www.madridiario.es
Foto del hallazgo arqueológico en el campus de Somosaguas.
Ampliar
Foto del hallazgo arqueológico en el campus de Somosaguas. (Foto: EUROPA PRESS)

Una posible necrópolis romana y hallazgos singulares en los yacimientos de Somosaguas

viernes 22 de noviembre de 2019, 16:55h

La investigación sobre los yacimientos hallados en el campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid va esclareciendo sus posibles orígenes. Además de tratarse de un campamento militar romano del siglo I y II, podrían corresponder también a un asentamiento con necrópolis y el enterramiento incompleto de un infante.

Según han informado fuentes de la Universidad a Europa Press, los trabajos de campo, llevados a cabo entre diciembre de 2018 y mayo de 2019, permitieron la identificación de hasta cinco fases de ocupación diferentes en la zona donde se iba a construir el nuevo colector de la Universidad.

Concretamente, la zona queda delimitada al este por la carretera M-508, al oeste por el vial interior de acceso a las facultades, al sur por la rotonda de Húmera y al norte por el acceso 2 al Campus de Somosaguas desde la M-508.

En primer lugar, en el denominado como sector 1, detectaron dos contextos arqueológicos de la fase de ocupación tardoantigua y altomedieval. El primero de ellos, constituía una vaguada colmatada de forma natural de hasta dos metros.

Según sus materiales, han subrayado que permiten sostener la hipótesis de la existencia, en la parte más alta de la plataforma natural, de un hábitat romano con necrópolis de entre finales de siglo IV y mediados de la quinta centuria.

De esta forma, la naturaleza habría arrastrado estos materiales arqueológicos desde su lugar original de abandono hasta la vaguada estudiada a lo largo del tiempo.

El segundo de ellos, han indicado que lo conforman una serie de estructuras subterráneas y un pozo de captación de agua, cuyo registro sugiere una ocupación de este espacio entre finales del siglo V y mediados del siglo VI. En este sentido, han señalado que constituye un hallazgo singular el enterramiento incompleto de un infante, acompañado de un cuchillo y restos óseos de pollos infantiles, que podrían formar parte de un ajuar con ofrenda ritual.

Foso con gran profundidad

Por otro lado, en el sector 2 del yacimiento se encontró un foso de gran profundidad en forma de V. De acuerdo a estas características, los expertos trabajan en la hipótesis de que pueda ser una "fossa fastigata con canal", una tipología de zanja defensiva, localizada en diversos campamentos militares romanos de la península Ibérica.

Esta tendría, según han detallado, una anchura y profundidad máximas de 3,43 y 2, 25 metros, respectivamente, lo que se encuentra dentro de los parámetros que se definen para este tipo de estructura. Además, han asegurado que los rellenos de colmatación pueden considerarlo como parte del periodo altoimperial.

En cuanto al sector 3, y sobre una reducida superficie de 227,70 metros cuadrados, se ha documentado parte de un asentamiento prehistórico que presentan estructuras interpretadas como fondos de cabañas asociados a agujeros de poste, cubetas, silos de diferentes tipos, estructuras de combustión (hogares), una zanja y otros contextos de interpretación indeterminada,

Dos periodos de ocupación

De esta forma y tras analizar las muestras recogidas, se han propuesto dos momentos de ocupación del sitio, uno en el Calcolítico y otro en un periodo más tardío de transición entre el Calcolítico y el Bronce Antiguo o inicial. En este punto, han subrayado que tras realizar la excavación, se ha instalado el nuevo colector y se ha cubierto la zona afectada.

Por último, han afirmado también que "en todo momento" la UCM junto con Gea Arqueólogos actuaron "de acuerdo" a las directrices de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, que requirió la realización de esta excavación.

Según ha informado a Europa Press el director de este proyecto, Víctor Cantalapiedra, se ha encontrado una estructura subterránea que se podría corresponder con un foso de un campamento militar romano.

La hipótesis del foso romano a la que alude Cantalapiedra se basa en que la estructura tiene forma de V, mucha profundidad y que, por sus medidas, se podría corresponder con un foso defensivo de esa época. Recalca también que como cualquier hipótesis de trabajo no está aún contrastada al cien por cien.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.