www.madridiario.es

Amparo Sánchez

Amparo Sánchez.
Amparo Sánchez.

"Esta crisis es una guerra económica contra el pueblo en la que la cultura no interesa"

jueves 20 de junio de 2013, 08:07h
Amparo Sánchez está viviendo el pasado, el presente y el futuro en un mismo momento. Reconciliada con lo más festivo de Amparanoia y tras dejar atrás la meloncolía de sus comienzos en solitario, dice que se siente cantaora porque canta porque lo siente.

Con Amparonia sentó las bases de la reivindicación festiva. Detrás de ella han venido muchos. Tantos que sin darse cuenta se ha convertido en una referencia. En la reina del mestizaje. Quiso romper con aquello y mostrar el reflejo más sincero posible de su alma. Lo consiguió. Su último disco, el segundo de su etapa en solitario, 'Alma de cantaora', es un ejercicio de desnudez donde conviven la lucha, la amistad y, por supuesto, una mirada enamorada hacia latinoamérica.

'Alma de cantaora', pero no de cantante, ¿cuál es la diferencia?

Para mí la cantaora es alguien que tiene un mensaje que compartir, que expresa sus sentimientos, que su corazón lo da a través de la voz. Y hay un punto en el que no importa si no está grabando disco o no hace grandes giras. Lo verdaderamente importante es que siente que tiene que cantar y que tiene la necesidad de cantar. Hay grandes cantaoras que no son famosas pero es un placer escucharlas. Cantaora es quien lo hace porque lo siente.

Así te sientes... ¿cantaora?
Sí, totalmente.

Además suena a guiño a Andalucía: tu tierra, tus raíces...
Y también un homenaje a las mujeres dentro del flamenco, que tardaron bastante en poder cantar y estar al mismo nivel que los hombres. Para mí fueron unas luchadoras en el mundo de la música, siendo además gitanas, una etnia donde les dejaban cantar y bailar pero en casa, en familia. Ellas poco a poco fueron ganando su espacio y subiendo al escenario. Hoy hay grandes cantaoras, algunas no tan reconocidas como los hombres, pero buenísimas.

Precisamente una de las cosas que te caracteriza es que detrás de cada cosa que haces hay una reivindicación.

En mis conciertos, el 95 por ciento del público, y no exagero, suelen ser mujeres. Por supuesto, si ellas pueden ver en mí un ejemplo de lucha por tus sueños, de que es posible hacer lo que te gusta y si ven en mí un modelo que les sirve de algo en sus vidas, por supuesto, siento esa responsabilidad. Ellas son mi público mayoritario y como mujer tengo mi perspectiva, mi manera de hacer la música, de componer... que es la única que puedo tener porque soy mujer. Por eso en mis reivindicaciones siempre está la de la mujer. La de amarse, la de valorarse y la de luchar por tus sueños.

Desde hace un tiempo has repetido en varias ocasiones que no quieres tanto que la gente vaya a tus conciertos a bailar como que vayan a escucharte.
Hemos ido encontrando el equilibrio entre llegar al corazón de la gente, a la emoción de la gente a través de las canciones, y la fiesta. Sin duda, tengo una carrera de muchos años y en los conciertos hay muchos puntos: pasado, presente y futuro se reúnen en el repertorio actual. Yo necesitaba un tiempo para ese cambio, para esa nueva propuesta musical. Necesitaba solo hacer eso para poder darlo. Pero ahora estoy en un momento en el que puedo dar eso y puedo dar otras cosas. 'Alma de cantora' me ha conectado con el pasado, con el presente y con lo que quiero hacer en el futuro. Por eso quiero que la gente también venga a bailar, a cantar y por eso estamos eligiendo sitios donde la gente pueda estar de pie, no solo auditorios.

Sin duda, estás menos melancólica.
Sí. Estoy en otro momento de mi vida. La gente que nos dedicamos a esto tenemos que ser siempre sinceros y coherentes con el momento que estamos viviendo. Yo decidí terminar Amparanoia porque quería componer y quería desarrollarme de otra manera y justo en ese momento pasaron muchas cosas en mi vida: murió mi padre, me separé de mi pareja... Cosas a nivel personal que influenciaron el primer proyecto como Amparo Sánchez. Mostré la verdad de lo que me estaba pasando en ese momento. Ahora estoy en otro momento. Más segura de mí misma, de lo que quiero expresar, de la sencillez, de que no necesito mucho para contar y para cantar lo que siento y que puedo tener la banda al completa o ir yo sola con mi guitarra.

¿Te has reconciliado entonces con Amparanoia?
Más que reconciliar, he asumido que son temas míos que escribí en otra época de mi vida y que es un regalo para la gente que viene a escucharme. Al principio tocaba uno y era un momento muy bonito porque ya no lo esperaban. Poco a poco se ha ido colando algún tema más. Ahora de pronto hay una dinámica de pasado, presente y futuro, pero sobre todo mucho presente.

Con Amparanoia sentasteis las bases de reivindicar pero con alegría. ¿Crees que os han cogido el testigo?
Hay muchísimos grupos jóvenes en esa línea. Yo por ejemplo he producido el segundo álbum de Bongo Botrako. Para mí ha sido un honor que me llegue un grupo con tanta confianza en mí como para decirme están son las canciones, qué hacemos. Pero se han acercado a mí precisamente porque reconocían que fui la primera en atreverme a hacer esto. Me ven como representante de este movimiento, en Europa me llaman la reina del mestizaje, y eso es un orgullo. Se me reconoce que en un momento de la historia musical de nuestro país yo me atreví a mezclar determinados géneros musicales diferentes con letras reivindicativas pero con alegría. Es algo que me hace sentir orgullosa y reconocida.

Siempre has destacado la figura de Chavela Vargas como tu faro, la luz que ha guiado tu carrera, pero ahora eres tú la que te has convertido en una referencia.
Yo encantada. Madre mía. Encantada se servir de alguna manera a los demás. Ahora a través de la redes sociales tengo un contacto muy directo con los fans y con otros músicos y la verdad que sí siento que me miran y me piden consejo. Eso conlleva una gran responsabilidad. Por eso quiero hacer cada vez mejores directos, mejores discos, porque siento que hay una gente que me valora, que me tiene cariño y me admira.

Sobre tu directo, un cronista escribía hace unos meses que tus canciones saben a ron y a tequila haciendo un juego sobre tu relación con Cuba y México. ¿Estás de acuerdo?
Por un lado, por supuesto que tienen ese punto canalla porque yo soy canalla. Algunas de las mejores canciones salen después haberte tomado dos tragos. Y, sin duda, mi música tiene Cuba y México por todos los costados. Además es uno de mis planes de futuro: irme a vivir un tiempo tanto a Cuba como a México a seguir aprendiendo y desarrollándome.

Tus canciones retratan fielmente tu filosofía. Pero, ¿hay algo de Amparo Sánchez que no cuenten tus canciones?

Yo creo dicen mucho de mí, son muy biográficas. Soy yo. La gente después de los conciertos cuando se acerca a abrazarme y felicitarme lo hacen como si me conocieran y es que es así, me conocen. En mis letras está lo que yo soy. Como en las canciones: tengo mis dudas, tengo mi fuerza, tengo mis miedos; de pronto, mi claridad, mi intuición, mi luz, mis señales...

Estamos viviendo un momento muy negro para la música. Cierran salas, prohíben tocar en la calle, suben el IVA cultural... ¿qué ocurre?
La cultura no interesa, no solo la música. La educación y la cultura en estos momentos en nuestro país no interesan a nuestros gobernantes. Intentan ir a por nosotros, pero si hay espíritus libres son los que nos dedicamos a la música. Por eso, sobreviviremos, porque tenemos el apoyo de la gente y estamos unidos. Pero no es solo la cultura. El problema más grave es el de los desahucios. Y la sanidad, el paro, el desánimo de la gente, la educación... Hay que rescatar las cosas buenas que están ocurriendo: cuando un desahucio se para, cuando explota la solidaridad... Hay que quedarse con las buenas noticias ante esta crisis que en realidad es una guerra económica contra el pueblo. Está surgiendo un lado de la humanidad que hacía falta y que estaba dormido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.