www.madridiario.es
Farmacia de la Lda. Gutiérrez Muñoz en el municipio de El Boalo.
Ampliar
Farmacia de la Lda. Gutiérrez Muñoz en el municipio de El Boalo. (Foto: Kike Rincón)

El fin de la "intrusa" farmacia de El Boalo

domingo 04 de noviembre de 2018, 09:00h
La Consejería de Sanidad ha decretado esta semana el fin del servicio de atención domiciliaria que, desde hace tres años, venía llevando a cabo la única farmacia de El Boalo en el municipio al incurrir en competencia desleal con el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). En este sentido, el Ayuntamiento del municipio, promotor del programa, prevé que continúe pese a que la Comunidad ha determinado su paralización total.

Desde hace más de tres años, la farmacia comunitaria de El Boalo (la única del municipio) lleva a cabo un servicio pionero y único en la Comunidad de Madrid que ahora ha sido suspendido. En junio de 2015, Lucrecia Gutiérrez, farmacéutica, recibió el visto bueno del Ayuntamiento para sumar una nueva prestación a su negocio: la atención domiciliaria, no prevista en la actual Ley de Farmacia, que data de 1998.

Así, hasta un total de seis pacientes han estado recibiendo en su casa a Gutiérrez por lo menos una vez a la semana, una visita que incluía una medición de glucosa y una toma de tensión, ejercicio que le reportaba a Gutiérrez, además, un sobresueldo: cobraba 40 euros de subvención municipal por paciente y cada anciano le daba entre 2 y 6 euros por visita.

El problema es que esos servicios no son los únicos que llevaba a cabo, lo que ha terminado provocando que pese que el objetivo era "dar una ayuda adicional al centro de salud del municipio", según reconocía la farmacéutica en un vídeo de su propio Facebook recogido por Madridiario al recibir la negativa por su parte a hacer declaraciones, la realidad es que llevaba a cabo otras funciones que pisaban de lleno el trabajo de los profesionales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Por lo menos, así lo ha estimado la Dirección General de Inspección y Ordenación de la Comunidad de Madrid que, en un escrito al que ha tenido acceso Madridiario, ha resuelto el "cese inmediato" de esta actividad al observar que se ha implementado "sin colaboración alguna con los profesionales del SERMAS" y dado que sus características "no permiten" que pueda incluirse entre ninguna de las posibles actividades que están permitidas a las farmacias de la región.

Esta resolución llega después de que, en marzo, el Sindicato de Enfermería SATSE denunciase la intrusión. "Este tema forma parte de nuestras competencias porque no es solo ir y tomarle la tensión, sino que valoramos el entorno, el cuidado de la persona y otra serie de escalas. Ese es nuestro trabajo y una farmacia no puede hacer negocio de ello", explica María de la O Escribano, delegada de la organización sindical en el área norte, a este periódico.

Por su parte, el Ayuntamiento de El Boalo ha querido aclarar que "no se ha realizado ningún intrusismo profesional ni fraude en el desarrollo del proyecto". Mediante dos comunicados lanzados estos días -a los que se han remitido cuando han sido contactados por este diario-, han resaltado que "la implantación de esta asistencia solo ha respondido a la preocupación e implicación por el cuidado de nuestros vecinos mayores".

Además, ha abierto dos líneas más de confrontación. Una con el propio SATSE al criticar a la enfermera del SERMAS y otra con la Consejería de Sanidad al cancelar el servicio de forma temporal, con la intención de que sea un técnico sanitario de Protección Civil quien lo realice.

Un movimiento que ha vuelto a pillar desprevenido a la cartera de Enrique Ruiz Escudero, que sigue optando por la cancelación del servicio porque "oficialmente" no se les ha comunicado que se vaya a volver a poner en marcha el servicio aunque sea con otro trabajador. "Una vez lo hagan, se estudiará", deslizan fuentes próximas a la Consejería.

Apoyo del Colegio Oficial de Farmacéuticos

Ante la oposición de Sanidad y de SATSE, Lucrecia Gutiérrez se ha encontrado con el amparo del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF). Y de qué forma. "Me da vergüenza que a seis personas que no pueden salir de su casa no puedan ser atendidas por una farmacéutica que les suministre los servicios que damos en la farmacia", declara de forma vehemente Luis González, presidente del COF, en una conversación telefónica con este digital.

En este sentido, González avanza que el servicio jurídico del Colegio está estudiando el caso para determinar si se puede seguir haciendo porque "esos seis pacientes están súper agradecidos". Y quiere que lo sigan estando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.