www.madridiario.es

María Teresa Fernández Talaya, doctora en Historia del Arte

'La Moncloa se transformó en palacio tras la Guerra Civil'

"La Moncloa se transformó en palacio tras la Guerra Civil"

viernes 18 de marzo de 2011, 00:00h
María Teresa Fernández Talaya (Vilagarcía de Arousa, 1950) es doctora en Historia del Arte y secretaria general del Instituto de Estudios Madrileños. Desveló a Madridiario algunos de los secretos de su nuevo libro 'Madrid. La Moncloa', un relato en imágenes sobre la evolución artística y social de la actual sede de la Presidencia del Gobierno. Ver algunas de las fotografías que aparecen en el libro.
Tiene una relación estrecha con la Moncloa.
Mi tesis doctoral estuvo dedicada al Real Sitio de la Florida y la Moncloa. No la había leído cuando la Presidencia del Gobierno invitó a varios profesores a presentar proyectos para un libro institucional sobre esos temas. No estaba invitada a participar pero varios profesores que conocían mi trabajo, me recomendaron. Yo entonces trabajaba en el Archivo del Palacio Real y sabía que nadie había tocado nunca la documentación sobre estos espacios de la ciudad. Tenía mucha información procedente de España, Italia y Portugal, y conseguí el proyecto. Pusieron a mi disposición muchísimos recursos para investigar y viajar.

El trabajo debió ser ingente.
Me llevó 7 años. Tardé 5 en encontrar el testamento del arquitecto de San Antonio de la Florida entre legajos de escribanos, sin que haya un inventario. También encontré la imagen original de San Antonio de la Florida del siglo XVII, que estaba en la iglesia de San Marcos.

María Teresa Fernández Talaya con su libro¿Qué le inspiró a hacer este libro?
Cuando escribí el libro de la tesis, resumí diez tomos en 400 páginas. Siempre queda mucha información colgando. La editorial Amberley me había encargado un libro sobre el Real sitio de la Florida y la Moncloa. Como había mucha documentación para escribir un solo libro, se pensó en escribir dos: uno sobre la Florida y otro sobre la Moncloa. En este libro, muchas de las fotos son conocidas. Principalmente, las reflejadas en el libro 'El Palacete de la Moncloa', de Ezquerra del Bayo, que mostró cómo era el sitio antes de ser destruido en la Guerra Civil pero después de ser remodelado por la Sociedad de Amigos del Arte cuando lo tomaron como sede. Otras imágenes, anteriores a esta reforma, son inéditas. Fueron realizadas por Kaulak y permiten conocer el cambio de fisonomía del palacete. No obstante, sigo encontrando nuevas imágenes y descubriendo otros detalles de la evolución del inmueble.

María Teresa Fernández TalayaTuvo problemas con Presidencia por su tesis.
Presenté un proyecto para hacer un facsímil del libro de Ezquerra del Bayo. Pensaba que se hiciera un libro del trabajo de Ezquerra y un estudio. No estoy molesta porque lo hiciese otra persona, sino porque el trabajo me cita constantemente. Hasta 13 referencias en una misma página. La información es pública pero el trabajo es poco científico y poco honesto, porque ha cogido el trabajo de otro investigador vivo y comete errores en su relato. Además, yo entregué a Presidencia mi texto con las fotos en altísima resolución destinadas a un libro institucional que se regaló en los seis meses de la presidencia española de la Unión Europea. Las fotos y los planos que yo encontré tras tanto trabajo en distintos archivos de varios países, se expusieron luego en este proyecto en formato minúsculo, sin calidad y sin citar mis hallazgos. Sólo se salvan los comentarios sobre la Ciudad Universitaria, que sí son fruto de investigaciones del autor. En resumen: investigación cero y la Presidencia del Gobierno va y lo cuelga.

El palacio ha experimentado varias remodelaciones.
Yo lo diferencio en palacete y palacio. El palacete es un edificio del siglo XVII. La duquesa de Alba, José I y Fernando VII recuperaron el inmueble trayendo decoradores y artistas franceses. La transformación interior tiene un preciosismo impresionante. La Sociedad de Amigos del Arte se hizo con el edificio e incorporó y cambió numerosos elementos decorativos. Fue utilizado como espacio de exposiciones.

María Teresa Fernández Talaya, con su libroLa Guerra Civil significó un antes y un después.
La documentación de la guerra me permitió conocer espacios y volúmenes del palacete que, de otra manera, no podría haber descubierto. Salieron a la luz tras los bombardeos. Los planos destacan cómo el palacio quedó en zona nacional. Tras el conflicto, se transformó en palacio para acoger a personalidades extranjeras. Tenía la misma función que hoy tiene el palacio de El Pardo. El arquitecto Diego Méndez, muy maltratado por la historia al ser el encargado de diseñar algunas de las grandes obras del Franquismo, dirigió las obras. Duraron de 1949 a 1953. Cambiaron la planta para que se asemejase a la Casa del Labrador de Aranjuez. Con cierta mala idea, he puesto una foto en el libro en que se muestra una farola con una base en que rezan los datos de la remodelación. No sé si aplicarán allí la Ley de Memoria Histórica pero no daña a nadie. En la visita de Richard Nixon se construyó el salón de columnas para ampliar la capacidad del palacio por los extensos séquitos de los mandatarios y para realizar recepciones.

Hace especial hincapié en los jardines del palacio.
Son bellísimos. Estoy preparando un libro sobre las modificaciones que cada presidente del Gobierno hizo en La Moncloa. Ana Botella me dijo que los jardines la cautivaron porque son muy bonitos y de un diseño paisajista muy interesante. Esa disposición se la debemos a Winthuysen, que transformó un espacio perdido en un jardin monumental, basándose en planos y pinturas antiguas que fue encontrando.

María Teresa Fernández TalayaAl llegar la democracia se ordenó su remodelación.
Felipe González ordenó la remodelación de la Moncloa y construyó nuevos edificios. En época de Aznar, la piscina, construida sobre un antiguo estanque, perdía agua. Gracias a las antiguas investigaciones, se pudo constatar que, ya en tiempos de Sachetti, el estanque tenía el mismo problema cuando había lluvias torrenciales. Perdía agua porque bajo el mismo estaban canalizados varios arroyuelos que se llenaban de lodo, maleza y piedras y, al taponarse, el agua rompía el muro de la piscina.

Parte del palacio se cedió a los madrileños.
La Moncloa llegaba desde el paseo de Moret hasta El Pardo. El rey cedió primero unos terrenos para la escuela de Agricultura. Después, decidió entregar parte de los terrenos para construir la Ciudad Universitaria. Incluyo en el libro los lamentos de Azaña por la decisión. Pone de relieve el importantísimo parque que perdimos los madrileños. Pasados unos años, admite que las nuevas instalaciones han quedado estupendas. Ahora se suceden las propuestas electorales para recuperar este tipo de parques. El Instituto de Estudios Madrileños va a aprovechar que este es el año internacional de los bosques para estudiar todos los bosques de la Comunidad de Madrid: la Herrería del Escorial, la Real Junta de Obras y Bosques, la Casa de Campo, Aranjuez, El Pardo y el Hayedo de Montejo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.