaciones económicas para pagar la conexión" a la red. De hecho, indica que en algunos hogares sí cuentan con ordenador, pero no con tarifa de datos. La puesta a punto de los equipos recopilados también bebe del altruismo. "Alumnos del IES Villaverde nos ayudarán instalando el software que necesitan", apunta.

La concesión de estos dispositivos es de caracter permanente y el proyecto 'Conectados a clase' continuará operativo en la búsqueda de nuevos colaboradores y donantes "hasta que se pueda recuperar la actividad académica normalizada", indica Chapa. Por el momento, se desconoce cuándo se producirá este hecho, pues Educación no ha definido aún cómo se impartirán las clases el próximo curso. "El objetivo es garantizar que todos los alumnos de Villaverde puedan seguir aprendiendo desde casa en igualdad de condiciones tecnológicas, contribuyendo a romper la brecha digital preexistente", manifiestan desde la Junta de Distrito.

Otros programas en el distrito

Esta problemática se une a otras que se han dado desde el inicio de la pandemia. Como en otras zonas vulnerables de la ciudad, el número de demandantes de ayuda se ha multiplicado. "Hay hogares en los que han dejado de trabajar los dos cabeza de familia y hemos recibido 1.800 llamadas de personas que no teníamos en el circuito de los Servicios Sociales", explica la concejala-presidenta de Villaverde.

En la actualidad, la Junta atiende a más de 6.000 personas, cerca de 3.000 familias. "Dar de comer a este número de personas es impactante y nos preocupa muchísimo", reconoce Concha Chapa. Por ello, anuncia que tienen la intención de prolongar la actividad de la cocina GastroMad, donde se elaboran más de 1.000 menús diarios, "hasta el mes de agosto". En un principio, este proyecto se articuló el pasado 24 de abril por un periodo estimado de dos meses, pero la emergencia alimentaria manda.

Esta cuestión obligó al Consistorio madrileño, a través de la Junta, a realizar un contrato de emergencia con la ONG Cesal, organización de ayuda humanitaria que prepara los menús. Después se unieron empresas privadas de catering y distribución para sumar esfuerzos. "Es un éxito de la colaboración público-privada", sostiene la edil de Cs.

No obstante, no se olvida del apoyo brindado por colectivos y redes vecinales del barrio, que han desarrollado proyectos propios. Como ejemplo, cita a un grupo de abogados voluntarios que ofrecen asesoramiento legal gratis al vecindario.

Este recurso se dirige de forma específica a a los vecinos empleados, desempleados y autónomos en riesgo de vulnerabilidad social o económica derivada de la crisis del Covid-19. A ellos van dirigidas sus sesiones para informar sobre las implicaciones jurídicas de las diferentes medidas establecidas a causa del coronavirus en los ámbitos laboral, hipotecario, mercantil,
administrativo, de derecho de familia o de arrendamientos. Para contactar con los letrados, los interesados deben preguntar al Departamento de Servicios Sociales del distrito o en el 010.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios