www.madridiario.es
El anticiclón y la falta de viento aumentan la contaminación
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Una gran boina gris vuelve a Madrid tras Filomena: el anticiclón y la falta de viento aumentan la contaminación

domingo 17 de enero de 2021, 13:20h

La borrasca Filomena, que tiñó de blanco toda la Comunidad de Madrid hace ya una semana, ha obligado a muchos madrileños a teletrabajar y a retrasar la vuelta al cole hasta el próximo miércoles, lo que sin duda ha reducido drásticamente la movilidad en la Región. Sin embargo, este domigo, y cuando todavía es muy complicado moverse en coche por la capital, el Ayuntamiento de Madrid ha activado el escenario 1 del Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno. ¿A qué se debe entonces que sobre la capital, y cuando no hay movilidad, se haya impuesto una boina gris?

Tras la intensa nevada y la ola de frío que ha provocado que se registren mínimas de -12 grados en algunos puntos de la Región, los niveles de contaminación han aumentado debido a la situación de anticiclón con tiempo soleado, bajas temperaturas y ausencia de viento.

Así, y según ha informado el Ayuntamiento de Madrid, este sábado se superaron simultáneamente en dos estaciones de la zona 1 de la Red de Vigilancia de la Calidad del Aire los 180 microgramos/m3 de dióxido de nitrógeno (NO2) durante dos horas consecutivas y la previsión meteorológica de ventilación para este domingo era desfavorable. A las 23:00 h se rebasaron los valores en Ramón y Cajal y plaza de Castilla, habiéndose superado anteriormente en estas dos estaciones y también en Cuatro Caminos y en el barrio del Pilar.

Pero no ha sido este fin de semana cuando se han comenzado a registrar estos malos datos. Ya el informe del miércoles reflejaba una situación de polución mala en general en toda la ciudad salvo en el noroeste. Pero según Paco Segura, portavoz de Ecologistas en Acción, "la situación de anticiclón invernal que estamos viviendo es prototípica en Madrid, que siempre hace aumentar la polución, ya que no hay inestabilidad ni viento y eso hace que no se disipen las partículas".

Esta es la misma explicación que dan desde el consistorio, que califican la situación de "inédita". Apuntan que al hecho de no tener viento durante estos días hay que sumarle la capa de nieve que continúa en numerosos puntos de la ciudad. "Esta circunstancia impide que el aire en contacto con el suelo se caliente y, por tanto, la inversión térmica en las capas bajas persiste durante todo el día, provocando la acumulación de contaminación".

Asimismo, cabe recordar que en Madrid, debido a la gran acumulación de nieve y a la imposibilidad de mover los coches dentro de la ciudad, el equipo de gobierno municipal decidió suspender durante esta semana el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), lo que ha hecho que vehículos sin etiqueta ambiental -en circunstancias normales tienen prohibida la circulación por el interior de la M-30- hayan podido acceder sin control a la hora de aparcar en Madrid.

La última vez que se tuvo que activar este protocolo fue la segunda semana de enero de 2020. Es decir, durante todo el año pasado no se registraron niveles de polución preocupantes en la ciudad de Madrid, algo que no pasaba en los años anteriores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios