www.madridiario.es
Lazos rojos
Ampliar
Lazos rojos (Foto: Maria Alcaide)

Día Mundial contra el Sida: “Hay menos conciencia que en los 90”

Por Alejandro Navas
jueves 01 de diciembre de 2022, 07:44h

El uno de diciembre de 1988 fue la primera vez que se celebró el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Hoy, 34 años después, tanto la enfermedad como los prejuicios ligados a ella siguen presentes en todas las sociedades humanas, incluidas la española y la madrileña. Según datos de 2021 aportados por las Naciones Unidas, en nuestro país unas 160.000 personas viven con el VIH y la tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes es del 0,07 por ciento. En cuanto a las muertes, al año no llegan al millar, un dato que preocupa a las autoridades sanitarias y a los afectados, que piden más campañas informativas y de prevención.

Cuando me diagnosticaron VIH se me cayó el mundo encima, fue totalmente inesperado”. Con esta frase describe Jacobo, nombre ficticio, cómo sintió el momento en el que supo que se había contagiado, hace poco más de un año. Jacobo quiere permanecer en el anonimato para evitar que le reconozca su entorno familiar, a quienes no quiere preocupar. Explica que se dio cuenta mientras participaba en el programa de profilaxis pre-exposición al VIH, más conocido como el PrEP, y que consiste en la toma de un medicamento para, precisamente, evitar el contagio. “Primero busqué como loco información en asociaciones del VIH para que una persona ajena a mí me corroborara lo que me había dicho mi médico. Después lo hablé con algunos amigos cercanos y uno de ellos reconoció que también lo tenía, algo que yo desconocía. Fue como una segunda salida del armario”, relata.

Jacobo tiene menos de 30 años y es homosexual. De forma clara, opina que en la actualidad la sociedad está mucho menos concienciada sobre las características de la enfermedad que en décadas pasadas. El prejuicio que surge ante la enfermedad, en forma de reproche hacia quien la padece por considerar que no ha tenido una vida sexual lo suficientemente sana o demasiado promiscua, sigue existiendo. “Creo que eso es algo que pensamos incluso los que lo tenemos. En mi caso, solo tuve que avisar a una persona y me parece que me habría castigado a mí mismo mucho más si no hubiera sido así”, comenta este joven.

"Fue como una segunda salida del armario"

Matiza que existe una gran diferencia en el tipo de reacciones que ha encontrado entre entornos LGTBI y entornos cisgéneros. “En este caso importa más la sexualidad que ser chico o chica porque los heterosexuales no hablan apenas del VIH. Esto es una cosa que ha marcado mucho más al colectivo (LGTBI) y estamos mucho más concienciados, también porque tenemos la información de forma más accesible”, expresa Jacobo, quien para justificar esta idea señala a la periodicidad con la que personas heterosexuales se hacen pruebas sobre las infecciones de transmisión sexual: “Yo y mis amigos del colectivo nos hacemos pruebas cada seis meses, los heterosexuales de mi círculo no llegan a ese porcentaje ni de lejos”.

Su día a día no ha cambiado, asegura. Gracias a la rápida detección, los retrovirales han hecho efecto en su sistema inmunológico y la carga viral que presentan sus células es indetectable, lo que le impide propagar el VIH a otras personas. Sujeto a revisiones trimestrales, el virus está controlado en su organismo, lo que le permite mantener su mismo estilo de vida, su mismo empleo y sus mismos entornos sociales.

“40 años son demasiados”

En España, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida (CESIDA) es la organización con más fuerza y poder de representación de los que la padecen. Ramón Espacio es su presidente y conoce a la perfección la importancia de la fecha, así como la evolución de la sociedad. “Hay un 18 por ciento de personas en nuestro país que tienen VIH y que no se lo dicen a nadie”, comenta. Apunta a que todavía existe un gran nivel de estigma que provoca sentimientos de culpa hacia uno mismo, una situación que para revertirla se requiere de una mayor implicación por parte de las instituciones: “Nos encontramos con historias de mucho miedo, nos piden que no se lo digamos a nadie”.

"Los heterosexuales no hablan apenas del VIH"

Para intentar cambiar esta percepción, desde CESIDA impulsaron el pasado 19 de noviembre la llamada “marcha positiva”, una jornada de protesta en la que más de 2.000 personas recorrieron las calles de Madrid para visibilizar la enfermedad. “Uno de los motivos de la marcha, de esa salida del armario, fue decirle a todas esas personas que no están solas y que somos muchos”, expresa Espacio, quien señala un dato: Una de cada 300 personas tiene VIH en el país.

“Lo que no se ve no existe y lo que no existe ni cambia ni mejora”, sentencia. Sobre algunas de las conquistas conseguidas, Espacio destaca que en 2018 la Policía Nacional junto al resto de fuerzas del Estado eliminaron la prohibición del ingreso de personas con el virus, por el mero hecho de padecerlo. Así, para CESIDA los retos a superar más importantes son a nivel social. Explica su presidente que es complicado cambiar estructuras arraigadas en el imaginario colectivo pero confía en que con el paso del tiempo y con buenas campañas de información la sociedad deje atrás de forma definitiva algunos de los prejuicios que siguen afectando al VIH y a quienes lo padecen. “Quitar del inconsciente colectivo la palabra ‘sidoso’ como insulto lleva su tiempo. Parece que va mejorando, que las nuevas generaciones son más abiertas, aunque tienen menos información”, explica.

Pero no todo es positivo. Desde CESIDA alertan sobre los efectos de los discursos intolerantes, que mediante generalizaciones y señalamientos pueden reavivar los viejos prejuicios. “Lo que a veces nos asusta es ver el renacer de ciertos discursos homófobos, xenófobos o machistas. Al final, en este país y en todo el mundo siempre habrá personas intolerantes y el problema es que para ellos nosotros estamos siempre en alguna de esas categorías”, expone, a la vez que señala que en la actualidad hay unos 56 países que tienen restricciones para las personas infectadas: algunos, como Arabia Saudí, no permiten la entrada directamente y otros limitan los permisos y la libertad de circulación.

Muestra de una prueba VIH

Breve guía de conceptos básicos

¿Qué es?

VIH y Sida no es lo mismo. El virus de inmunodeficiencia adquirida causa la infección por el VIH y el VIH causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), la fase más avanzada de esa infección.

¿Cómo se contagia?

La transmisión del VIH es posible solamente mediante el contacto con líquidos corporales infectados por ese virus. Se propaga por contacto con la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones vaginales y rectales o la leche materna de una persona seropositiva (que tiene el virus). Además, también se puede propagar con el uso compartido de agujas, debido al contacto de la sangre.

En cambio, no se puede contraer el VIH al darle la mano o abrazar a una persona seropositiva. Tampoco se puede contraer a través de objetos como platos, la taza del baño o las agarraderas de las puertas que haya usado o tocado una persona seropositiva. El VIH no se propaga a través del aire ni del agua ni por medio de mosquitos, garrapatas u otros insectos que se alimentan de sangre.

¿Cómo reducir el riesgo?

Para reducir el riesgo de infección por el VIH, es recomendable practicar sexo con preservativo de forma correcta, además de evitar compartir agujas en cualquier circunstancia.

La profilaxis preexposición (PrEP) es una opción para prevenir el VIH para las personas que no tienen el virus pero que corren un alto riesgo de contraerlo. La PrEP involucra tomar un medicamento específico contra el VIH todos los días.

¿Se puede vivir con normalidad teniendo VIH?

Sí, con el tratamiento de retrovirales adecuado y siempre que la infección haya sido diagnosticada dentro de una etapa prematura. Los tratamientos actuales otorgan una calidad de vida prácticamente igual a las personas con VIH. De hecho, gracias a estas técnicas, muchas personas con VIH tienen una carga viral indetectable, un estado que bloquea por completo la capacidad de propagar el virus incluso al practicar sexo sin protección.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios