www.madridiario.es
180.000 euros por necrosar el único téstículo sano de un bebé

180.000 euros por necrosar el único téstículo sano de un bebé

Por MDO/E.P.
martes 21 de octubre de 2008, 00:00h
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) condenó al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) a pagar 180.000 euros a la familia de un bebé por "una deficiente asistencia sanitaria" del Hospital Clínico al necrosar el único testículo que le funcionaba al niño.
El bebé, Pablo B.A. ingresó el 21 de noviembre de 2005 en el Servicio de Neonatología del Hospital Clínico San Carlos el mismo día de su nacimiento para someterse a una exploración por presentar un testículo atrofiado y otro válido pero inflamado.

Al día siguiente, el menor fue examinado por el cirujano infantil, quien no observó cambios, pero vio que el testículo derecho estaba "más erimatoso que el izquierdo" y que se apreciaba "tumoración dura, móvil y no dolorosa".

El mismo médico dijo posteriormente que existía "hiperemia de cubiertas" y el paciente fue trasladado a cirugía infantil, donde se propone una intervención "rápida y urgente".

"El diagnóstico histopatológico es infarto testicular derecho y ausencia de parénquima testicular con focos de necrosis, infiltrado inflamatoria y calcificación en los restos testiculares izquierdos examinados", señala la sentencia del TSJM.

"Resulta clara la concurrencia de todos y cada uno de los presupuestos determinantes de la responsabilidad patrimonial de la Administración, pues en el caso que nos ocupa se omitió, no sólo la realización de una prueba diagnóstica posible y adecuada sino, especialmente, el exhaustivo seguimiento y control que, sin duda, exigía la situación y características del paciente, seguimiento que no se realizó, no porque no fuera necesario, sino por una organización inadecuada del servicio", expone el escrito.

Después de la operación, el bebé fue dado de alta y un año más tarde fue  intervenido en el hospital infantil Niño Jesús para que le colocaran  unas prótesis testiculares bilaterales, le extirparan los vestigios gonadales izquierdos y que le realizaran una exploración laparoscópica.

Gracias a un informe pericial, los recurrentes, defendidos por la Asociación del Defensor del Paciente, defienden que "dados los hallazgos encontrados en el testículo derecho junto con la constatada atrofia del testículo izquierdo, lo prudente habría sido vigilar correctamente su evolución para adelantarse a la posible necrosis del único testículo que podía salvarse" y añade que los facultativos actuaron tarde.

Asimismo, la sentencia señala que en casos como éste la literatura consultada "se aconseja revisar los casos de torsión testicular al menos cada seis horas, pues a partir de ese momento aparece daño vascular y cualquier dilación ensombrece el pronóstico".

"A la vista del cuadro y de las circunstancias descritas en el presente informe, parecía muy aconsejable mantener una estrecha vigilancia sobre la evolución del único testículo funcionante", dice el texto, que añade que "pese a ello, los especialistas responsables en vez de hacer un minucioso seguimiento optaron por no revisar al paciente transcurridas 24 horas, momento en el que se apreció que el único testículo funcionarte presentaba una lesión irreversible por torsión intravaginal".

El informe pericial también recoge como una conclusión más de su análisis "las alteraciones psicológicas, funcionales y anatómicas de un varón que pierde su único testículo funcionante" y los "daños corporales" derivados de las exploraciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios