www.madridiario.es
Los investigadores se rebelan contra la reforma de la Ley de la Ciencia
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

'Sin ciencia no hay futuro': los investigadores se rebelan contra la reforma de la Ley de la Ciencia

Por Mery Martínez / Fernando Morales
sábado 24 de abril de 2021, 08:48h

Después de más de una década esperándola, la reforma de la Ley de la Ciencia ha llegado, pero no lo ha hecho en las condiciones exigidas por el sector. Se sienten “decepcionados” y han decidido levantarse contra el Ministerio de Ciencia e Innovación para frenar este borrador de ley, que ya fue presentado el pasado 30 de marzo ante el Consejo de Ministros. Para los agentes implicados, la modificación de la norma no consigue acabar con la precariedad laboral ni atiende las demandas exigidas históricamente.

A pesar de que la reforma de la Ley 14/2011 de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación es todavía un anteproyecto, el texto legal ya ha sido rechazado en masa por sindicatos y asociaciones pertenecientes al sector de la ciencia. En primera instancia estos colectivos denuncian que no se les haya consultado para redactar el nuevo reglamento. “Lo primero que proponemos es que la modificación de la Ley de la Ciencia sea un proceso negociado y que realmente hablen con los interlocutores de los representantes de los trabajadores para poder llevar a cabo una modificación en plenas condiciones”, ha explicado a este diario Elisa Fernández, coordinadora de Marea Roja de la Investigación.

Esta entidad, formada por 15 colectivos y sindicatos, llevó a cabo una movilización por toda España -el pasado 15 de abril- bajo lemas como 'Sin ciencia no hay futuro',No a esta reforma de la Ley de la Ciencia!' o 'Stop tenure-track'. Sus miembros consideran que el Anteproyecto de Ley no resuelve “la precariedad en la que está sumido el sector de la investigación”, e incluso que en algunos aspectos la acentúa.

Según ha asegurado la coordinadora de la entidad, "la precariedad alcanza un 40 por ciento en Universidades y el Organismos Públicos de Investigación y de un 80 por ciento en las Unidades de Investigación Hospitalaria. La reforma que proponen no soluciona esto", sentencia Fernández.

Otro de los colectivos que considera “insuficiente” la nueva propuesta es la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), que agrupa a 42.000 investigadores de 85 sociedades. La entidad ha denunciado los “objetivos limitados” de la modificación y por ello, hace dos semanas hicieron público su ‘Informe de urgencia ante una propuesta de reforma de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación”.

La reforma de Ley presentada por el Ejecutivo se sustenta en tres principios básicos. Por un lado, mejorar la coordinación entre comunidades autónomas y el Estado en materia de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación). En segundo lugar, impulsar la transferencia del conocimiento al ciudadano y al mercado. Y, por último, su eje principal, que se centra en atraer y mantener el talento científico y con ello, acabar con la temporalidad y precariedad de los investigadores a través de la creación de la figura de ‘tenure-track’.

Esta nueva figura que platea se configura como una de las principales apuestas de la reforma, pero también una de las más controvertidas. Su implantación supone la desaparición del puesto funcionarial del Científico Titular para dejar únicamente la de Investigador Científico, que consiste en “una contratación fija sujeta a evaluación externa", según el propio Ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque. Desde la Marea Roja de la Investigación dudan de las condiciones “fijas” de este puesto, “ya que tiene que pasar por dos clausulas de despido, es decir, no puede tener la misma libertad de trabajo que un personal funcionario al tener esta doble escala”, asegura Elisa. Para la dirigente, la figura perpetua la precariedad en las investigaciones, pues “no va a tener las mismas retribuciones que el personal laboral en los organismos públicos”.

Desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce) tampoco están de acuerdo con el mecanismo del ‘tenure-track’, “especialmente porque la figura pasa por eliminar el programa Ramón y Cajal,que es el programa mejor diseñado y que mejor ha funcionado en los últimos 20 años para atraer talento internacional y para estabilizar personas de gran valía dentro del sistema”, relata a este diario José Manuel Torralba, catedrático de ciencia e ingeniería de materiales de la Universidad Carlos III de Madrid y coordinador del informe de Cosce. Además, según explica el catedrático, grandes científicos y profesores que trabajan en las universidades, a nivel internacional, entraron al sistema gracias a este programa.

Por otro lado, desde la Marea Roja de la Investigación consideran también importante en el ámbito de recursos humanos que el texto actual recoja reivindicaciones de derechos que llevan años exigiendo, como por ejemplo la carrera profesional del personal técnico y de gestión, la indemnización por final de contrato del personal predoctoral o la carrera del personal de investigación hospitalaria.

CCOO contra la “extrema precariedad” en el sector

Comisiones obreras (CCOO) también ha denunciado las condiciones del texto normativo preparado por el Gobierno. Consideran que es “la última agresión” administrativa y política que sufre este colectivo. A su juicio, las condiciones de precariedad del sector han llegado a un nivel “inaceptable” y la reforma ha caído sobre ellos como un jarro de agua fría pues “teníamos todas las esperanzas puestas en que la ley por fin ayudaría a paliar esta situación”, ha constatado a Madridiario Marisol Castro, miembro de la Federación Sanidad CCOO Madrid.

Como ejemplo de la “extrema precariedad” en el sector de la Salud, CCOO asegura que de las 85 demandas interpuestas por el sindicato contra el SERMAS (Servicio Madrileño de Salud) se han celebrado 53 juicios y han ganado 52. Ante esto, Marisol Castro detalla que uno de los grandes déficits de la nueva norma es que “es cierto que propone un mecanismo para aliviar la precariedad en algunas de las categorías de profesionales, sobre todo en los investigadores, pero no resuelve la gran bolsa de precariedad que hay en el sistema. Al final, la ciencia no la hacen unos pocos investigadores, sino que la elaboran un montón de profesionales técnicos y de gestión que colaboran para que esos proyectos se desarrollen”, explica.

Eliminación de la tasa de reposición

Para estos tres colectivos, uno de los puntos clave que debería incluir la reforma es la eliminación o ampliación de la tasa de reposición en el sector de investigación, que se convierte en la “gran limitación” para atajar la precariedad y la alta edad de incorporación al entorno laboral. “La tasa de reposición consiste en que si hay mil funcionarios y quieres sacar 100 plazas es a costa de que 100 funcionarios se jubilan o desaparezcan de alguna manera”, explica José Manual Torralba.

Según explica el miembro de COSCE, desde el Ministerio tienen la intención de aumentar de 150 plazas que existen actualmente con el Programa Ramón y Cajal, a 400 plazas que habría con la nueva figura de ‘Tenure Track’. “Pero da igual el número de plazas que pongas porque si dependen de la tasa de reposición, el número total de personal estables en el sistema es el mismo. Si no aumentas la tasa de reposición, el sistema no crece”, sentencia.

En este sentido, desde Sanidad CCOO Madrid explican que una de sus principales propuestas pasa por eliminar esta tasa de reposición. “Esta tasa, en el ámbito de la investigación, permite la reposición de un 110 por ciento del personal. Eso en instituciones como las fundaciones, que tienen muy pocos años de vida y que cuentan muy poco personal, es imposible que haya reposición porque el 110 por ciento de cero sigue siendo 0”, subraya Castro.

Aumento de la inversión

Otro de los ejes centrales que los colectivos científicos y tecnológicos consideran que debería incluirse en la modificación del texto legal es la falta de referencias sobre la inversión en I+D+i. Para la coordinadora de Marea Roja, “la inversión está muy por debajo de la que teníamos en 2009 y es la que nosotros exigimos. Queremos un compromiso financiero que nos reduzca la brecha de gasto en I+D+i con respeto al PB en relación con la media europea, nosotros estamos a la cola de lo que invierten los países europeos con respecto a su PIB”, indica a este diario.

También lo constata el catedrático José Manuel Torralba, que insiste en que “estamos unos niveles de inversión en ciencia muy lejos de los países que están a la cabeza de la OCDE, países con los cuales queremos comprarnos simplemente porque estamos en Economía equivalente".

Otras medidas de COSCE

A través de su informe, COSCE propone otra serie de medidas necesarias para “convertir la ciencia en un auténtico asunto de Estado”. Para estos, las propuestas del Ministerio presentan “aspectos positivos pero insuficientes y poco ambiciosos”. En la parte de gobernanza, consideran que es necesario la refundación de la Agencia Estatal de Investigación como un organismo estable, “que ellos no mencionan y que debería tener una revisión de cómo funciona, cómo preparar los planes plurianuales, de cómo se gobierna…”, asegura Torralba.

Por otro lado, el documento publicado por la COSCE también insiste en que la reforma debe ir más allá de la propia modificación de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. “Se debe realizar una profunda revisión legislativa de otras leyes como la de Economía Sostenible, la de Patrimonio, la Ley de Fundaciones, la de Compras del Estado…” porque a su juicio, dañan en gran medida el desarrollo de la ciencia.

Asimismo, el informe expone como necesario el establecimiento de un Sistema de Seguimiento, Evaluación y Análisis de la capacidad y de los resultados que arroja el SECTI y propone, en cuanto a los recursos humanos, fortalecer los procedimientos de atracción y retención de talento, puestos abiertos sin trabas administrativas y que las instituciones puedan negociar y ofrecer salarios competitivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios