www.madridiario.es
Los vecinos de Carabanchel en la 15ª Arbolada en el Parque Manolito Gafotas.
Ampliar
Los vecinos de Carabanchel en la 15ª Arbolada en el Parque Manolito Gafotas. (Foto: Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto)

Manolito Gafotas, un parque fruto de la pelea vecinal

domingo 18 de febrero de 2018, 09:40h
Los integrantes de la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto llevan 16 años peleando por que uno de sus parques deje de ser un descampado y se convierta en una zona verde que los residentes puedan disfrutar. A través de ‘arboladas’, están convirtiendo el antiguo Parque Lineal del PAU de Carabanchel en el parque que ellos quieren y que bautizaron en 2006 como el Parque Manolito Gafotas.

Al buscar el nombre del Parque Manolito Gafotas en Google, las reseñas que aparecen no invitan a dar un paseo por allí ni a llevar a los más pequeños a jugar. “Parque dejado”, “No tiene nada de especial salvo el nombre”, “No es más que un trozo de terreno”, “Ni siquiera diría que se le pueda llamar parque” o “Promesa electoral que hace años que no se cumple”, son algunas de las opiniones que han quedado registradas por los visitantes.

Este parque de poco más de dos kilómetros se encuentra situado en el madrileño barrio de Carabanchel, ejerciendo de barrera natural entre las viviendas y la autopista M-40. Los vecinos de los alrededores llevan 16 años reivindicando una cuestión muy simple: que se construya el parque.

“Como está abandonado, la gente hace el uso que quiere de él. Es un descampado”, señalan a Madridiario desde la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, principal organizadora de las protestas. Los residentes de la zona reclaman que se haga justicia al título que ostenta como mayor zona verde del PAU de Carabanchel que, al encontrarse abandonada, ha llegado incluso a incendiarse.

“El parque está limpio ahora, pero hemos tenido invasión de coches, camiones, escombros y hasta una farola arrancada en mitad del parque. Pusimos bolardos para que los coches no subieran y duraron un año”, explican.

El parque lleva inaugurado desde el 9 de abril de 2006 –los vecinos fueron los encargados de organizar la inauguración y en el parque hay una placa conmemorativa y un monolito dedicado al personaje de la escritora Elvira Lindo, Manolito Gafotas–, pero su construcción sigue siendo una incógnita.

“El proyecto está aprobado desde hace más de diez años. Solo hace falta un poco de voluntad”. Desde la asociación explican que fueron invitados a la Concejalía de Carabanchel para conocer el proyecto, concibiendo el terreno como un parque forestal para el que se destinarían 600.000€ que, por problemas legales, no se pueden tocar hasta que se dicte una sentencia favorable.

“Lo último que sabemos es que el Ayuntamiento se hará cargo del parque, que las obras empiezan este año y que habrá modificaciones en el proyecto como el alumbrado, algo que los vecinos veníamos pidiendo desde hace mucho”, destacan.

Desde la Junta de Distrito les comentaron que durante los próximos meses se ofrecerá el proyecto a distintas empresas para que hagan ofertas y que cuando la concesionaria comience, las obras tendrán una duración de entre cuatro y seis meses, por lo que esperan que el PAU de Carabanchel tenga su parque terminado a finales de este 2018. “Tendremos parque, pero no sabemos cuándo”, añaden los vecinos.

Una protesta muy ecológica

Para hacerse oír, desde el año 2002 los vecinos se agrupan en el Parque Manolito Gafotas para realizar su tradicional arbolada, que este 18 de febrero celebra su 16ª edición. ¿Su objetivo?: “Recordar al Ayuntamiento que hay un parque pendiente”, exponen desde la asociación.

En las arboladas, la principal actividad es la plantación de diversos ejemplares que den ese color verde que necesita el terreno: “Hacemos una plantación didáctica con árboles pequeños que vienen en tiestos que nos ceden diferentes instituciones”.

Además, los niños disfrutan de otras actividades como teatros o elaboración de carteles –que apenas se sigue haciendo porque acaban destrozados por vándalos–. El respaldo de los vecinos es muy importante para el desarrollo de esta arbolada. Gracias a ellos, en la actualidad existen más de 300 árboles repartidos a lo largo del parque, fruto de la colaboración vecinal.

Con estas actividades, los miembros de la asociación esperan unidos a que su parque llegue pronto, manteniendo año tras año la misma ilusión. “A la inauguración vendrá hasta el tato, mientras, estaremos los vecinos”, sentencian.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.