www.madridiario.es

Allí se prepararon los explosivos utilizados en la masacre

Trashorras afirma que mostró a la Policía la casa de Morata antes de los atentados

Trashorras afirma que mostró a la Policía la casa de Morata antes de los atentados

Por MDO/E.P.
miércoles 28 de febrero de 2007, 00:00h
El ex minero José Emilio Suárez Trashorras, para quien la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita 38.670 años de cárcel por su implicación en el 11-M, afirmó este miércoles que días antes de los atentados, el 27 de febrero de 2004, mostró a la policía, atendiendo a su labor como confidente, el lugar donde se encontraba la finca de Morata de Tajuña (Madrid) en la que según la investigación se prepararon los explosivos utilizados en la masacre
Insistió en que él jamás traficó con explosivos, si bien reconoció que la venta ilegal de estos materiales es algo que todo el mundo conoce en Asturias y que hay mineros corruptos, "al igual que se puede sobornar a un juez o a un fiscal".

Suárez Trashorras reanudó su declaración ante el tribunal que juzga a 29 procesados por los atentados en el pabellón de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo, que celebra hoy su octava sesión. Ayer contestó a las preguntas del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, y hoy se enfrentó a las cuestiones de los abogados de la acusación.

Sobre su visita con la Policía a Morata el 27 de febrero, uno de los abogados le preguntó si no se refería con ello al mes de marzo, a lo que Trashorras insistió que no, que acudió con los agentes en febrero. En dicha ocasión no llegaron hasta la propia finca, porque él se perdió, pero sí indicó desde un sitio cercano la zona donde ésta se encontraba. En otro momento de su declaración aclaró que esta visita fue el 17 de marzo. En su declaración de ayer, dijo que visitó dicho lugar con su mujer, al regreso de su viaje de novios, el 26 de febrero de 2004, tras lo cual regresó a Asturias el día siguiente.

El ex minero denunció que, tras el 11-M, la Policía le pidió implicar a "los moros" , entre ellos al procesado como autor material Jamal Zougam, a cambio de que tanto él como su ex esposa, la también procesada Carmen Toro, fueran declarados testigos protegidos en la investigación. El inspector jefe de la Policía de Avilés, Manuel García, "Manolón, también ofreció a su mujer un puesto de trabajo en El Corte Inglés en diciembre de 2003, a cambio de su colaboración "y otro tipo de compensaciones" que no quiso concretar.

Según la versión de Trashorras, su ex cuñado Antonio Toro le implicó a él en el tráfico de explosivos porque por la época de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid no se llevaban bien. La realmente implicada, según Trashorras, es una persona "fugada en el Caribe, que está en tratos con la Guardia Civil para no venir a España".

"El 11-M no me afectó"
Suárez Trashorras insistió en que su mujer no sabía nada de sus actividades ilegales, ni siquiera cuando en febrero de 2003 viajaron ambos a Madrid en coche junto a Jamal Ahmidan, "El Chino", uno de los siete suicidas de Leganés (Madrid)- "porque ella iba detrás y había música" cuando ambos hablaban sobre sus negocios de hachís. Del resto de personas que se suicidaron sólo conoció a Mohamed Oulad.

Explicó también que tras los atentados de Madrid no estaba especialmente nervioso, sino que, como ya declaró en su día su ex esposa, él es una persona nerviosa y el 11-M no le afectó "para nada", porque además "desde el primer momento se supo que era ETA". Sobre Ahmidan, con quien mantenía negocios de hachís, negó haber dicho tras la masacre "menuda la armó Mowgli", en referencia a Ahmidan, a la que no consideraba integrista, porque "disfrutaba de la vida occidental". "Estuve con él con prostitutas, poniéndome cocaína", señaló en otro momento de su declaración.

Zohuier pidió los explosivos, según Toro
Por su parte, Antonio Toro, miembro de la denominada trama asturiana que presuntamente facilitó los explosivos para los atentados del 11-M y ex cuñado de uno de los principales inculpados, el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, ha dicho que fue el también procesado Rafa Zohuier -presunto colaborador de la "célula" terrorista que cometió la masacre- con quien se relacionaba por temas de tráfico de hachís, quien le preguntó cómo obtener explosivos, a lo que él respondió que "preguntara por Emilio, porque era minero", y podría saber de este material.

Toro está acusado de los delitos de colaboración con organización terrorista, suministro de sustancias explosivas y asociación ilícita por los que la Fiscalía solicita par él un total de 23 años de prisión. Según el Ministerio Público, Toro conoció en la cárcel de Villabona al procesado Rafa Zouhier, al que puso en contacto con su ex cuñado. Toro participó, en opinión de la Fiscalía, en la segunda de las reuniones entre los asturianos y Jamal Ahmidan, alias "El Chino" celebradas en Madrid, en esta ocasión en el McDonalds de Moncloa, y proporcionó junto a su cuñado una muestra de explosivo a Zouhier.

A preguntas de la fiscal Olga Sánchez, Toro relató hoy ante la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional que conoció a Rafa Zouhier en 2001 en la prisión de Villabona (Asturias), con el que coincidió durante dos meses, y allí el marroquí pudo conocer a Suárez Trashorras, que le solía visitar en prisión porque " Rafa"saltaba de locutorio en locutorio haciendo gracias" .

Mientras, Carmen Toro, que no contestó durante su declaración a las preguntas de la fiscal Olga Sánchez y las acusaciones particulares, negó que escuchara conversaciones relacionadas con la compra-venta de explosivos durante las reuniones celebradas por su ex marido, José Emilio Suárez Trashorras, en los McDonalds de Madrid en la que participaron Jamal Ahmidan, uno de los suicidas de la casa de Leganés, y el procesado Rafá Zouhier, y en las que ella estuvo presente. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios