www.madridiario.es

La LOMCE amenaza la política de ahorro en libros de texto

miércoles 03 de septiembre de 2014, 07:18h
Pese a la resistencia de muchos sectores educativos, la Ley de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) implica nuevos libros de texto. En los centros públicos se está apostando por crear materiales que complementen los manuales de otros años, mientras que en los centros privados y concertados habrá más cambios.
  • Libro de texto adaptado a la LOMCE

    Libro de texto adaptado a la LOMCE
    Kike Rincón

  • Libros de texto de la LOMCE

    Libros de texto de la LOMCE
    Kike Rincón

Este curso comienza la LOMCE en 1º, 3,º y 5º de Primaria, con el consiguiente cambio de currículum. Principalmente, hay variaciones en el orden de algunos contenidos a lo largo de los cursos y una ampliación de los mismos en Lengua, Matemáticas y Ciencias Sociales y de la Naturaleza, pero también cambios en los estándares educativos y criterios de evaluación. Con estas modificaciones, está justificado el cambio de libros de texto, como ha sucedido con otras reformas educativas, y las editoriales han elaborado libros nuevos para "adaptarse al currículum", según un portavoz de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele). Sin embargo, la situación económica está obligando a sacar el máximo provecho a los libros de cursos pasados y serán muchos los centros que los mantengan. En los últimos tres años, las ventas de libros de texto se han reducido en 200 millones de euros.

Aún quedan centros públicos que están decidiendo qué libros de texto usar. La propia Comunidad de Madrid aconsejó mantener los actuales, con excepción de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, que hasta este año eran una única asignatura, Conocimiento del Medio. Aun así, ha respetado la libertad que la ley otorga a los centros en este sentido y podrán completar los libros del año pasado con contenidos propios si lo desean. Todavía no hay datos de cuántos centros cambiarán el material escolar este año, pero según CCOO la tendencia es a mantenerlos. Es el caso del colegio público Asturias. Su directora, Mercedes Arroyo, explica que el claustro decidió no hacer cambios en la relación de manuales, que se complementarán con "material del centro". "El libro de texto es un recurso más", argumenta.

Frente a la idea de que en muchos colegios se reutilizarán los libros, Anele afirma que, según sus previsiones basadas en contactos comerciales, se espera que "una mayoría de centros públicos" cambie el listado de libros de texto. También Juan Antonio del Valle, responsable de la Librería Multicolor, uno de los principales puntos de venta de libros de texto al margen de las grandes superficies comerciales, calcula de que habrá novedades en un 60 por ciento de los centros públicos.

Los centros privados son más proclives a cambiar los materiales, aunque, ante el gasto que supone su matrícula para las familias, también en ocasiones buscan el ahorro en material. "En su mayoría los cambiarán", asegura el responsable de la Librería Multicolor. El Colegio Montfort, por ejemplo, ha introducido nuevos manuales en los cursos afectados por la LOMCE, pero aun así tendrá que completar con materiales propios. "No todas las editoriales tienen buen material bilingüe de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, así que vamos a tener que completar con otros recursos", apunta su director, Juan Martorell.

En un punto intermedio se encuentran los centros concertados. Emilio Díaz, portavoz de la principal patronal, Escuelas Católicas, explica que cada centro ha tomado su propia decisión, pero en general se han cambiado los libros "lo menos posible". Esa intención ha chocado principalmente con los libros de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.

En esta vuelta a las dos asignaturas de ciencias, desterradas en la década de los noventa por Conocimiento del Medio, las modificaciones en los contenidos han sido muy importantes. "No se parece en nada", asegura Antonio del Valle, de Multicolor. Pablo Martín, responsable de Nuevas Tecnologías en el Eurocolegio Casvi de Villaviciosa de Odón, indica que en su centro, donde por la introducción de iPads en 5 y 6 º Primaria elaboran sus propios libros digitales, han tenido que revisarlos de cara a este curso, especialmente los de ciencias. "El nuevo currículum es mucho más exigente en ciencias", confirma.

Alternativas a la compra

Así, habrá cambios en los libros o los profesores tendrán que trabajar más para adaptar los materiales. El experto librero de Multicolor critica que también los niños lo tendrán más difícil si se mantienen los libros antiguos, aunque desde otros sectores se ve como una oportunidad para empezar a trabajar sin libros y desarrollar contenidos de un modo diferente tanto por parte del profesorado como del alumnado. Los libros que se verán en muchas clases este año pueden llevar hasta seis y ocho años sin cambiar. Los centros tienen que mantener su selección al menos durante cuatro años, a lo que se ha sumado que se estaba a la espera de la reforma educativa, así como la irrupción de la crisis económica. Anele, por su parte, insiste en que con las reformas educativas es difícil sortear el cambio de títulos.

Cada vez más familias buscan alternativas para que los libros de texto no supongan otro gasto para sus ajustadas economías y hay numerosas iniciativas para caminar hacia la gratuidad del material escolar, como la que se aprobó recientemente por el Consejo Escolar del Estado. El debate se abrió cuando el Gobierno central retiró sus ayudas, así como las comunidades autónomas. En Madrid, se retiró el cheque libro, que llegaba a 390.000 familias con ayudas en torno a los 100 euros. Ahora la Consejería de Educación ha creado bancos de libros en los centros públicos, destinados a las familias más necesitadas. Este modelo es apoyado también por sindicatos y padres, pero se pide que sea universal. Según la secretaria general de la Federación de Educación de CCOO, Isabel Galvín, Madrid tiene capacidad para garantizar la gratuidad de libros de texto para todos los alumnos ahora que está anunciando que hay recuperación económica. También se han creado numerosas redes de préstamos en municipios, asociaciones de vecinos o diferentes colectivos; y está al alza la compraventa de libros de segunda mano, como la que ya ha empezado en la calle Libreros.

Así, este año convivirán en las aulas madrileñas nuevos manuales adaptados a la reforma educativa del ministro José Ignacio Wert, con libros de la LOGSE y materiales elaborados por profesores. La LOMCE marca este cambio, sobre el que todavía pesa la incertidumbre de si será duradero, ante el anuncio de varios partidos de la oposición de derogarla en caso de darse un cambio de Gobierno en las elecciones generales del próximo curso político.

Más información:

El préstamo de libros de la Comunidad llegará a 250.000 alumnos

El próximo año cambiarán los libros de Ciencias Sociales y Naturales en Primaria

La LOMCE arranca en Madrid: más lengua, matemáticas e historia patriótica en Primaria

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios