www.madridiario.es

El último 2 de mayo de González

sábado 02 de mayo de 2015, 09:00h
Hace tiempo que las recepciones del Gobierno regional en la Real Casa de Correos saben a viejo y los protagonistas de las noticias, en esta época de intento de regeneración política, no están entre los invitados. Este 2 de mayo, Día de la Comunidad de Madrid, González estará en el grupo de los que se van, después de que el PP decidiese de forma fulminante truncar sus expectativas para presentarse a las elecciones como candidato por primera vez y repetir en el cargo que 'heredó' de Esperanza Aguirre.
  • Ignacio González pasea por los terrenos del futuro aeropuerto de El Álamo.

    Ignacio González pasea por los terrenos del futuro aeropuerto de El Álamo.
    KIke Rincón (archivo)

  • Ignacio González comparece ante la prensa para desmentir diversas informaciones sobre su ático.

    Ignacio González comparece ante la prensa para desmentir diversas informaciones sobre su ático.
    Kike Rincón (archivo)

González ha caído en el desencanto. La elección de la exdelegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, como candidata del PP a la Comunidad de Madrid frente al ofrecimiento del actual presidente le han dejado en la orfandad política. Aunque el partido había dado muestras de apoyo a González, finalmente Rajoy eligió a una aspirante como Cristina Cifuentes, alejada de escándalos por corrupción, justo en un momento en el que la prensa destapó o revisó casos como el de su ático en Marbella o la operación Púnica por la que están siendo investigados varios cargos de la Comunidad de Madrid.

Nunca estuvo claro que González pudiese hacer tándem con Aguirre, que finalmente ha sido elegida candidata al Ayuntamiento. Entre las opciones que se barajaban resultó ser la más débil. Ahora, dolido con la dirección nacional del PP más por las formas que por el fondo (su entorno responsabiliza a Génova de las filtraciones), apenas aparece en actos públicos y ha firmado la constitución de la nueva Asamblea que saldrá de las elecciones del 24 de mayo para el 9 de junio, el primer día permitido por la ley. Su intención, según fuentes cercanas al presidente, es poner distancia con la política lo antes posible. Por el momento, no ha decidido cómo va a orientar su futuro ni si entrará en el Consejo Consultivo de la Comunidad, al que tienen acceso los expresidentes. El ático de Marbella será, después de todo, un lugar de descanso para él.

La investigación judicial sobre el origen de este ático, que perteneció a una empresa constituida en un paraíso fiscal y que acabó comprando junto a su esposa; las acusaciones de chantaje cruzadas con uno de los comisarios del caso o los registros en sedes de la Comunidad en busca de posibles contratos prohibidos a las Administraciones relacionados con la operación Púnica han ido mermando su imagen. También la de algunos de sus fieles, como el portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, que ya ha anunciado que abandona la primera línea política.

Austeridad y 'mareas'

González siempre se ha agarrado a lo que ha considerado sus éxitos, que en la Comunidad más rica de España han estado ligados a la economía. Asumió la presidencia de la Comunidad en septiembre de 2012, el año del rescate bancario, en una situación de recortes presupuestarios (2.700 millones en Madrid solo en un año) y la economía en caída, para meses después, en agosto de 2013, poder decir que era la primera Comunidad que volvía a crecer, con un mínimo 0,1 por ciento. Ya en 2014 pudo anunciar las primeras congelaciones de precios públicos, si bien en los últimos años el transporte, las escuelas infantiles o las universidades habían visto como sus precios se disparaban. Siempre con la bandera del neoliberalismo por delante, González ha centrado su actividad en la economía con medidas como la liberalización de horarios comerciales o bajadas de impuestos. Entre sus objetivos se encontraba atraer la inversión extranjera, aunque su proyecto estrella, Eurovegas, se convirtió en un fiasco.

Mientras se cerraban organismos públicos y se recortaban presupuestos, buena parte de la sociedad, castigada por el paro, la precariedad y los desahucios, respondió a estas medidas y pidió mayor protección social. Una atención que el Gobierno regional y el PP de Madrid han rechazado, negándose, por ejemplo, a crear un fondo contra la exclusión social, como propusieron los partidos de la oposición, o a abrir los comedores escolares en verano. El todavía presidente regional siempre ha defendido que Madrid tiene mayor protección social que otras comunidades, como una renta mínima de inserción por tiempo indefinido y que durante la crisis ha primado el presupuesto social frente a otras partidas. Pero las mareas ciudadanas, que empezaron con la 'verde', la educativa, en época de Esperanza Aguirre, para protestar contra la 'austeridad', continuaron bajo el mandato de González con más fuerza incluso. La 'blanca', que recurrió a los tribunales, consiguió paralizar los planes de González de privatizar la gestión de seis hospitales en Madrid y precipitó la dimisión del consejero responsable, Javier Fernández-Lasquetty.

El que fue número dos de Aguirre consiguió llegar a número uno cuando la líder del PP madrileño dio un paso atrás tras ser elegida presidenta por segunda vez, pero le tocó el trabajo más duro: gestionar la crisis y el descontento ciudadano. Ahora, cuando parece haber pasado lo peor de la tormenta, Aguirre ha vuelto y González se ha quedado sin hueco.  

Más información:

Cifuentes y Aguirre, candidatas del PP a la presidencia de la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid

González denuncia un "chantaje" policial en relación con su ático y Génova guarda silencio

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios