www.madridiario.es

Profesiones en extinción (III)

Ricardo trabaja en una maqueta delante de las fotrografías de las maquetas que ha construido.
Ampliar
Ricardo trabaja en una maqueta delante de las fotrografías de las maquetas que ha construido. (Foto: Kike Rincón)

La agónica desaparición de los maquetistas

miércoles 17 de febrero de 2016, 08:45h
Los maquetistas modelan impresionantes miniaturas que se convierten en la puerta que abre importantes proyectos urbanísticos. Pero la profesión está desapareciendo poco a poco provocando el cierre de talleres que en su día no daban abasto de los innumerables encargos que recibían. Nos hemos acercado hasta uno de ellos para conocer el estado de un oficio que lucha por sobrevivir en estos tiempos difíciles.

Alfredo tiene 58 años y lleva toda su vida trabajando como maquetista en Madrid. Tras pasar por varias empresas, se asentó hace años en Nivel Más Maquetas, una empresa ubicada en el barrio de Embajadores que en sus inicios contaba con catorce trabajadores y en la actualidad son tres. Sobreviven a duras penas luchando contra los estragos de una crisis que está haciendo desaparecer la profesión de una manera agónica y desesperada. "El mercado se ha ido abajo y estamos en crisis al menos desde 1998", asegura.

Alfredo nos enseña la maqueta en la que están trabajandoEn cada jornada a la que se enfrentan, rezan para recibir encargos que tardan en llegar. La desaparición cada vez más de los arquitectos, los cobros atrasados y la imposibilidad de las empresas de afrontar el pago de una maqueta son algunas de las causas que están provocando la casi desparición del oficio. "En el mercado de las maquetas influye que se ha dejado de construir y hay menos arquitectos", cuenta Alfredo, con tristeza.

La función de un maquetista no ha cambiado mucho en los últimos años aunque sí se ha visto modificada por los adelantos tecnológicos. "Antes era más artesanal, más manual", recuerda, "pero seguimos siendo una herramienta de venta". Su misión es construir modelos o maquetas que sirven a los diseñadores para hacerse una idea más concreta del resultado que tendrá su diseño y cómo quedará.

El maquetista trabaja basándose en dibujos de diseño, planos, fotografías y gráficos realizados por ordenador. "Se trabaja con pantógrafos. Diseñamos las piezas, rebajas, cortas y luego viene la fase de montaje, de repasado y pintura", detalla Alfredo. En su empresa, como en las pocas que sobreviven en la Comunidad de Madrid, "no llegará ni a cuatro o cinco", calcula, se utilizan varios materiales como madera, plástico, metal, yeso, papel o cartón. Con herramientas manuales y algunas máquinas se le va dando forma hasta llegar al paso final en la que se pintan a mano o con spray.

Maquetista trabajando en un encargoUna vez presentadas, se pueden retocar con ampliaciones o reducciones hasta que el producto final le encaja al cliente. Finalizar una maqueta puede llevar meses dependiendo del tamaño que tenga. Y el coste, otra consecuencia de la crisis que les ha obligado a reducir precios " al menos un 30 por ciento". Si antes valían 10.000 ahora 7.000" pone como ejemplo el maquetista profesional.

Las maquetas de el obelisco de Plaza Castilla, los túneles de la M-30, el hospital Rey Juan Carlos y el de Villalba, las nuevas pistas y terminales de Barajas y el Palacio de Deportes de Madrid son algunas de las maquetas que han pasado por la manos de Alfredo y sus compañeros. También han realizado trabajos que han traspasado nuestras fronteras como el proyecto urbanístico de Tianjin (China) y el anillo olímpico en Irak. "Fueron buenos tiempos", recuerda el maquetista. Ahora les toca enfrentarse a un panorama muy diferente que a veces resulta desolador para ellos. ¿Cómo sobrevivir en los tiempos actuales? Alfredo lo tiene claro: reinventándose con objetos institucionales y protitipos y mantenerse con pocas ganancias, "lo justo para ir viviendo mes a mes sin grandes lujos".

Es difícil adivinar el futuro más cercano del oficio, pero teniendo en cuenta su evolución, los maquetistas no lo tienen fácil. "Terminará desapareciendo", augura Alfredo. En esta profesión siempre han trabajado aprendices para conocer los entresijos del oficio pero ahora los jóvenes "no muestran mucho interés" por especializarse en esta labor. Ya no existe el relevo generacional. "Antes los hijos de maquetistas se dedicaban a ello, ahora no", añade.

Detalles del interior de una maquetaCon esta desazón, nos despedimos de Alfredo y su compañero, que con sumo cuidado, retoca las ventanas y las puertas de una maqueta que está a punto de ser finalizada para una promoción de viviendas. "Cada maqueta es un mundo. Cuando entregas una, se va un cachito de ti", explica con añoranza mientras desea que el boca a boca les traiga más clientes, en ocasiones de otros talleres, que por la crisis, ya han desaparecido del panorama laboral.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.