www.madridiario.es
Alpine Vision
Ampliar
Alpine Vision

Alpine Vision, Renault rescata una leyenda

miércoles 17 de febrero de 2016, 08:12h

Mónaco y concretamente algunos tramos del Rallye de Montecarlo, como la ruta del “Col de Turini”, ha sido el escenario elegido por la firma francesa para presentar el Alpine Vision, un prototipo que, según la marca del rombo, muestra más del 80% del deportivo que dará a conocer antes de que finalice 2016 (con toda probabilidad, en octubre con motivo del Salón del Automóvil de París). Un concept car que pertenece a una marca mítica con sesenta años de historia fundada por Jean Rédélé y la que desde un principio siempre estuvo unida a la competición. Vigente en el mercado entre los años 1955 a 1995, comercializó unos 30.000 deportivos, de los que 1.904 unidades se fabricaron en España bajo licencia por FASA Renault entre 1963 y 1978.

Alpine Vision
Ampliar
Alpine Vision

Basado en otro prototipo que la firma presentó en 2015 con el nombre de Alpine Celebration, el Vision es un biplaza que recuerda al legendario A110 en algunas de sus formas y detalles. Con tracción trasera y el motor en posición central trasero (por detrás del habitáculo), en principio tan sólo se sabe que el motor que lo animará será uno de gasolina con cuatro cilindros turboalimentado, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en unos 4,5 segundos y que ira unido a una caja de cambios automática con levas en el volante, mecánica que estará desarrollada por Renault Sport y que todo parece indicar que podría ser el mismo -pero potenciado- que mueve al actual Mégane RS. Se fabricará en Dieppe (Francia) y se comercializará a partir de 2017 en Europa y más adelante en el resto del mundo. Su precio, en torno a los 55.000 euros.

Vuelve la legendaria marca representada por el logo de la “A con la flecha”, dispuesta a ocupar un lugar de privilegio en el terreno de la alta competición. Y lo hace a través de una promesa: ofrecer una experiencia única tanto a los amantes de los vehículos deportivos como a los auténticos apasionados de la competición.

Estéticamente, con una silueta baja y estilizada, un capó abombado que aloja dos pares de faros redondos, unos flancos ahuecados y unas aletas traseras ceñidas que acompañan una popa afilada subrayada por luces horizontales, no cabe duda, son las formas de un Alpine. Además, no faltan las referencias al A110 y a otros modelos emblemáticos de la marca. Mientras que las llantas diamantadas sugieren velocidad y elegancia. Y en la zaga, las luces traseras alargadas incorporan una firma luminosa en forma de “X” y en cuanto al diseño de la luneta, respeta la forma emblemática que en su momento popularizó el A110. También las líneas del Alpine Vision despiertan las ganas de tener y conducir un coche con carácter. Y una vez al volante, según el fabricante, la precisión, la agilidad y el carácter juguetón del chasis componen un emocionante cóctel.

En el interior, nada más abrir la puerta aparece la personalidad Alpine, con el peldaño de aluminio firmado con los nombres de los diseñadores del show-car, que invita a subirse a bordo de una creación con carácter. También el contraste entre los materiales y los colores marcan el ritmo en el habitáculo, con detalles muy trabajados. Para ello, recurre a la piel, las microfibras, el aluminio y el carbono, creando una atmósfera muy actual. Y los elementos high-tech combinan entre sí las piezas que evocan la competición y las que hacen referencia a la herencia Alpine. Por ejemplo, el tirador de apertura de la puerta retroiluminado contrasta con el guarnecido de piel adamascada de color negro, subrayado de pespuntes de color blanco, que acolcha las contrapuertas, mientras que los asientos, de tipo “baquet”, integran un arnés con hebilla de aluminio inspirado en la competición.

Otro punto a destacar es que el conductor dispone ante sí de una pantalla TFT personalizable con toda una serie de instrumentos y los dos pedales y el reposapiés de aluminio llevan tres triángulos estampados que evocan las cumbres alpinas. Y en frente un volante de tres radios, también de aluminio, que está cubierto de piel de color negro con levas para las velocidades y un sugerente botón “Sport”. Los mandos principales están realzados y disponen de una retroiluminación de color “azul Alpine” que ilumina también el centro de los aireadores. Y en el centro, la consola se asienta sobre una estructura de aluminio bien visible, revestido de cuero y que parece flotar dentro del habitáculo, donde aa cobijo a la tablet táctil multimedia, así como a un cronómetro circular. Mientras que el mando “Start” está al alcance de la mano, protegido por una clavija que no ofrece resistencia ante la tentación.

Alpine Vision
Ampliar
Alpine Vision
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios