www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Vista general de una de las instalaciones del actual Jardín Botánico de Madrid.
Ampliar
Vista general de una de las instalaciones del actual Jardín Botánico de Madrid. (Foto: Carlota Cascón)

El Jardín Botánico de Migas Calientes, germen del 'triángulo de la ciencia' de Carlos III

martes 17 de octubre de 2017, 08:00h
El 17 de octubre de 1755 se funda el Jardín Botánico del Soto de Migas Calientes, el germen del actual Real Jardín Botánico del Paseo del Prado.

Cuando se trasladó a su actual ubicación en el Paseo del Prado, el Jardín Botánico llegó para formar una suerte de Terna de la Ciencia en lo que ahora se conoce como el Triángulo del Arte madrileño, junto al por entonces Real Gabinete de Historia Natural -en el edificio que hoy ocupa el Museo del Prado- y al Observatorio Astronómico. Eso fue en 1781, pero la histórica del Botánico empezó en realidad unos años antes, en 1755, cuando se levantó un primer espacio dedicado al estudio de las especies vegetales en el Soto de Migas Calientes, junto al Manzanares.

Fue un 17 de octubre de hace 262 años. Fernando VI funda por Real Orden el Jardín Botánico de Migas Calientes, una instalación modesta construida sobre una huerta en el terreno que hoy ocupan los Viveros de la Villa, junto a la carretera del Pardo. El nombre de Soto de Migas Calientes lo tomó de un mesón que hubo la zona cuyo plato típico eran las migas, pero ya antes de su fundación oficial, desde 1713, el terreno albergaba un pequeño jardín sembrado por el boticario francés Luis Riqueur. Dos años después de su creación, en mayo de 1755, empezó a acoger la enseñanza de la botánica bajo la dirección de los profesores José Quer y Juan Minuart, a los que más adelante sustituirían nombres como Miguel Barnades, Casimiro Gómez Ortega o Antonio Palau.

No se conoce con exactitud el número de plantas que llegaron a cultivarse en Migas Calientes, aunque se cree que en sus inicios contaba con unas 2.000 plantas -la mayoría recogidas por el propio Quer en sus viajes por la península o fruto del intercambio con otros botánicos europeos- y existe un registro de 1772 que habla de unas 650 especies nuevas sembradas, de las que más de la mitad eran españolas. En años sucesivos y hasta el traslado definitivo al céntrico paseo del Prado llegaron a atesorarse entre 1.200 y 1.500 especies, incluyendo plantas de todas las provincias del país, además de la América española y de las colonias inglesas.

Decadencia y resurgimiento

La ubicación fue uno de los lastres del primitivo Jardín Botánico. Alejado de la ciudad, fue descuidándose con el tiempo hasta que en 1781 Carlos III ordenó su traslado a su actual emplazamiento, un proyecto del que se encargaron los famosos arquitectos Francisco Sabatini y Juan de Villanueva.

El primer ministro de Carlos III, el Conde de Floridablanca, fue uno de los principales impulsores de la mudanza al prado viejo de Atocha. Además de embellecer el proyecto del Salón del Prado, el nuevo Jardín Botánico pretendía convertirse en un símbolo del mecenazgo de la Corona con las ciencias y las artes, junto a los adyacentes Real Gabinete de Historia Natural y Observatorio Astronómico.

El actual botánico

El 'nuevo' Jardín Botánico se construyó con la confirguración actual: en tres terrazas escalonadas en las que se distribuyeron las plantas según el método de Linneo, uno de los botánicos más importantes de la historia. También son de aquella época la verja que lo rodea, los emparrados y el invernáculo llamado Pabellón Villanueva -en el que se encuentra la cátedra donde impartió sus clases Antonio José Cavanilles-, y hoy dedicado a exposiciones.

Además de la enseñanza de la botánica, el Jardín Botánico auspició desde sus orígenes expediciones a América y al Pacífico, impulsó grandes colecciones de ilustraciones de plantas y acopió importantes herbarios científicos. Su labor de investigación y divulgación hizo que, al término de la guerra civil española, pasara a depende del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En total, con las obras y ampliaciones posteriores, el Jardín ocupa un espacio de 8 hectáreas en pleno centro de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios