www.madridiario.es
Trabajadores de Clece y Talher participan en una recogida de residuos en el Caserío de Henares.
Ampliar
Trabajadores de Clece y Talher participan en una recogida de residuos en el Caserío de Henares. (Foto: Clece)

Trabajadores de Clece y Talher liberan al Caserío de Henares de 165 kilos de residuos

lunes 16 de diciembre de 2019, 12:31h

El compromiso de Talher (especializada en medio ambiente) y Clece, con el fomento del desarrollo sostenible, se ha materializado este fin de semana con una acción solidaria en el Parque Regional del Sureste. Un grupo de trabajadores de estas empresas de servicios, se ha desplazado junto a sus familias hasta el municipio madrileño de San Fernando de Henares para colaborar en una recogida de basura que ha cambiado la imagen de este entorno protegido.

Las actividades desarrolladas se enmarcan en el proyecto Libera, liderado por Ecoembes y SEO/Birdlife, que persigue liberar de basura los espacios naturales. A la iniciativa pueden vincularse empresas, colectivos o asociaciones que compartan las ganas de contribuir en la protección del planeta. Talher (empresa de Clece) se ha adherido este año "muy motivada por aportar su granito de arena".

En primer lugar, los participantes caminaron hacia una zona de repoblación donde recolectaron 114,5 kilos de protectores plásticos y mallas antihierbas colocadas para evitar que los animales accediesen a las especies plantadas. Estas no arraigaron en la tierra, por lo que ya no se precisaba que estos elementos permaneciesen en el campo. De esta forma, evitaron una futura contaminación del suelo.

En un paraje cercano, niños y mayores reunieron 51 kilos de toallitas acumuladas en un arroyo artificial creado como aliviadero de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Casaquemada. En días de lluvia abundante, el agua arrastró miles de unidades que quedaron enganchadas en la maleza y, a pesar de que se comercialicen como biodegradables, las toallitas tardan más de 600 años en realizar este proceso.

Los datos obtenidos en ambas prácticas se volcaron en E-Litter, una aplicación móvil de ciencia ciudadana que contabiliza y clasifica los residuos recogidos. A partir de esta información, se mejorará la gestión de los desechos.

De vuelta en el Centro de Educación Ambiental Caserío de Henares, punto de partida de las actividades, los niños disfrutaron en un taller de manualidades. Para elaborarlas, utilizaron materiales reciclados como palos de helados o pajitas y también recursos naturales como piñas. El objetivo, que los pequeños aprendiesen a dar una segunda vida a los objetos.

El punto final a esta acción lúdica y con trasfondo de concienciación lo puso un aperitivo ofrecido por Biomenú, el primer y único catering ecológico certificado en España. Así, se degustaron productos de proximidad, libres de pesticidas y aditivos. Una decisión en línea con la filosofía del propio Caserío, una finca con 196 hectáreas que gestiona Talher desde hace 22 años donde se impulsa la agricultura ecológica en huertos abiertos a la ciudadanía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios