www.madridiario.es

CRÍTICA DE CINE

Ewan McGregor y Robert Carlyle en un fotograma de 'T2 Trainspotting', de Danny Boyle
Ewan McGregor y Robert Carlyle en un fotograma de 'T2 Trainspotting', de Danny Boyle (Foto: BDI)

T2 Trainspotting: turistas nostálgicos de la juventud

Por Laura Crespo
x
lcrespomadridiarioes/7/7/19
viernes 24 de febrero de 2017, 23:53h
'Haters' a parte, Danny Boyle logra salir airoso: así es la esperada y temida secuela de Trainspotting.

T2 TRAINSPOTTING

Director. Danny Boyle
País. Reino Undo
Guión. John Hodge (Novela: Irvine Welsh)
Música. Rick Smith
Fotografía. Anthony Dod Mantle
Intérpretes. Ewan McGregor, Robert Carlyle, Jonny Lee Miller, Ewen Bremner, Kelly Macdonald, Shirley Henderson, Steven Robertson, Anjela Nedyalkova, Irvine Welsh

Sinopsis. Han pasado 20 años desde que Mark Renton abandonara Escocia, y la heroína. Ahora, Renton vuelve a su Edimburgo natal con el objetivo de rehacer su vida y reencontrarse con sus amigos de toda la vida: David "Spud" Murphy, y Simon "Sick Boy" Williamson; al mismo tiempo que Francis "Franco" Begbie sale de la prisión con sed de venganza.... Secuela de Trainspotting (1996), basada en Porno, la siguiente novela de Irvine Welsh.

La secuela de Trainspotting es, sin duda alguna, uno de los acontecimientos cinematográficos de 2017: de lo más esperado, de lo más temido, todo al tiempo. Y Danny Boyle (Trainspotting, Slumdog Millonaire, Steve Jobs) ha hecho lo mejor que podía hacer para amasar a la segunda parte de una película de culto: asumir que no iba a ser otra película de culto. La apuesta, clara; el resultado, más que digno.

Nostalgia”. En aquel bofetón nihilista, anárquico y radical que dio Boyle al cine británico en 1996 dejamos a Mark Renton (Ewan McGregor) traicionando a sus amigos, dinero en mano, en busca de una segunda oportunidad. Ahora, Renton vuelve. Tiene más años, más kilos, más –sí- pelo y una frustración galopante: elegir la vida no es lo que se había imaginado. Escarba en su (nuestros) recuerdos. La habitación de trenes otra vez. Sick Boy (Jonny Lee Miller) le espeta a la cara el verdadero motivo de su vuelta: “Nostalgia”. “Eres un turista de tu propia juventud”. Se lo dice a Renton y al tiempo, a un espectador que aún no sabe lo que tiene que sentir ante una película que viene a ocupar un sitio específico, inteligente, comedido.

El reencuentro del reparto original veinte años después, de sus personajes, que han sobrevivido dos décadas de esta o aquella manera, es un chute a un público rehabilitado. Porque claro está que el tiempo no perdona, y que no es lo mismo. Pero se agradece la experiencia.

Boyle pasa de puntillas por la acción –los tres amigos pretenden montar un prostíbulo para forrarse mientras cada uno pelea con sus fantasmas, poco más- para radiografiar el paso del tiempo. Y lo hace intra y extradiegéticamente, desde la propia historia –con referencias constantes a los sucesos de la primera película y unos personajes cuarentones que buscan todavía su sitio- y a través de la estética y los recursos narrativos, puede que ya no rupturistas –veinte años de audiovisual dan para mucho-, pero sí abrumadoramente rítmicos y sensoriales. La música juega también sus cartas en el tablero de la nostalgia e incluso hay una reedición del ya icónico monólogo ‘Elige la vida’ adaptada a las drogas del siglo XXI: redes sociales, apariencia, superficialidad, felicidad obligada.

Junto al director, el reparto se ha armado de valor para volver a esos personajes que ya no son suyos, sino que pertenecen a la cultura popular, y lo clavan. Incluso Robert Carlyle, un Franco prófugo que roza a ratos el villano arquetípico. Sobre todo Ewen Bremner, la versión adulta y dolorosamente humana de Spud.

Fuera exquisiteces y melomanías exageradas y disfruta T2 Trainspotting.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios