www.madridiario.es
Esperanza Aguirre (archivo).
Esperanza Aguirre (archivo).

Aguirre dejó la Comunidad porque "hay que saber retirarse a tiempo"

lunes 11 de mayo de 2015, 12:09h
La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía de la capital, Esperanza Aguirre, ha asegurado este lunes que dejó la Presidencia regional en septiembre de 2012 porque "hay que saber retirarse a tiempo" y "no esperar a que te retiren los electores o los órganos de tu partido".

Aguirre ha añadido a esa razón otra personal, dada la enfermedad grave que sufrió. Cuando se fue lo hizo en un momento en el que "no hacía daño a los electores porque los compromisos electorales estaban cumplidos o encarrilados", ha considerado. En su opinión, tampoco perjudicaba al partido, que tenía "más poder que nunca", tanto en la institución regional como en los ayuntamientos. "Era el momento ideal de dar un paso atrás y abandonar la primera fila política", ha ahondado.

Eso le ha llevado a defender que la política "no puede ser una profesión" sino una época en la vida en la que se dedica al servicio de los ciudadanos. "No soy una profesional de la política", ha señalado. A eso ha sumado que fue un "privilegio poder elegir libremente el momento de retirarse" y no tener que "esperar a que te retiren los electores o los órganos de tu partido".

En cuanto a la presidencia del Partido Popular de Madrid, Aguirre ha recordado que a ella nunca le han gustado las bicefalias pero que cuando dio el paso atrás en la presidencia regional había sido elegida por abrumadora mayoría, "casi a la búlgara", en el Congreso regional sólo tres meses antes, motivo por el que no dejó la presidencia del partido. Se postuló a la Alcaldía en las navidades de 2014, cuando hasta tres encuestas daban a Podemos como primera fuerza política. "Comprendí que las circunstancias positivas que me llevaron a dar el paso atrás habían cambiado radicalmente", ha señalado. Lo que trató es de "plantar cara a la ola de populismo liberticida", ha explicado.

Si es alcaldesa el 24 de mayo dejará la presidencia del partido. Lo que ha aclarado es que en ningún momento aceptaría dejar el partido en manos de una gestora, sino que entregaría el bastón de mando en un congreso en el que los militante elijan. "No me aferro al cargo", ha apostillado. "Dije que de ninguna manera lo dejaría en manos de una gestora porque eso sería como decir que algo se ha hecho mal", ha remarcado, tras insistir en que si es alcaldesa no se presentará a ese congreso. En cuanto a si aspiraría en algún momento a la Presidencia, Aguirre ha contestado que "no es probable" aunque "no hay nada imposible". "Lo que me tienta es ser alcaldesa, en este momento no tengo otra cosa en la mente", ha remachado.

"Ella sabrá lo que hizo"

También ha comentado este lunes que la regidora madrileña, Ana Botella, "sabrá lo que hizo" cuando telefoneó al presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, para que ascendiera en la lista regional a uno de sus hombres de confianza, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito. Todo ello después de que Botella afirmara este fin de semana en una entrevista en 'El País' que no le gusta las posiciones tan bajas que en las listas ocupan sus personas de confianza. "Ana Botella me pidió que llevara en la lista a Concepción Dancausa, Enrique Núñez y Diego Sanjuanbenito. A los tres les llevé".

En cuanto a Sanjuanbenito, Aguirre ha declarado que a Botella no le pareció "suficiente" el número que ocupaba y que "llamó al presidente del partido para ascenderle", lo que supuso el descenso de "un presidente de distrito", Tomás Serrano.

