www.madridiario.es
Interior de la tienda Salve
Ampliar
Interior de la tienda Salve (Foto: Kike Rincón)

Tiendas litúrgicas, un negocio tradicional en Madrid

viernes 19 de abril de 2019, 09:00h

Son muchos los negocios tradicionales que en Madrid han tenido que echar el cierre debido a la llegada a la capital de las tiendas y marcas internacionales. Sin embargo, hay un tipo de negocio que hoy en día, y aunque aseguran que las ventas han disminuido, sigue en pie por las calles que rodean el entorno de Ópera y la Plaza Mayor. Las tiendas de artículos religiosos siguen manteniendo sus persianas abiertas a los clientes más fieles, los turistas y las iglesias y cofradías.

Según el Instituto de Empresa Familiar, el 89% de las empresas españolas son familiares, es decir, hay en total 1,1 millones de empresas familiares en el territorio nacional. A pesar de la globalización, los centros de las ciudades mantienen negocios que van pasando de generación en generación para continuar con un comercio tradicional. Un ejemplo de ello son las tiendas de artículos religiosos que, a pesar de que la religión en España, según un informe de Pew Research Global, es cada vez menos seguida entre los españoles, siguen vendiendo artículos a particulares y, en especial, a iglesias y cofradías. Algunas del Siglo XIX.

Solo hace falta dar un paseo por la calle Bordadores para comprobar cómo la religión sigue siendo importante para un gran número de personas. Entre las tres tiendas que se encuentran en la misma acera, se sitúa la tienda litúrgica más joven de España, Salve. Abrió sus puertas en 2016 y, desde entonces, sobrevive vendiendo todo tipo de artículos religiosos, desde “estampitas que es lo que más se lleva el pueblo madrileño” hasta ropa litúrgica, consumibles de misa y todo el avituallamiento de una cofradía.

El dueño, procedente de Zaragoza, “tenía la ilusión de abrir una tienda religiosa en el centro de Madrid”, relata el encargado tras contar que el primer año de apertura solo vendían a la ciudad y a la región de Madrid. Sin embargo, gracias a las redes sociales, “tuvimos la ocasión de empezar a vender al resto de España” y, actualmente, le venden a todas las partes del mundo. África y Filipinas son algunos de los lugares donde venden sus artículos aunque, sin embargo, donde más ventas tienen es en América, destacando México, de donde proceden el 90% de los turistas que compran en la tienda de Madrid.

Casulla expuesta en la tienda Salve
Aunque llevan desde 2016 en el centro de Madrid, el encargado cuenta que los beneficios que obtienen son para pagar las facturas, el alquiler y las nóminas de los trabajadores, actualmente dos en la tienda de la capital. “Yo quiero que el cliente sea mi amigo”, destaca el encargado porque asegura que “lo que más da es el boca a boca”.

Alsina, un negocio del bisabuelo del actual dueño

Niveles de ventas inferiores a los de antes de la crisis

Un local más abajo de Salve encontramos un negocio familiar fundado en 1886. La tienda de artículos religiosos Alsina, abierta por el bisabuelo del actual dueño, “ha sufrido la crisis de todo el país” y están, en la actualidad, “por niveles de ventas inferiores a los de antes de la crisis”. Además, relatan que las parroquias ya no pueden gastar tanto presupuesto a la compra de artículos ya que “destinan mucho dinero a la labor social”. A pesar de ello, tras 133 años en el centro de la capital, el dueño cuenta con tres empleados porque siguen vendiendo “a muchos particulares”.

En sus inicios comenzó como una librería religiosa y, posteriormente, incorporaron pequeños regalos religiosos. Ya en 1955 fundaron un taller en Madrid y en 1975 realizaron obras de ampliación en el local para vender todo tipo de ornamentos religiosos, destacando los Sagrarios para iglesias que oscilan entre los 15.000 y 20.000 euros.

Belloso, 1893

Belloso es otra de las tiendas que se pueden encontrar en la misma zona de Madrid. El loca, situado en la Calle Mayor, está destinado a la venta de artículos religiosos desde 1822. En sus inicios se llamaba Garín pero, en 1893, es adquirido por un empresario de Zaragoza y, para que tuvieran el mismo nombre en las dos ciudades se decide cambiar a Belloso. La empresa familiar, que va por la quinta generación, se dedica a la venta de todo tipo de ornamentos; “desde figuras pequeñas hasta sagrarios que valen entre 240 y 20.000 euros”, relata la actual encargada. También preparan pasos de Semana Santa como el de La Borriquilla, que ronda los 8.000 euros.

Paso de la Borriquilla en la tienda Belloso

"Crisis de fe y vocación"

A pesar de ello, reconoce que la venta de artículos religiosos ahora está más floja debido “a la crisis de fe y vocación” y a que han cerrado, en los últimos años, iglesias y conventos. A pesar de ello, la dueña es optimista tras asegurar que “nos va estupendamente” gracias, en parte, al turismo. Subraya que de donde proceden más clientes es de México aunque asegura que también tienen clientes de Estados Unidos, Ecuador y Guinea Ecuatorial. “Enviamos a todo el mundo”, asegura la hija del actual dueño.

El Ángel, más de 150 años de experiencia

A escasos metros de la Puerta del Sol, en la calle Esparteros, se encuentra la tienda El Ángel con más de 150 años de experiencia en el arte sacro. Una empresa familiar fundada en 1867 que comenzó vendiendo las telas para hábitos para conventos y la liturgia. Ahora, junto al segundo local que tienen en la calle de Postas, venden todo tipo de artículos religiosos destacando imaginería, bordados, artículos para las cofradías y patrones de los pueblos y sagrarios que oscilan entre los 15.000 y 20.000 euros.

Interior de la tienda El Ángel
Sin embargo, el jefe de la tienda lamenta que las ventas están en decadencia debido “a la escases de formación moral que hay en nuestra sociedad”. “Las ventas se han visto afectadas por la falta de caridad y que nos hemos vuelto más independientes”, subraya el encargado. A pesar de ello, asegura que las ventas están proporcionadas entre los particulares y los conventos, aunque a la iglesia le vende menos cada año, ya que recibe menos ayudas.

Además, tras subrayar que “hay menos cantidad de gente religiosa”, asegura que la gente joven que hay en la iglesia no tiene el poder adquisitivo para poder comprar, ya que “se involucran más en ayudar a gente necesitada”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.