www.madridiario.es

EFEMÉRIDES

UAH Colegio Mayor de San Ildefonso
Ampliar
UAH Colegio Mayor de San Ildefonso (Foto: Lara Menéndez)

El vaivén de los restos del cardenal Cisneros

Por MDO
jueves 26 de octubre de 2017, 08:20h
Mientras que su muerte ocurrió en 1517, el cardenal Cisneros no descansó definitivamente hasta 460 años después cuando sus restos fueron trasladados desde Madrid a la Magistral de Alcalá de Henares. Pero hubo un tiempo en el que el cardenal estuvo reposando en el lugar que había elegido, hasta que le encontraron un 26 de octubre de 1850.

Los restos mortales de Francisco Jiménez de Cisneros, más conocido como el cardenal Cisneros, han llevado un enorme trajín desde su fallecimiento en Roa (Burgos) el 8 de noviembre de 1517. Su deseo, expresado en su testamento, fue ser enterrado en la capilla de San Ildefonso, iglesia de la Universidad de Alcalá, un lugar muy querido por él.

El 15 de noviembre sus restos fueron depositados en la cripta del presbiterio de la capilla de San Ildefonso, cumpliendo con las expectativas del cardenal. Siete años más tarde, llegó a la capilla un sepulcro realizado con mármol de Carrara para albergar el cuerpo de Cisneros, lo que supuso un nuevo traslado dentro del sitio elegido por el cardenal.

Pero allí no acabó la cosa. Entre 1645 y 1668, por motivo de inundaciones y problemas dentro de la capilla, el cadáver del cardenal pasó por diferentes ubicaciones hasta que en 1677, con nocturnidad y alevosía, se exhumaron sus huesos, dejándolos al aire durante seis días para después depositarlos en un arca forrada de damasco carmesí que a su vez acabaría dentro de un nicho tabicado, colocado de espaldas al altar mayor.

En busca del cardenal Cisneros

Sus huesos permanecieron en el arca hasta que el 26 de octubre de 1850, gracias a una copia del acta de 1677, se localizan en el altar mayor de San Ildefonso. Tras comprobar su autenticidad, los restos se trasladaron a la Magistral, privando a Cisneros de descansar en el sitio que él había elegido y en el que había reposado durante 333 años.

Desde entonces, los restos del cardenal se encuentran en la Magistral, mientras que su sepulcro de mármol se encuentra en San Ildefonso por motivo del saqueo y el incendio que vivió la Catedral-Magistral de Alcalá durante la Guerra Civil, que obligó a trasladar el arca a Madrid hasta 1977, cuando finalmente se separó al cadáver de su tumba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios