www.madridiario.es

EFEMÉRIDES

Casa Museo de Lope de Vega en la calle Cervantes 11.
Ampliar
Casa Museo de Lope de Vega en la calle Cervantes 11. (Foto: Kike Rincón)

El último hogar de Lope de Vega

El 7 de septiembre de 1610, Lope de Vega compraba el que sería su último domicilio antes de su muerte.

En el número 11 de la calle Cervantes, a lo largo de quince metros y con dos plantas de altura, se levanta la que fuera la casa de Lope de Vega los últimos 25 años de su vida.

En esta casa vivió con varias hijas e hijos, fruto de su turbulenta vida amorosa, pues tuvo dos esposas y varias amantes. Cuando su última esposa murió, en 1618, Lope de Vega se hizo sacerdote y siguió viviendo en la misma casa a la que dotó de capilla. En esta casa palacio de dos plantas, Lope de Vega escribió algunas de sus obras más importantes, como ‘Fuenteovejuna’, ‘La dama boba’ o ‘El perro del hortelano’.

De mano en mano

Lope legó la casa a su hija Feliciana, de quien pasó al último nieto conocido del autor, Luis Antonio de Usátegui. Éste, a su vez, se la vendió en 1674 a la comedianta Mariana Romero.

En los siglos XVIII y XIX, cambió de manos varias veces y sufrió algunas transformaciones. El historiador y biógrafo Álvarez Baena localizó e identificó la casa en 1751 y fueron sus investigaciones y estudios las que sirvieron de base al cronista Mesonero Romanos para documentar la historia de la vivienda.

En 1862, la Real Academia Española, con el permiso de los dueños de entonces, celebró allí el tercer centenario del nacimiento de Lope. Ya existía por parte de esta institución la intención de adquirir el inmueble y convertirlo en museo, reviviendo el tiempo del dramaturgo, sus usos y su arte, y difundiendo mejor su legado.

El objetivo se consiguió mucho tiempo después, en 1931, cuando la propietaria, doña Antonia García, viuda de Cabrejo, una anticuaria especializada en encajes, nombró a la Academia patrono de la Fundación que ella misma había constituido y en la que se señalaba la necesidad de crear allí el Museo de Lope de Vega.

Restauración de la casa

La restauración de la casa recayó sobre los arquitectos Emilio Moya y muy especialmente sobre Pedro Muguruza. En 1935, cuando se cumplían trescientos años de la muerte de Lope de Vega, el edificio se declaró monumento y se inauguró como museo.

Entre los años 1949 y 1959, se amplió el museo, y en 1965 y 1973 se retocaron la fachada y las cubiertas. En 1990 se firmó un Convenio de Cooperación Cultural entre la RAE y la Comunidad Autónoma de Madrid, que finalmente, desde el 18 de diciembre de 2007, asumió la gestión de la casa museo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.