www.madridiario.es
Sánchez, en la primera jornada del debate, este jueves, conversa con Margarita Robles.
Ampliar
Sánchez, en la primera jornada del debate, este jueves, conversa con Margarita Robles. (Foto: PSOE)

Ave, Pedro: Sánchez encuentra los apoyos (y su sitio) en el Congreso

viernes 01 de junio de 2018, 10:21h
Pedro Sánchez se fue del Congreso para no hacer presidente a Mariano Rajoy y ha vuelto para echarle. La política tiene su propio relato y éste se ha convertido en mitológico. El líder de la oposición ha encontrado su sitio en el Congreso, el de presidente, y este viernes se ha convertido en jefe del Ejecutivo tras vencer al popular en la primera moción de censura exitosa de la historia de la democracia con 180 votos a favor, los de PSOE, Podemos, ERC, PDCat, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias. Además, el socialista también se ha convertido en el primer presidente del Gobierno que no es diputado y que no ha ganado unas elecciones.

En política se pueden hacer muchas comparaciones y con Pedro Sánchez se han llevado a cabo todas. La que más, la de aquel ave fénix que resurgió de sus cenizas de su propia destrucción para volver a nacer.

Era 1 de octubre de 2016. Un Pedro Sánchez roto comparecía ante los medios con los ojos llorosos para anunciar su dimisión como líder del PSOE. Llegó a la secretaría general de los socialistas aupado por Susana Díaz y Susana Díaz fue quien decidió bajarle de los cielos.

El Comité Federal más convulso de la historia del PSOE terminó con la renuncia de Sánchez y dio paso a la segunda vida de Mariano Rajoy en la Moncloa.

Entonces, antes de convertir a aquel que había llamado "mezquino" en jefe del Ejecutivo, Sánchez dejó también su escaño y cogió su coche para recorrer "todos los rincones de España". Moría aquel político que un día fue débil y empezaba la leyenda.

Sánchez construyó su personaje en base a un cruel enfrentamiento con la dirección del PSOE, que eligió como favorita a Susana Díaz y que le dio el papel de víctima a Pedro, un error de cálculo que provocó otra foto histórica: la presidenta andaluza, tan hundida como cuando Sánchez dejó tras él la dirección del partido, veía frustrados su sueño de dar el salto a la política nacional tras perder abultadamente las primarias socialistas.

Desde entonces, el líder del PSOE se empeñó en hacer de 'hombre de Estado' mientras buscaba su sitio como líder de la oposición fuera del Congreso.

Hasta que, con Ciudadanos disparado en las encuestas pero sin los diputados necesarios para reaccionar y con Podemos languideciendo por el chalé de Galapagar, la Audiencia Nacional redactó la sentencia de la Gürtel y los socialistas encontraron la excusa perfecta para presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy, la segunda de esta Legislatura y la cuarta de toda la historia.

Así, con un "o conmigo o con Rajoy", Sánchez ha logrado su ansiada Moncloa haciendo, cómo no, historia. La suya. De superación y de sorpresa.

Presidente pese a cosechar los peores resultados del PSOE

Sánchez lleva tras de sí dos elecciones en las que ha tenido que cargar con haber conseguido el peor resultado de la historia del PSOE. Primero fue en las de 2015, donde consiguió 90 escaños y una bajada de 20 escaños respecto al resultado que consiguió en 2011 Alfredo Pérez Rubalcaba. Un suelo que consiguió bajar en 2016, aunque el espíritu fue otro porque todas las encuestas pronosticaban un sorpasso de Podemos que no se produjo: los socialistas lograron 85 diputados frente a los 71 de las confluencias lideradas por Pablo Iglesias.

Éxito por renuncia

Antes de tejer su historia de liderazgo en el PSOE, Pedro Sánchez tuvo sus idas y venidas en política, donde le acompañó el éxito por la renuncia de los demás.

En 2003, Sánchez concurrió en las elecciones municipales para el Ayuntamiento de Madrid como número 23 de la lista de Trinidad Jiménez, pero se quedó fuera porque el PSM consiguió 21 concejales. Tuvieron que renunciar dos ediles para que, un año después, el madrileño se convirtiera en concejal, un puesto que ocupó cinco años más -en los siguientes comicios sí consiguió escaño 'propio'-.

Su fin en el Consistorio de la capital lo marcó la política nacional. En 2008, siendo edil de la Casa de la Villa, se presentó a las elecciones generales en la candidatura socialista por Madrid pero volvió a ver frustrado su objetivo: no entró al Congreso hasta que Pedro Solbes renunció al año siguiente.

En los siguientes comicios, Sánchez volvió a intentarlo y volvió a fallar: ocupó un escaño de nuevo tras la renuncia de Cristina Narbona, a quien años más tarde nombró presidenta del PSOE.

Pedro Sánchez, tras ganar la moción
Ampliar
Pedro Sánchez, tras ganar la moción (Foto: PSOE)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.