www.madridiario.es
Bomberos trabajando tras salir heridas dos personas en un choque frontal de dos vehículos en la Calle 30.
Bomberos trabajando tras salir heridas dos personas en un choque frontal de dos vehículos en la Calle 30. (Foto: Emergencias Madrid)

Los bomberos de los túneles de la M-30 han reclamado más recursos y una clasificación laboral adecuada

Por MDO/E.P.
miércoles 04 de octubre de 2017, 16:07h
Los bomberos que trabajan en los túneles de la M-30 se han concentrado hoy a las puertas de la comisión de investigación para pedir más recursos y una clasificación laboral adecuada a EMESA, la empresa de la que dependen.

Los agentes de intervención en la M-30, popularmente conocidos como los bomberos de los túneles, han reclamado más recursos a la empresa de quien dependen, EMESA, el socio privado de Madrid Calle 30, y una clasificación laboral adecuada.

"Nuestra reivindicación no es de cobrar más, sino de una clasificación adecuada de lo que hacemos en los túneles", ha señalado el miembro del comité de empresa, Miguel Ángel del Canto, en la sesión de la comisión de investigación, donde ha detallado que estos trabajadores atienden unas 5.000 incidencias anuales.

Agentes de la instalación, dependientes de EMESA, el socio privado de la empresa, se han concentrado esta mañana a las puertas de la comisión. Lo han hecho para protestar por su situación laboral ante la negativa de la UTE (formada por Ferrovial, Dragados e Imes API) a negociar un acuerdo "ya caducado" en el que se regule el servicio de emergencias "encubierto" que se lleva prestando durante once años, así como la situación del resto de trabajadores que se encargan de la conservación de la Calle 30, una plantilla está compuesta por 300 personas.

Miguel Ángel del Canto ha exigido, por otro lado, a EMESA que "sean más rigurosos a la hora de catalogar las incidencias" tipificadas según el manual de explotación. También ha apuntado que había y hay reclamaciones de más medidas de seguridad antes y después del accidente mortal de dos trabajadores en un incendio en uno de los túneles en octubre de 2012. "Son constantes las demandas", ha apostillado.

En este punto, Del Canto ha asegurado que el número de trabajadores en los departamentos de mantenimiento y conservación "están bajando" porque es un personal que "hay que garantizar". Lo que hace EMESA es "pasar un poco de puntillas".

El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, les ha transmitido que, de forma directa, no puede atender sus "reclamaciones legítimas" pero sí cuentan con sus "simpatías personales y políticas".

Desde el comité de empresa se han referido a las auditorías, cuestión por la que también han preguntado al consejero apoderado de Madrid Calle 30, Samuel Romero Aporta, quien ha aseverado que ha tenido acceso a correos electrónicos en los que se confirma que, bien la auditora, bien el Ayuntamiento, comunicaba a la sociedad los tramos a auditar "y si les parecían idóneos". "Se desvirtúa la auditoría porque se puede pintar y vestir bien la infraestructura" si se avisa, ha argumentado.

"Yo he hecho horas extras pintando porque venían las auditoras", ha declarado Miguel Ángel del Canto. Ha explicado que el anuncio de la auditoría no llegaba al comité de empresa pero "era oído" en ella.

A eso ha añadido que las nuevas incorporaciones no entran por oposición sino "a dedo". En la comparecencia ha relatado cómo hace diez años los agentes accedieron al puesto pasando una oposición, con sus pruebas físicas, un temario y una entrevista personal, para despues pasar a un periodo de formación específica a cargo de la empresa por parte de un centro de formación homologado, con sede en Málaga.

"Hoy el personal entra por libre designación, la formación no la controla el comité de empresa y EMESA asigna a dedo a quien entra. El personal que entra hoy no tiene nada que ver con la situación que teníamos al principio", ha manifestado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios