www.madridiario.es
El edificio se construyó en 2010 y ninguna de las viviendas se vendió debido a la crisis económica.
Ampliar
El edificio se construyó en 2010 y ninguna de las viviendas se vendió debido a la crisis económica. (Foto: Pablo Andrés Kloppe)

Un grupo de okupas hace la vida imposible a los vecinos de Collado Villalba

domingo 23 de febrero de 2020, 09:00h

Ruido hasta altas horas de la madrugada, suciedad, acumulación de basura, insultos y hasta disparos son algunos de los problemas con los que tienen que convivir los vecinos de la calle Trinidad de Collado Villalba. Desde hace cuatro años, un edificio que estaba en construcción fue okupado, lo que interrumpió la tranquilidad y la rutina de los residentes. La Policía y el Ayuntamiento parecen no dar ninguna solución, y vivir en esas condiciones se está convirtiendo en una agonía para el vecindario.

Todo comenzó en 2010 cuando, con motivo de la crisis, la constructora se fue a la quiebra al no lograr vender ninguna de las viviendas del edificio que estaba levantando. Tiempo después el bloque fue ocupado de manera ilegal por diferentes grupos: en su interior han vivido bandas latinas, se ha utilizado para la plantación de marihuana y ha sido sede de peleas y fiestas diarias, incidentes que han ido perturbando la convivencia vecinal en mayor o menor medida. Hasta ahora los vecinos de la zona soportaban como podían todas estas molestias, pero los actuales okupas del espacio han convertido la situación en insostenible.

El problema principal de los actuales inquilinos son los generadores que utilizan para conseguir electricidad y que tienen instalados en los patios exteriores. Los aparatos provocan la vibración de las paredes de los vecinos, además de emitir un molesto ruido que tienen que soportar hasta altas horas de la madrugada. Esto hace que no pueden tener las ventanas abiertas, lo cual es un gran incoveniente, sobre todo en verano. Por si fuera poco, los grupos electrógenos generan emisiones de monóxido de carbono.

La vivienda okupada conecta por el patio con los bloques de los afectados, que llegan a ser hasta 50 entre los tres edificios colindantes y las viviendas más pequeñas que están alrededor. La situación ha llegado hasta tal extremo que incluso algunos de ellos reciben tratamiento psicológico.

No han sido pocas las ocasiones en las que los afectados han tratado de mediar con los okupas, todas ellas fallidas. Como respuesta, los vecinos que intentaban llegar a un acuerdo no solo han recibido insultos, sino también en alguna ocasión disparos de perdigones con una escopeta, un ataque en el que uno de los gatos de los denunciantes perdió un ojo. En otra ocasión los disparos se dirigieron a las farolas de la zona, lo que obligó a cambiar el alumbrado afectado.

En una ocasión dispararon perdigones con una escopeta, provocando que un gato perdiera un ojo

Las personas que habitan en los bloques cercanos muestran su rechazo a seguir viviendo en esas condiciones. Pablo Andrés Kappla, vicepresidente de la Comunidad de Propietarios, apunta que sobre todo les afecta al descanso. "La gente que está okupando el edificio se va a dormir a las tres o cuatro de la madrugada, por lo que están hasta esas horas con el ruido de los generadores. Se nos hace muy complicado dormir, ya que nosotros nos levantamos a las seis de la mañana".

"Se han interpuesto más de tres denuncias en el juzgado e incontables escritos presentados en el Ayuntamiento, de los cuales no hemos recibido una mísera respuesta", expone Kloppe.

Desde el Ayuntamiento, Inés Berrio, concejala de Seguridad, explica que el edificio es propiedad del banco La Sareb, la entidad pública creada en 2012 para comprar a los bancos sus activos con problemas ligados al sector inmobiliario y que ya denunció la okupación en el juzgado en 2018.

Según Berrio, hasta que no haya una resolución judicial sobre este asunto el Consistorio no puede actuar, pero asegura que están "a disposición total de los vecinos, a los que recomendamos que sigan avisando a la Policía Nacional y a la Guardia Civil cuando lo consideren". Añade además su compromiso a que esta situación se solucione y expone su voluntar de insistir en el juzgado para que el trámite transcurra lo más rápido posible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios