www.madridiario.es
El pino Carrasco y el pino del Himalaya
Ampliar

El pino Carrasco y el pino del Himalaya

lunes 18 de enero de 2021, 12:29h

Pino Carrasco. Pinus halepensis. Familia Pinaceae.

El ejemplar del RJB tiene 34 m, un diámetro de 0,81 m y una edad aproximada entre 180 y 210 años. La altura de este árbol es poco habitual en su especie, lo que le confiere el distintivo para estar incorporado en el Catálogo de Árboles Singulares del RJB.

Conífera de hoja perenne de la familia de las pináceas. Puede alcanzar los 25 m de altura y su crecimiento es rápido. El tronco es macizo y tortuoso, de corteza gris ceniciento en los ejemplares jóvenes que se torna pardo-rojiza en su fase adulta, sobre todo en la base del tronco.

La corteza está formada por placas de formas rectangulares separadas por surcos profundos. Las ramas son delgadas y extendidas, las inferiores horizontales y las más próximas al tronco casi verticales. La copa es de forma cónica, en los individuos jóvenes, y redondeada o irregular en los ejemplares adultos. Las hojas se disponen en acículas largas agrupadas de dos en dos, muy flexibles y no punzantes y de color ligeramente verde claro amarillento. Las hojas tienen de 0,7 a 1 mm de anchura y de 6 a 13 cm de longitud y tienen forma acicular o de aguja.

Árbol monoico, presenta flores masculinas y femeninas en el mismo ejemplar. Las flores masculinas tienen forma de una piña de 10-12 mm de largo y son de color amarillo y las flores femeninas pequeñas y de color violáceo, son menos numerosas y resultan difíciles de observar porque se disponen en las ramas superiores del árbol. Florece en primavera y produce piñas abundantes, de 6 a 12 cm de tamaño y alrededor de 4 cm de ancho con un claro pedúnculo recurvado de 1-2 cm y con escamas con escudetos poco prominentes. Florecen en primavera y maduran al final del segundo año y suelen permanecer varias estaciones sobre el árbol después de dejar caer los piñones. Las semillas (piñones), son pequeños de 5 a 7 mm y con un ala tres o cuatro veces superior de tamaño, lo que facilita su dispersión.

En España es un árbol autóctono dominante en la cuenca mediterránea, cuyas formaciones caracterizan el paisaje de numerosas comarcas; distribuido por Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía Oriental, Baleares y Cuenca del Ebro. Muy resistente a la sequía, y apto para colonizar suelos áridos y degradados, es la tercera especie arbórea más abundante de la península ibérica. Es una especie colonizadora que a menudo se ha usado en repoblaciones. Los incendios favorecen su propagación: el fuego hace estallar las piñas y expande las semillas y las altas temperaturas que se alcanzan, favorecen la apertura de las piñas, es una especie pirófita. Forma masas boscosas con otras especies como encinas, enebros, sabinas, ciprés de Cartagena y otros pinos.

Su nombre específico procede de Alepo, ciudad del Norte de Siria, porque allí fue descrito por primera vez de forma detallada; en esa región abundan los Pinos carrascos.

En el antiguo Egipto se usaba la resina destilada de las semillas secas del pino de Alepo para momificar cadáveres. Los griegos empleaban la resina en la conservación del vino, al utilizarla en el sellado de los cuellos de los recipientes. Los romanos destilaron la resina para obtener “trementina” o aguarrás como disolvente, barniz, combustible o pegamento. También de esta destilación de leñas y residuos de los pinos obtenían uno de los productos de mayor uso en la antigüedad: la pez, brea o alquitrán vegetal, producto que se hizo indispensable para impermeabilizar objetos. Una de las aplicaciones más importante fue que se empleó para calafatear los barcos con el fin sellar las juntas de las maderas y protegerlas frente al agua y también para revestir vasijas, ánforas, pellejos y otros elementos.

La madera aunque no es de buena calidad fue muy empleada en la construcción naval (remos, bergas, mástiles) y en la construcción de edificios (traviesas, vigas, frontales) porque estas maderas se pueden curvar con facilidad. Además la madera se utilizó como combustible. Posteriormente se ha utilizado para la fabricación de cajas y traviesas de ferrocarril. Su corteza se ha empleado para curtidos de cueros por su riqueza en taninos.

Pino llorón del Himalaya. Pinus wallichiana. Familia Pinaceae.

El ejemplar del RJB se encuentra inclinado y sujeto por dos barras metálicas a una estructura de hormigón para su conservación, tiene 23,5 m, un diámetro de 0,46 m, un diámetro de copa de 8 m y una edad aproximada de 50 años; originario del Himalaya, su hábitat es típico de las grandes alturas, por encima de los 4500 m, y fue introducido en Europa en los años veinte del siglo XIX como árbol ornamental. Está incluido en el Catálogo de Árboles Singulares del RJB destacando por su edad y rareza en la Península y se encuentra en la terraza de los Cuadros, en la zona de las Gimnospermas.

Árbol de hoja perenne, con porte majestuoso, piramidal y corteza grisácea y lisa que se agrieta con los años. En la madurez las ramas bajas llegan al suelo. Se distingue de otras especies de coníferas por sus grandes hojas en forma de aguja agrupadas en grupos de 5; éstas son flexibles, péndulas y bastante largas de hasta 20 cm, de color verde azuladas; están muy apiñadas en los vértices de los ramillos, formando manojos colgantes.

Las flores masculinas se disponen formando espigas verdosas y las flores femeninas se agrupan en pequeñas piñas situadas en el ápice de las ramillas. Sus grandes piñas cilíndricas, con escamas coriáceas y colgantes de hasta 30 cm tardan dos años en madurar. La piña madura es resinosa y se presenta solitaria o en grupos. Las semillas son obovoides con un ala de 20-25 mm de largo. Un kilo de sus piñones puede contener alrededor de 20.000 semillas.

El nombre común (pino llorón) se debe a que en su hábitat natural las hojas condens la humedad del ambiente produciendo un goteo continuo dando la apariencia de lágrimas.

El nombre de la especie (Pinus wallichiana) es en honor a Nathaniel Wallich, cirujano y botánico danés (1786-1854) que fue director del Jardín Botánico Calcuta y realizó numerosos trabajos botánicos en Nepal, Birmania y Malasia.

El pino llorón en su zona de origen es una de las especies forestales más importantes para la economía local. Su madera es de buena calidad, dura y resistente y se utiliza en el sector de la construcción y en carpintería para la producción de cajas de té y otros utensilios. De sus raíces se extrae un aceite, utilizado en el continente asiático como repelente contra las plagas en los campos de arroz. Actualmente la especie está muy extendida en Europa con fines ornamentales y de paisaje en jardines y parques.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios