www.madridiario.es
Volar por todo lo alto

Volar por todo lo alto

Por Enrique Villalba
martes 05 de junio de 2012, 00:00h
El aeropuerto de Barajas posee una sala premium en la Terminal 4 que garantiza a sus clientes acceso preferente a los aviones y numerosos servicios exclusivos en tierra.
Es una de las pocas salas premium que existen en Europa. Comenzó su andadura en septiembre de 2010 en la T-4 y desde entonces realiza alrededor de 200 servicios al año y subiendo. "Funciona mucho el boca a boca entre nuestros clientes, sus representantes y las agencias de viaje para VIP. Es un servicio que garantiza la exclusividad y ahorra más de la mitad del tiempo y la burocracia a los que lo contratan", concreta Ángela Ruiz, responsable de este establecimiento. La empresa que desarrolla el servicio es Gestió i Serveis Trade Center, que ya gestiona las salas VIP de Aena en el aeropuerto de Barcelona.

Los cinco trabajadores de la sala premium tienen varios cometidos, que aglutinan en uno solo: el 'VIP Fast-Pass'. Reciben a los clientes que llegan a la salida del avión, en el mismo finger. Recogen sus equipajes y los conducen a una sala especial y privada para control de pasaportes, donde les atienden en exclusiva las fuerzas de seguridad. Desde este punto, tienen acceso directo a sus vehículos privados en un aparcamiento en zona restringida y lejos de miradas indiscretas. En el caso de que estos no hayan llegado, son transportados a un lounge con sala de descanso, espacio de reuniones, internet, cafetería y duchas. "Conseguimos lo que sea: compra de entradas tours, regalos, 'transfers'. Y mientras, les evitamos cualquier burocracia porque lidiamos con las problemáticas propias del aeropuerto", añade Ruiz.

En el caso de una salida, el sistema funciona de una manera similar: el cliente descansa en la intimidad y el operario gestiona su facturación y sus billetes directamente con la compañía, y le acompaña por la zona de seguridad hasta el avión, al que entra en último lugar en la zona 'business'. Los precios oscilan en función de la terminal de la que salga el avión del cliente. La tarifa básica para una persona asciende a 235 euros, aunque desciende el precio a medida que el grupo se incrementa.

La sala está pensada para viajeros que quieren un servicio exclusivo pero que no quieren sufrir la creciente masificación que supone contratar el servicio de una sala VIP normal. A nivel de prestaciones, el servicio estaría solo por debajo de la sala de autoridades. La responsable concluye: "El perfil habitual de nuestros clientes pasa por celebrities de alcance internacional que desean anonimato y tranquilidad en sus vuelos, altos ejecutivos que quieren ahorrar tiempo en sus tránsitos de aeropuerto, personal de embajada sin orden ministerial y aviones privados que aterrizan en la T-4".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios