www.madridiario.es

Distrito Castellana Norte propone 'mudar' dos capillas para salvarlas de la ruina

Por Enrique Villalba
miércoles 22 de julio de 2015, 08:00h
El Plan urbanístico Distrito Castellana (DCN) Norte pretende recuperar de la ruina dos ermitas históricas del pueblo de Fuencarral trasladándolas de lugar y reconstruyéndolas para evitar que sean víctimas de la ruina o la piqueta.
Ermita de San Roque.
Ampliar
Ermita de San Roque. (Foto: Distrito Castellana Norte)
Según informó la entidad a Madridiario, el Plan Parcial de DCN propone, a petición de la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura, trasladar y reconstruir ambos inmuebles, propiedad del Arzobispado de Madrid y catalogados con un nivel 2 de protección, grado estructural según el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. El proyecto de traslado, piedra a piedra, cuenta con el dictamen favorable de las comisiones de patrimonio regional, en las que se ha presentado un exhaustivo estudio histórico, artístico y patrimonial, así como análisis arquitectónicos, fotogramétricos y topográficos sobre el grado de conservación de los edificios. Toda esta documentación está incluida en el Estudio Ambiental Estratégico del Proyecto. En 2002, el proyecto de la antigua 'Operación Chamartín' también planteó su traslado, aunque el tratamiento planteaba la descatalogación de ambos edificios para poder acometer dicha mudanza con garantías.

Si el proyecto sale finalmente adelante, la ermita de Nuestra Señora de Lourdes será trasladada desde la calle de Lourdes, junto a Nuestra Señora de Valverde, a una parcela dotacional privada cerca de la playa de vías, junto a la calle de Antonio de Cabezón, integrada en una futurible zona verde. Por su parte, está previsto trasladar la ermita de San Roque a la manzana encuadrada por las calles de Manuel Villarta, Islas Palaos, Isla de Sálvora y Nuestra Señora de Valverde, en pleno casco histórico.

La ermita de Nuestra Señora de Lourdes fue construida en la última década del siglo XIX en honor a San Sebastián, aunque pronto se renombró en honor a su patrona actual. Se trataba de un edificio de ladrillo con una cúpula metálica (ya desaparecida), un arco de medio punto rematado en su parte alta con rejas y cristales, y un campanario. Por su parte, la ermita de San Roque fue construida en el siglo XVI. Con paredes de ladrillo encaladas y soportes de ganito, conserva artesonados decorados. Cuenta en el altar con una imagen de San Roque, un pequeño icono sin nombre y las figuras de San Joaquín y Santa Ana. Cada año, el 16 de agosto, se celebra la fiesta del patrón del barrio con una romería hasta el templo. La hornacina de San Roque se adorna con exvotos que recuerdan milagros a favor de los vecinos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios