www.madridiario.es
Aguirre, Cifuentes, Sánchez y Gabilondo, en la recepción del Dos de Mayo.
Aguirre, Cifuentes, Sánchez y Gabilondo, en la recepción del Dos de Mayo.

Un 2 de Mayo con veintidós días por delante

Por Celia G. Naranjo
sábado 02 de mayo de 2015, 15:09h
La escenificación de las idas y venidas políticas de las últimas semanas, impulsadas por las encuestas, tuvo lugar por fin este sábado en la Real Casa de Correos. El 2 de Mayo se convirtió en la gran cita en la que las caras conocidas se dejaban ver, muchas de ellas quién sabe si por última vez. Mientras, las nuevas pugnaban por buscar su propio hueco en la foto incierta de las próximas instituciones, apenas esbozada por las encuestas.

Un 2 de Mayo extraño, este de 2015. Acostumbrados a las sonrisas de quienes siempre se han sabido seguros en sus puestos, chocaba observar como, la mayor parte de las veces, la respuesta al comentario sobre las encuestas era un elocuente encogimiento de hombros. "Quién sabe", "puede pasar cualquier cosa", "ya veremos"... era la tónica de las conversaciones en los corrillos. Después de que la encuesta de Metroscopia augurase, con más o menos matices, la necesidad de pactos y más pactos para lograr los gobiernos de la Comunidad y de la capital, nadie se atrevía a hacer un pronóstico cierto de la situación a apenas 22 días de las elecciones.

Pero eso era en privado. Ante los micrófonos, los candidatos parecían tener las ideas mucho más claras, y así lo vertían en sus declaraciones. En la 'arena' regional, Cristina Cifuentes (PP) y Ángel Gabilondo (PSOE) insistieron en no dar nada por sentado y se remitieron a los resultados finales, mientras los candidatos de los dos partidos peor parados en los sondeos, Luis García Montero (IU) y Ramón Marcos (UPyD), este último contrariado después de haber sido desplazado de su sitio por un error de protocolo, insistían en la "utilidad" de votar a sus siglas. Solo Ignacio Aguado (Ciudadanos) ha transmitido sin ambages su "satisfacción" por los resultados que les atribuye la encuesta, que les convertiría en la 'llave' del Gobierno regional.

Igualmente entusiasta se ha mostrado su compañera de filas y candidata al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, que ha ido más allá, apuntando que Ciudadanos "no ha tocado techo". Y es que, asegura, su formación podría seguir subiendo, quién sabe si hasta convertirse en tercera fuerza en la capital, donde aún, según Metroscopia, les superan en votos PSOE y Ahora Madrid. Más cautos se mostraroon los cabezas de lista de PP y de PSOE. La habitualmente entusiasta Esperanza Aguirre se limitó a decir que los malos resultados cosechados por el PP eran "un estímulo" y su oponente socialista, Antonio Miguel Carmona, no dudó en compararlos con la "astrología".  Raquel López, de IU, quien según la encuesta quedaría fuera del Consistorio, se sumó a su compañero García Montero para defender su "utilidad", al igual que David Ortega, de UPyD, que echó mano del mismo concepto para defender su posición. Faltaban en todo este jaleo los candidatos de Ahora Madrid, Manuela Carmena, y Podemos, José Manuel López, que se encontraban alejados de los focos en un "encuentro festivo" organizado por la formación en la Casa de Campo, con mitin, debate y bicicletada incluidas

Con todo, los candidatos en liza, midiéndose entre sí de cara a las elecciones, no lograron arrebatar el protagonismo a los que salían. Muy en especial a Ignacio González, que, en un discurso que decepcionó a quienes esperaban que repartiera indirectas y dobles sentidos, se limitó a desear que el futuro "sepa agradecer los esfuerzos de estos años". El todavía presidente de la Comunidad de Madrid recibió una ovación cerrada, con el público puesto en pie, nada más terminar sus palabras, mientras Esperanza Aguirre se esforzaba por mostrar su reconocimiento a su 'exnúmero dos', "una de las personas que más han hecho por la Comunidad de Madrid".

La 'vice', la más solicitada

Extraño fue también el peso específico de la representación del Gobierno central en el día de todos los madrileños. Pese a que otros años fue Alberto Ruiz-Gallardón el encargado de representar al Ejecutivo central, este año ha sido la vicepresidenta en persona, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha acudido junto a la flamante nueva delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, a los actos institucionales del Dos de Mayo. El sondeo de Metroscopia en Madrid se le antojaba una "herramienta de trabajo" y, mientras aseguraba ante los micrófonos que solo pensaba en trabajar por la recuperación económica, se remitía en privado a la próxima encuesta del CIS, cuya publicación está prevista para los próximos días.

A su alrededor, el mundo seguía girando en torno a los pactos, los diputados y los concejales, clasificados por colores. Ni los representantes del mundo económico, ni los empresarios, ni los artistas, ni los periodistas, ni los militares, ni los religiosos, ni los condecorados parecían preocuparse este sábado de otra cosa que no fuera el futuro incierto que se materializará en tres semanas. Hasta entonces, y aunque la recepción termine, seguirán teniendo tema de conversación. Y el Dos de Mayo, este año, con sus despedidas, sus caras nuevas y su medición de fuerzas, durará otros 22 días.

 

Más información:

Antonio Resines, César Alierta, Mario Cargas Llosa, el Teatro Real, Javier Fernández y la UAX, entre los galardonados el Dos de Mayo

El PP ganaría, pero sin mayoría absoluta, según un sondeo

FOTOGALERÍA: Ignacio González homenajea a los "héroes" de 1808

CRÓNICA: El último 2 de mayo de González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios