www.madridiario.es
La Comunidad de Madrid registra un vacío legal sobre el esparcimiento de las cenizas de difuntos
Ampliar
La Comunidad de Madrid registra un vacío legal sobre el esparcimiento de las cenizas de difuntos (Foto: PIXABAY)

El vacío legal en Madrid sobre el esparcimiento de cenizas de difuntos

domingo 22 de septiembre de 2019, 09:00h

El fallecimiento de Blanca Fernández Ochoa ha pellizcado el corazón de miles de personas: todas aquellas que la vieron triunfar en los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville en el año 1992 y también muchos que, a pesar de ser de generaciones posteriores, siempre recordarán a la deportista como la primera medallista olímpica del esquí español. Tras varios días desaparecida, su cadáver fue hallado en una zona montañosa cercana a Cercedilla y, por expreso deseo de la familia, este fue incinerado. Su hermana Lola anunció que sus cenizas iban a ser esparcidas por Siete Picos, la montaña preferida de la exesquiadora.

Sin embargo, ¿hasta qué punto es legal despedirse de un ser querido depositando sus cenizas donde se desee?

A nivel regional, la propias consejerías de Medio Ambiente y de Sanidad de la Comunidad de Madrid niegan ser las encargadas de regular esta circunstancia. La primera institución indica que las cenizas de un difunto no constituyen un “residuo”, mientras que la segunda señala no ser responsable debido a que su deposición no supone (en un primer momento) un riesgo a la salud pública.

Ambas declaraciones se muestran contrarias a lo que el fundador de la empresa española Yatri, encargada de la organización de despedidas y de proporcionar un final digno y legal a las cenizas de los fallecidos, ha indicado a Madridiario. Juan Antonio González, el fundador de la citada empresa, señala que hay una falta de “regulación” y de “normativa” y asegura que a pesar de que todo el mundo lleve a cabo esta práctica, el esparcimiento de cenizas sí puede suponer un riesgo medioambiental y por lo tanto conllevar una sanción correspondiente. Así, González insta a que debe hacerse de manera “legal”.

Balones fuera

Por otro lado, en un plano más concreto, el Artículo 41 del Decreto 124/1997, de 9 de octubre del Boletin Oficial de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba el Reglamento de Sanidad Mortuoria autonómico en lo referido al transporte de urnas de cenizas o su depósito posterior, no estará sujeto a ninguna exigencia sanitaria, aunque dicho depósito no se podrá realizar en las vías públicas. La pregunta, ante la falta de especificación en la normativa citada es: ¿Cómo es posible que no se pueda realizar en la vía pública y que ello suponga una sanción?.

Fuentes próximas a las Consejerías de Sanidad y Medio Ambiente aseguran desconocerlo. Desde Madrid Salud señalan que cumplen con el decreto citado "porque no se puede esparcir las cenizas en la vía pública", pero no entran en detalle. De nuevo, el fundador de la empresa Yatri matiza: "sí conoce que deben hacerse algunos trámites y también ha solicitado en ocasiones un permiso al Ayuntamiento pertinente del municipio para ello".

Nadie sabe explicar qué se debe hacer ni quién se encarga de regularlo

Madrid Salud apela al Decreto y desde Medio Ambiente "no saben nada". Así, nadie explica cómo acometer este tipo de trámites. Tampoco quíen se encarga de regularlo. La situación es compleja. Por un lado hay mucha desinformación ya que en el caso de querer comenzar con un trámite para esparcir las cenizas habría que hablar con el Ayuntamiento de la localidad y más adelante comenzar con el proceso burocrático con Medio Ambiente y Sanidad, aunque estos nieguen que los trámites existan. Según el fundador de Yatri sí hay que pedir una autorización a los Ayuntamientos, que se encargan de trasladarle a los órganos competentes dicha petición. ¿Quién lleva la razón?

Un supuesto protocolo

El vacío legal que el fundador de Yatri denuncia en la gestión de estas situaciones encuentra su argumentación en un procedimiento determinado que su empresa sigue cuando un familiar decide esparcir las cenizas del difunto en algún lugar especial, y que ni la Consejería de Sanidad, ni Medio Ambiente ni tampoco el Ayuntamiento de Madrid indican.

González señala que, en primera instancia, se lleva a cabo la solicitud de un permiso municipal en el que se determina si la zona deseada para el esparcimiento presenta algún tipo de riesgo medioambiental, pertenece a Parques Naturales, zonas habitables o de propiedad privada. Un procedimiento que deja claro que el depósito de cenizas solo puede realizarse en zonas determinadas.

Así, de no contar con esta licencia municipal (o de hacerse de manera inadecuada), las sanciones por esparcir los restos mortales de una persona incinerada pueden ir de 800 hasta los 7000 euros, según relata el empresario. Son agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil los que imponen dicha sanción, aunque también podría hacerlo cualquier tipo de autoridad pertinente que se encuentre en dicho momento de servicio, como puede ser Policía Local, Municipal o Nacional.

De esta manera, se aprecia la completa contradicción: mientras por un lado se ha constatado que ningún órgano regional conoce qué institución es la encargada de conceder los permisos pertinentes, una empresa privada señala todo lo contrario. Las contrariedades son tangibles. Existentes.

Qué hacer con los restos

El tradicional enterramiento, también habitual después de la incineración del difunto, es una práctica cada vez más en desuso por razones económicas a largo plazo, espacio o simple deseo. Sin embargo, el vacio que existe en el esparcimiento de las cenizas también complica llevar a cabo este acto y, por lo tanto, tener que buscar alternativas.

Si bien decenas de funerarias ayudan a pasar el trago de la muerte de un familiar a cientos de madrileños en toda la Comunidad, hay también otras empresas que van más allá. Este es el caso de la mencionada empresa Yatri (entre otras), que se encarga de apoyar y crear las despedidas más personalizadas para los fallecidos.

Una de las ideas que más llama la atención pasa por subirse a una aeronave pequeña para esparcir las cenizas desde el aire. Otra de las posibilidad es la realización de joyas, e incluso diamantes, con las cenizas de una manera determinada para que “recuerde lo menos posible” que se trata de restos mortales, pero al mismo tiempo permitiendo tener cerca al familiar querido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El vacío legal en Madrid sobre el esparcimiento de cenizas de difuntos

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    15691 | Pilar - 22/09/2019 @ 18:44:31 (GMT+1)
    Hay que respetar la voluntad de la persona fallecida. Siempre respetando el Medio Ambiente.La Empresa Yatri busca su beneficio económico, de momento noy regulación sobre las cenizas????????

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.