www.madridiario.es
Actos del 2 de Mayo de 2012.
Actos del 2 de Mayo de 2012.

Un 2 de Mayo de recortes y desencuentros

miércoles 02 de mayo de 2012, 00:00h
Aunque la lluvia la respetó, la Fiesta de la Comunidad de Madrid estuvo este año empañada por la crisis, los recortes y los desencuentros institucionales, en especial el protagonizado por la presidenta y los sindicatos UGT y CCOO.
Amaneció el 2 de Mayo y el cielo presagiaba tormenta. Sin embargo, en lo que a los actos institucionales se refiere, la lluvia que no ha cesado en todo el puende decidió respetar el Día de la Comunidad de Madrid, quizá para no aguar aún más la fiesta de los madrileños, empapados desde hacía semanas de crisis, de recortes y de broncas políticas.

Con todo, la calma chicha se rompió desde primera hora de la mañana con un jarro de agua fría sindical. Los representantes de los dos sindicatos mayoritarios, Javier López (CCOO) y José Ricardo Martínez (UGT) enviaron una carta a la presidenta para comunicarle los motivos de su ausencia en el Día de la Comunidad de Madrid: las declaraciones que vertió este fin de semana en el Congreso del PP, en las que aludía a la "desvergüenza" de los sindicatos y les acusaba de "generar desconfianza" a base de "algaradas callejeras". Sin embargo, la presidenta quitó hierro a estas protestas ("Hoy no estoy para leer cartas", aseguró) y añadió que estas organizaciones están, a su juicio, anticuadas. "Caerán como cayó el Muro de Berlín", remachó.

Esperanza Aguirre y José Ignacio Echeverría, en el 2 de MayoCon este chaparrón político daba comienzo la batería de celebraciones con las que la Comunidad conmemoraba el Dos de Mayo. Una fiesta que comenzó a primera hora de la mañana con la tradicional ofrenda floral a los 43 héroes que dieron su vida "por España" el 2 de Mayo de 1808, en el cementerio de la Florida. Hasta allí se desplazó la presidenta flanqueada por su vicepresidente, Ignacio González; la consejera de Presidencia, Regina Plañiol; los responsables de Economía y Transportes, Percival Manglano y Pablo Cavero; el portavoz del PP en la Asamblea, Íñigo Henríquez de Luna; el del PSOE, Tomás Gómez; el de UPyD, Luis de Velasco, y el presidente del Parlamento regional, José Ignacio Echeverría. La segunda gran ausencia del día, esta vez sin carta de por medio, la protagonizaba el grupo parlamentario de Izquierda Unida, que no envió a ningún representante.

Aguirre en la entrega de medallas del 2 de MayoDespués, ya en la sede de la Real Casa de Correos, la presidenta entregó las condecoraciones que anualmente concede el Gobierno regional a las personas e instituciones más relevantes de la sociedad madrileña. Este año, las Medallas de Oro han recaído en el cantante Julio Iglesias ?que la recogerá en otro acto, más adelante, por encontrarse de gira por Latinoamérica? y la organización religiosa Cáritas por su labor con los más desfavorecidos. Manuel Fraga, la exdelegada del Gobierno en Madrid Soledad Mestre ?ambos a título póstumo?, el exalcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano, la exdiputada de la Asamblea Inés Sabanés y los actores Tony Leblanc y Santiago Segura fueron otros de los galardonados.

Parada militar en la Puerta del Sol en el 2 de MayoTras la ceremonia, Aguirre y el resto de las principales autoridades madrileñas salieron a la Puerta del Sol para asistir a la parada militar que cada año se celebra en esta festividad. Después, ya a cubierto, la presidenta ofreció una recepción a las principales personalidades de la sociedad y la cultura madrileña. A estos últimos actos sí acudió el líder regional de IU, Gregorio Gordo, además de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; y el presidente de Bankia, Rodrigo Rato, entre otras personalidades. La cita estuvo aderezada con un cóctel sobrio, en la misma línea de austeridad a la que, este miércoles también, no cesó de aludir en sucesivas declaraciones.

Esperanza Aguirre, rodeada de periodistas en el 2 de MayoY es que este 2 de Mayo era una ocasión tan buena como otra cualquiera para lanzar recetas contra la crisis. Aguirre pidió a los sindicatos que no proyecten una "imagen de desorden y algarada callejera"; al Gobierno, representado en solitario por un adusto Alberto Ruiz-Gallardón, que continúe con las reformas; y a los madrileños, más trabajo, más lucha y más confianza, según el ejemplo que, a su juicio, proyectan los galardonados de este miércoles. Aprovechó también para advertir que había encontrado "unas partidas maravillosas" para seguir recortando y cumplir con el compromiso del déficit del 1,5%.

Mientras tanto, y de nuevo bajo el inestable cielo madrileño, el líder del PSM, Tomás Gómez, abandonaba la Real Casa de Correos para sumarse a los actos del Día de la Rosa en la plaza del Dos de Mayo. Allí abogó por la libertad y por "otro modelo" distinto al que están poniendo en práctica los 'populares' para salir de la crisis. A partir de ahí, la tormenta política amainó y la paellada popular que siguió a sus palabras fue bendecida con los primeros minutos de sol tibio en varios días, el mismo sol que acompañó a los asistentes de la recepción de la presidenta de vuelta a sus quehaceres.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios