www.madridiario.es
Manifestación contra la reforma de la ley del aborto de Gallardón.
Manifestación contra la reforma de la ley del aborto de Gallardón.

'El tren de la libertad' recorre Madrid contra la reforma de la ley del aborto

sábado 01 de febrero de 2014, 11:58h
Miles de personas llegadas de diferentes puntos de toda España han recorrido Madrid este sábado contra el proyecto de reforma de la ley de interrupción voluntaria del embarazo que quiere aprobar el Gobierno en una manifestación en la que se ha pedido la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

La multitudinaria manifestación, que ha arrancado a las 12 en Atocha y ha concluido pasadas las 14.30 horas, ha mostrado el rechazo al retroceso en los derechos de la mujer que supondría la nueva de ley del aborto propuesta por el Ministerio de Justicia, que encabeza Alberto Ruiz-Gallardón, y que está planteada como una ley de supuestos en lugar de la actual ley de plazos. Precisamente contra el ministro están dirigidas la mayoría de proclamas: "Gallardón dimisión", "nosotros parimos, nosotras decidimos" o "no queremos volver al franquismo otra vez", han sido algunas de las más escuchadas.

La marcha ha sido convocada por la plataforma Decidir nos Hace Libres, que reúne asociaciones de mujeres de todo el país, sindicatos y clínicas, y ha sido denominada 'El tren de la libertad', puesto que se inició en Asturias, desde donde varios centenares de mujeres han emprendido un viaje reivindicativo que ha culminado con la manifestación en Madrid.

Los participantes han avanzado por el Paseo del Prado hasta la Plaza de Neptuno, pasando así por delante de la sede del Ministerio de Sanidad y tiñiendo las calles madrileñas del color malva que representa a esta nueva marea ciudadana. Finalmente, una delegación de las organizaciones convocantes ha registrado en el Congreso de los Diputados el documento 'Porque yo decido', un alegato sobre el derecho de la mujer a decidir su maternidad.

Antes de dar inicio a la manifestación, diversos representantes de partidos políticos, sindicatos, asociaciones de mujeres y el mundo de la cultura han intervenido en un acto que se ha celebrado en el interior de la estación de Atocha. Allí, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha denunciado que no se trata de una ley del aborto, sino de una ley "contra las mujeres, contra su dignidad y su libertad". "Vamos a decir que no", ha instado la política socialista. Por su parte, el diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, ha alertado de que se trata de una "ley medieval, arcaica y que intenta poner el dogma religioso a la sociedad y a las mujeres". En el acto también ha participado la actriz Pilar Bardem, quien ha reiterado que las mujeres "no se pueden permitir" que esta ley salga adelante. 

 La ley más restrictiva

La ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, aprobada con Bibiana Aído (PSOE) al frente de la cartera de Igualdad, supuso un cambio radical de procedimientos. Se pasó de los supuestos (peligro para la madre, violación o malformación fetal) a los plazos (aborto a petición de la mujer hasta las catorce semanas, o veintidós en caso de malformación), lo que básicamente se traduce en que las mujeres dejaron de acreditar que ser madres podía afectar a su salud para poder abortar. La norma se aprobó el 17 de diciembre de 2009 en el Congreso, con 184 votos a favor (PSOE, PNV, ERC, IU, ICV, BNG y Nabai y dos de diez diputados de CiU), 158 en contra (PP, CC, UPN, UPyD y siete diputados de CiU) y una abstención (una diputada de CIU). El anteproyecto de ley que presentó el ministro Ruiz-Gallardón vuelve a los supuestos pero de una manera aún más restrictiva, pues elimina el de malformación fetal -aunque varios dirigentes 'populares' han dejado entrever que este caso volverá a incluirse en el texto final- y exige dos informes médicos que acrediten el riesgo para la madre. Uno de los motivos alegados para justificar la ley es que será "positiva" para la economía española, porque conllevará un incremento de la natalidad.

La futura legislación será de las más duras de la Unión Europea. Tanto, que las críticas han traspasado fronteras y colectivos feministas también celebrarán protestas en París, Londres, Roma o Bruselas. 

Más información:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios