www.madridiario.es
José Luis Martínez-Almeida
Ampliar
José Luis Martínez-Almeida (Foto: Noelia Pellejero)

Almeida afronta su primer San Isidro poscovid salpicado por el caso de las mascarillas

Por MDO/E.P.
sábado 14 de mayo de 2022, 12:44h

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, vivirá este domingo su primer San Isidro sin restricciones a causa del Covid-19. Lo hará mientras el juez Adolfo Carretero continúa investigando el caso de las mascarillas. Asimismo, solo resta una semana para que la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, se erija en la nueva líder del PP madrileño vía congreso.

Martínez-Almeida llegará al cónclave de los 'populares' el 20 de mayo después de haber dado su apoyo en las urnas a Díaz Ayuso para dirigir la formación en Madrid y sin "pedir ni rechazar" ningún cargo en la próxima Ejecutiva a diseñar por su 'partner', de quien ha asegurado en varias ocasiones que tomará "las mejores decisiones".

Fue a mediados del mes de marzo cuando Almeida daba un paso al lado en la carrera para presidir el partido en la región. Nunca dio un paso al frente, es más, mantuvo en reiteradas ocasiones que él era partidario de la tercera vía, esto es, que no liderara la formación en la Comunidad ni el alcalde ni la presidenta. Esta misma idea se la trasladó a Ayuso en una comida que mantuvieron ambos a principios de noviembre de 2021.

Pero el entonces presidente 'popular', Pablo Casado, vio en él un "buen candidato" para este cargo. Dejaba de apoyar exclusivamente a Ayuso para llevar las riendas del PP en Madrid y se desataba así una guerra cainita entre Sol y Génova, con acusaciones cruzadas, que terminaría con la salida de Casado de la Presidencia del partido.

El alcalde vio cómo se quedaba en medio de dos aguas, pues a la lealtad y agradecimiento que siempre ha manifestado para con Casado se sumaba la buena relación de la que presumía mantener con Isabel Díaz Ayuso, que llegó a su momento más crítico cuando se hizo público un presunto intento de espionaje a la dirigente mediante recursos municipales de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS).

José Luis Martínez-Almeida siempre ha negado que ello llegara a producirse y Díaz Ayuso manifestó que confiaba en el regidor, no así en la Dirección Nacional del partido. Pese a todo, este presunto espionaje puso en entredicho la figura de Almeida, que terminó acudiendo a la comisión de investigación municipal sobre el caso.

Fin a la portavocía

Todo ello en plena crisis interna del PP, en la que el regidor dejó su cargo como portavoz nacional "de común acuerdo" con Casado tras ostentar esta posición desde agosto de 2020.

En ese momento, Almeida había construido la figura de un alcalde "moderado" por su gestión durante los meses más duros de la pandemia, donde se erigió como una de las figuras políticas más reconocidas tanto en el partido como a nivel nacional.

Por eso, muchos entendieron este nombramiento como un "regalo envenenado" para restar el crecimiento en popularidad del alcalde al tener que defender las medidas del partido a nivel nacional y alejarlo así de su figura de "alcalde de España".

A raíz de septiembre, la figura de Almeida como portavoz nacional del PP comenzó a eclipsar todos sus actos de ámbito municipal. En ese mes, Isabel Díaz Ayuso, tras su contundente victoria en las elecciones del 4 de mayo a la Comunidad de Madrid, manifestó su intención de presentar su candidatura a presidir el PP madrileño.

Caso mascarillas

Cuando comenzaba a alejarse el foco mediático de Cibeles, con la comisión de investigación sobre el presunto espionaje cada vez más diluida, salta a la opinión pública el ya denominado 'caso mascarillas'.

Dos empresarios, Luis Medina y Alberto Luceño, intermediaron en la compraventa de material sanitario al Consistorio de la ciudad en la peor etapa de la pandemia y ganaron comisiones por valor de seis millones de euros.

Además, se apuntaba a un nombre que volvía a poner en el disparadero al alcalde. Carlos Martínez-Almeida, primo del alcalde, fue quien facilitó al hijo menor de Naty Abascal el correo genérico con el que contactar al Consistorio.

Tal y como declaró él mismo ante el juez su intervención se limitó a facilitar al investigado un correo que le dio la coordinadora general de Alcaldía, Matilde García, única persona que conoce del Consistorio madrileño.

Martínez-Almeida volvía a salir a dar explicaciones ante los madrileños en una rueda de prensa que terminaría siendo analizada en cada gesto y afirmación. Desde ese día, 7 de abril, el regidor ha repetido como un mantra que el Ayuntamiento y el Gobierno municipal fueron "estafados" y "perjudicados" en unos contratos que suscribieron todos los grupos municipales.

Así lo repitió durante toda la Semana Santa madrileña, cuatro días festivos en los que se iban conociendo más detalles sobre esta presunta estafa, como el "pa la saca" que escribía Luceño a Medina en un correo electrónico sobre los contratos que habían cerrado.

También aportó los mismos detalles en el pleno extraordinario donde tuvo que comparecer a instancias de la oposición. Allí explicó que la coordinadora general de Presupuestos y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, se guió a la hora de elaborar el contrato de material sanitario en la pandemia por la "calidad del material" y la "rapidez" con la que este llegaría a la capital.

Su defensa de Collado y de la delegada de Hacienda del Consistorio, Engracia Hidalgo, ha sido férrea. Después de que el juez Carretero haya rechazado imputarlas, Almeida ha insistido en que "siempre" se ha mantenido la misma versión, "que el Ayuntamiento fue estafado".

Sobre los comisionistas Alberto Luceño y Luis Medina, a quien ha llegado a calificar de "personajes", Martínez-Almeida ha zanjado que "en ningún momento se les pagó un solo euro", sino a que "todas las cantidades fueron pagadas a la empresa Leno".

Con la vista puesta en 2023

Pese a que algunas voces han cuestionado la figura de Almeida en los últimos tiempos, él ya ha manifestado su voluntad de repetir como candidato del Partido Popular a la Alcaldía de Madrid en los próximos comicios municipales de 2023.

"Me veo bien. Lo que me hace feliz es ser alcalde de Madrid, es innegable. Es difícil encontrar un puesto en política que pueda compensar más", ha señalado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios