www.madridiario.es

Carlos Sobera y Mar Regueras, actor y actriz

'Mucha gente se reconoce en esta obra'

"Mucha gente se reconoce en esta obra"

jueves 05 de mayo de 2011, 00:00h
Con la naturalidad y simpatía que les caracteriza, Carlos Sobera y Mar Regueras nos dedican unos minutos, alejados de la particular batalla que tienen abierta sobre el escenario del Teatro Bellas Artes. 'La guerra de los Rose' es la última apuesta de los actores, que encarnan a los protagonistas de la mítica película de los años 50.

Gran parte del público que vaya al teatro a ver 'La guerra de los Rose', seguro que habrá visto la película, ¿es fácil interpretar unos personajes que el espectador ya asocia a Michael Douglas y Kathleen Turner?
Carlos Sobera.
Quien haya visto la película, habrá visto que la estructura del guión es prácticamente la misma e incluso hay diálogos muy parecidos. Lo que pasa es que en la peli se han abordado desde el dramatismo y la acidez y en el teatro lo hacen desde la acidez y la comedia. Está buscando siempre la complicidad y la risa del público. Es una comedia negra, muy ácida en algunos momentos, incluso en el momento final, en el de la muerte de los personajes, hay comedia.
Mar Regueras. El punto clave está en el guión y que la directora lo lleva a la comedia; en la película de humor tiene poco. El público pasa un rato divertido y se va a casa con su propia moraleja.

El público, ¿se puede sentir identificado con la historia?
C.S. Nosotros detectamos que mucha gente se reconoce o le suena lo que ve. Por eso, el público es más cómplice de la función y se ríe de las cosas sórdidas que se producen en clave de humor en la comedia.
M.R. Sí, por supuesto. A veces las enseñanzas entran mejor por la risa que por el drama.

¿Cómo es él -su personaje-?
C.S.
Jonathan es un hombre hecho soberbio y muy orgulloso de su trabajo. Con el paso de los años ha sido incapaz de ver el deterioro de su relación y de comprender las necesidades de su mujer, con lo cual cuando ella le dice que quiere ser tan independiente como él, le produce una incomprensión absoluta que le hace perder los nervios. También hay que decir a favor del personaje que en algunos momentos determinados de esa lucha mortal, él es el único que tiene rasgos de humanidad. Intenta abrir puertas para solucionar la situación mientras que el personaje femenino es más duro y frio.

¿Es tan incomprensible el personaje femenino?
M.R. Pasa de ser una mujer muy convencional, como eran nuestras madres, dedicada a la familia, la casa y los hijos, a ser una mujer más actual, que quiere ser más independiente y es ahí cuando empieza el conflicto.

Mar Regueras¿ Ha sido díficil ponerse en la piel de una mujer tan complicada?
M.R. Es difícil de interpretar porque es bastante diferente a mi ideología como mujer, pero gratificante porque te permite un montón de registros, que pasa de la comedia a un auténtico drama.

En esta guerra de sexos, ¿quién gana?
C.S.
No gana nadie. Los dos pierden la vida y mucho antes la razón. Se vuelven totalmente locos.

¿Es fácil pasar del amor al desamor?
M.R. Dicen que del amor al odio hay un paso y aquí se ve muy claro. Después de dieciocho años de matrimonio y compartiendo hijos, se acaban matando. Es una guerra de poder. Al final lo que le pasa, que le ocurrirá a muchos hombres, es creerse que ellos son perfectos y no entender que la mujer realmente ha dejado de quererle.

¿Es difícil enfadarse con Carlos?
M.R. No- risas-. Sí, es un tío muy campechano, alegre, optimista y muy vital.

Carlos Sobera¿Y con Mar?

C.S. Con ella se está muy a gusto en el escenario. Nos hemos entendido muy bien y eso hace que todo fluya con naturalidad. Hacemos la función con mucha alegría y seguros.

En unos meses la podremos ver en la piel de la baronesa Thyssen. Un personaje bastante diferente al de Eleanor Rose.
M.R.
Sí, el personaje ha sido muy divertido porque tienen mucho que contar. He terminado el rodaje de una serie de televisión sobre la vida de Tita Cervera. Se hace con todo el respeto y no es ninguna parodia; simplemente hemos querido sacar ese espíritu jovial y alegre, la simpatía y el espíritu que la caracteriza y que la hacía irradiar por donde iba.

Los programas de televisión en los que el dinero anda en juego consiguen gran poularidad, ¿por qué?

C.S. Porque los presento yo- risas-. No creo que el secreto esté en el dinero. Es un elemento de morbo porque crea emoción el perder o ganar mucho dinero. El secreto de los concursos está en que se puedan seguir desde casa con una mecánica sencilla y que el espectador pueda estar integrado en el juego.

La guerra de los RosePara guerras a la que se enfrentan muchos actores, la crisis. ¿Le ha tocado batallar con ella?
M.R. Después de 'Herederos' me tiré veinte meses sin trabajar. Nos ha afectado sobre todo a las mujeres. Parece que todo el mundo está en crisis y yo no veo que las cadenas lo padezcan. Al final todos sufrimos los daños colaterales.

Y, ¿cuáles son las principales 'guerras' a las que se enfrenta Sobera todos los días?
C.S. Mis batallas son intentar ser feliz todos los días y que lo sean mi familia, mi mujer y mis hijas. Que la gente que se encuentre a mi alrededor esté encantado de mi compañía y disfrutar de la vida en todos sus placeres diversos. Creo que esas son las principales batallas y si un día toca liderar otra, pues lo haremos.

'La guerra de los Rose'. En el Teatro Bellas Artes hasta el 19 de junio
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.