Aseguró que no habla "en politiqués" -o "'bullshit' como dicen los anglosajones o 'langue de bois' los franceses- sino en un castellano "muy claro" y siempre de frente", con lo que supera "con bastante buena nota la prueba del algodón de las hemerotecas". Insistió en que en 32 años de vida política siempre ha "dado la cara" y nunca ha rehuido los debates con sus adversarios, "incluso con los compañeros de partido". Llegó al Ayuntamiento de Madrid bajo el paraguas del liberalismo, primero como Unión Liberal y después como Partido Liberal. Ella, que fue la encargada de redactar la ponencia ideológica del partido hace más de tres décadas, ahora la relee y está "totalmente de acuerdo" con lo escrito. "No he cambiado de chaqueta. Llegué a la política liberal y sigo liberal", ha apostillado.

Sus adversarios han intentado encontrar en las hemerotecas una contradicción entre las palabras y sus actos pero no lo han encontrado, ni tampoco "la menor palabra de complacencia a la extrema derecha". Lo máximo es que le han colocado la etiqueta de "neoliberal", "un neologismo que inventaron los restos del naufragio comunista cuando las políticas liberales de Ronald Reagan y Margaret Thatcher demostraron su superioridad sobre las marxistas". "Sigo liberal sin complejos ni prefijos insultantes", ha lanzado. "La política es hablar desde la convicción, decir las cosas claras y ser consecuente. Y que te siga el que quiera. El político que quiere caer bien a todo el mundo es un mentiroso o un demagogo", algo que ella, ha dicho, no es.

Por otro lado, Aguirre se ha declarado admirado de Winston Churchill, Margaret Thatcher, David Cameron y Boris Johnson. Del alcalde de Londres ha destacado que es un "intelectual de primerísima, con una personalidad extraordinaria, impulsiva, descarada y muy divertido". También ha confesado que le gustaría que le pasara igual que a Cameron con las encuestas y ganar por mayoría absoluta.

"Aznar todavía me intimida"

Preguntada sobre si ella, como los políticos británicos, también dimitiría de perder, la presidenta del PP madrileño ha contestado que lo que hacen en el Reino Unido le "parece bien" aunque estar en la oposición "no es un desdoro, es donde te han colocado los ciudadanos". Allí estuve en el Ayuntamiento durante seis años. En este punto, la candidata ha apostillado que siempre ha estado en contra de que el partido esté en el Partido Popular Europeo y sí a unirse con los conservadores británicos, con los que confiesa sentirse "más próxima".

Por otra parte, ha confesado que todavía le "intimida" el presidente de honor de su partido, José María Aznar, mientras que del presidente de la formación y del Gobierno, Mariano Rajoy, ha destacado que es "encantador y fácil" de tratar y ha añadido que tiene "buena relación en lo personal". "Tengo una buena relación con él en lo personal", ha aseverado este lunes en un desayuno informativo organizado por Efe Fórum días antes de que comparta actos y mítines con ambos dirigentes. Aguirre ha añadido que en lo político "admira" a los dos pero se siente "más cerca de Aznar".

Preguntada por Alberto Ruiz-Gallardón, la candidata le ha definido como "la persona más elocuente" que ha conocido en su vida. "Es amigo mío, otra cosa son las discrepancias políticas, que tengo muchas", ha reseñado. En cuanto a Rodrigo Rato, ha contestado que eran "miembros del mismo Gobierno". Siente por lo sucedido "una tristeza infinita" y está "abochornada". Sobre la socialista Susana Díaz, en el día de Santa Susana, le ha deseado "lo mejor en el embarazo, en el real". Preguntada sobre si ella convocaría elecciones si estuviera en los zapatos de la socialista, Aguirre ha contestado que en unas "circunstancias en las que podría haber gobernado con personas que no iban en las listas", en referencia al 'Tamayazo", o convocar elecciones, se decidió por los segundo.

Y ha concluido opinando este lunes que si la número uno de la lista de Ahora Madrid al Ayuntamiento, Manuela Carmena, "estuviera en Inglaterra no sería candidata" por el asunto de su marido. Ha declarado que tiene "el máximo respeto" hacia la jueza, Carmena es "una señora muy seria" y si no puede aclarar la contratación protagonizada por su marido cree "que lo dejará".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios